El Festival de Jazz de Barcelona recordó a Bebo Valdés con una "gran rumba cubana"

Por Publimetro Colombia

Barcelona (España), 30 oct (EFE).- El pianista cubano Chucho Valdés dedicó anoche en Barcelona a su padre, el también pianista Bebo Valdés, un espectáculo en forma de homenaje.

El Festival Internacional de Jazz de Barcelona homenajeó a Bebo Valdés (La Habana, 1918 – Estocolmo, 2013) con “Rumba para Bebo”, un espectáculo que celebró la vida y el legado del músico cubano.

El espectáculo contó con la participación de bandas de voces, bailarines, percusionistas y músicos como su hijo, Chucho Valdés, Javier Colina o Jerry González.

“El día que yo muera, no quiero lloradera”, solía decir el músico cubano y, fieles a este deseo, los organizadores del festival, junto a su hijo Chucho Valdés, decidieron rendirle un “único” homenaje con viejos y nuevos amigos para “armar una gran fiesta”, en palabras del director artístico del festival, Joan Anton Cararach.

“Esta es la primera vez que reuniremos tantos talentos juntos en un escenario, es algo irrepetible, y Bebo debe estar dando las gracias por ahí”, señaló Chucho Valdés.

El título del espectáculo, “Rumba para Bebo”, está inspirado en conversaciones que el músico había mantenido con su hijo y en las que siempre decía que quería regresar a Cuba para poder ver las grandes rumbas que allí se organizan.

Según Cararach, el objetivo de la “súper fiesta”, en la que se pudo escuchar el repertorio que Bebo amaba y tocaba, era dejar al público “llorando de felicidad y alegría… ¡Bebo nos dio tanto a todos nosotros! Le ofrecimos esa gran rumba cubana que él siempre quiso poder ver a su regreso a La Habana”.

Al escenario subieron 25 músicos y 10 bailarines, entre los cuales se hallaban la banda The Afro Cuban Messengers, que estuvieron en la tarima a lo largo de las tres horas que duró el espectáculo; el grupo Malongo y otros invitados especiales, como el contrabajista Javier Colina, el pianista Mauricio Vallina o el trompetista Jerry González.

Los bailarines estuvieron tanto en el escenario como en la pista para animar a los asistentes y cumplir el lema de Valdés: “El día que yo me muera, celebrad la vida, porque vivir y morir es la misma cosa”.

Al entrar en el concierto, los asistentes recibieron una copa de ron y un trozo de chocolate, ya que esta era la manera con la que “Bebo quería que la gente celebrara su vida”, ha recordado Cararach. En el espectáculo se pudo escuchar una pieza compuesta por Chucho Valdés, denominada “Rumba para Bebo”, que según su autor la compuso después de soñar una noche que su padre le tocaba esta canción.

Bebo Valdés tenía una gran relación con Barcelona y estuvo estrechamente implicado con el Festival Internacional de Jazz en el que participaba de manera asidua: “Se sabía hasta frases hechas en catalán como ‘Barcelona es bona si la bossa sona"”, ha bromeado Chucho.

“Hemos encontrado una manera de hacer muchas cosas en un mismo espectáculo”, ha señalado Chucho, el cual ha querido recordar que, aunque les hayan llamado desde más sitios para repetir “esta súper fiesta”, no lo van a hacer: “Este será un funeral bien hecho, un espectáculo único: el último proyecto de Bebo”.

El portal ARTE Live Web retransmitió el espectáculo en directo.

Aparte del espectáculo “Rumba para Bebo”, el Festival de Jazz también ha organizado otros actos en homenaje al músico cubano, como el concierto de Chucho Valdés & Afro-Cuban Messenger, en el Palau de la Música Catalana, el concierto de Habana de Primera o las clases magistrales de Chucho Valdés y Omar Sosa, gratuitas para los estudiantes de música.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo