Juan Sebastián Calero: "El mexicano"

Con su interpretación como Gonzalo Rodríguez Gacha, el actor demuestra una vez más su talento y, en especial, su habilidad para encarnar personajes que reflejan el lado más oscuro del ser humano.

Por publimetro

¿Cómo ha sido el reto de interpretar a Gonzalo Rodríguez Gacha?
Ha sido una experiencia muy enriquecedora, linda, profunda, dura. A lo largo de estos meses que he grabado sí queda una sensación de que se ha tratado de hacer un trabajo, de todos, dentro del cual se busque no solo lograr una buena producción, sino que se invite a una reflexión.
 
¿Cómo fue la apropiación del personaje?
Hay varias cosas. Inicialmente traté de vislumbrar cosas muy representativas del carácter, de la forma de ser, esas cosas que conformaban su personalidad hasta cosas más básicas, como por ejemplo cómo se paraba, su actitud. Cuando un personaje es real uno trata de tener una mirada más allá de lo que está en la superficie.
 
¿Qué tanto se atrevió a crear con este personaje?
Esto surge de una investigación profunda de Gerardo Reyes y unos libretos muy cuidados de Mauricio Navas, Catalina Palomino y Gustavo Salcedo. Eso delimita cosas que tienen que estar implícitas en el personaje y que son determinantes. Teniendo eso en cuenta, también hay cosas que hacen parte del imaginario, que siempre estará presente en la elaboración de cualquier personaje. Por ejemplo, cómo sería en la intimidad, cosas de las que difícilmente se consigue información. Además, como de Rodríguez Gacha no hay tanto material fotográfico o en video, eso me dio la posibilidad de crear más desde el imaginario. En esa mezcla se va encaminando el personaje.
¿Qué opina de que series como esta se toquen desde el lado de las víctimas?
Creo que es interesante mostrar el lado de las víctimas, mostrar esa lucha de quienes no se vendieron al negocio del narcotráfico. La objetividad en este tipo de series es difícil de tener. Hay un apasionamiento desde cualquier punto de vista del que se toque, y en esta ocasión creo que se intentó con éxito hacer énfasis en las víctimas.
 
De lo que descubrió de Rodríguez Gacha, ¿qué fue lo que más le impactó?
No son una revelación muchas de las cosas que se muestran, porque tenemos una idea de lo que ocurre dentro del mundo de la mafia y las cosas que tienen que hacer estas personas para mantenerse o ascender. Sin embargo, siempre resulta impactante ver el grado de crueldad que tiene esta gente para lograr sus cometidos.
 
¿Se atrevió a pedirles consejos a sus papás, Gerardo Calero y Vicky Hernández, para lograr esta interpretación?

No me atrevo (risas). Obviamente al estar todos implícitos en la cuestión es un tema que está ahí. Yo no solicito tanto los consejos, pero a veces me los dan. Mi mamá suele referirse a cosas que me parece que son de gran valía a la hora de abarcar cualquier trabajo. Pero es algo bien informal, nunca nos sentamos a repasar una escena o algo ese carácter.
 
¿Siente la presión de ser hijo de dos grandes actores?

A lo mejor. Eso siempre hará parte del inconsciente o algo parecido, pero yo trato de no estar pendiente de eso, de hacer mi trabajo con ganas y por eso me exijo siempre. Creo que uno debe tratar de tener cierta autonomía y es algo que yo trato de labrarme. La pregunta sobre mis papás es algo obligado en las entrevistas y no me molesta, porque además estoy orgulloso de ser su hijo y en gran parte gracias a ellos soy actor.
 
Las jornadas de grabación son muy exigentes y casi que está 24/7 en la piel del personaje. ¿Esto le afecta su vida? ¿Le es fácil desprenderse del personaje?
Hay gente que tiene una capacidad asombrosa en hacer un clic entre su vida y la del personaje. Para mí es difícil. Sí creo que pueda afectar la psiquis, sin que esto quiera decir que uno se vuelva loco o pierda la proporción de las cosas. Al hacer algunas escenas pesadas o fuertes, de mucha carga emocional, sí me pasaba que me afectaba en mi ánimo y me iba a la casa con el ánimo trastocado.
 
Al realizar varios personajes de malo, ¿qué puede concluir sobre esta característica del ser humano?
Creo que la maldad puede ser un rasgo inherente a la naturaleza humana, pero también creo que a veces está estrictamente relacionada con lo circunstancial. Es una mezcla. La mayoría de esta clase de personas ha tenido entornos, vidas difíciles, aunque no quiero justificarlos. Por ejemplo, yo no creo que Gacha hubiera optado por hacer algo por sentir la satisfacción, sino que también eran cosas que le tocaban hacer en ese mundo. Pero cuando se vengaba de sus enemigos de forma sanguinaria o mataba personas inocentes, ese rasgo cruel de su naturaleza también salía a flote.
 
¿Por qué cree que ha hecho tantos personajes oscuros y con esa maldad pronunciada?
Porque tengo pinta de bandido (risas). Mentira. Creo que es común en estos trabajos. Hay oportunidades en que a los actores los perfilan a una clase de personaje y si eso funciona, se tiende a repetir. Sin embargo, hay excepciones a la regla, y en momentos hay actores que logran cambiar esto cuando les dan la oportunidad de hacer otro tipo de personajes. Hay otros que definitivamente no se atreven a explorar.

MÁS DE ENTRETENIMIENTO AQUÍ

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo