Campanella descarta que el Óscar lo presione y dice no tener prisa para filmar

Por Publimetro Colombia

Río de Janeiro, 28 sep (EFE).- El cineasta argentino Juan José Campanella descartó hoy que el Premio Óscar que recibió en 2010 por “El secreto de sus ojos” se haya convertido en una presión sobre su producción y alega no tener prisa para filmar tras haber producido algunas películas con las que, considera, ya puede trascender.

“No sé si el Óscar me ha generado una presión o me quitó la libido. No es que me crea nada, pero la verdad es que no tengo ganas de hacer algo barato, mal hecho, rápido…”, afirmó el director en una entrevista a Efe en Río de Janeiro al ser interrogado sobre los tres años que invirtió en la producción de una animación y alejado de las filmaciones al vivo.

Campanella llegó esta semana a Brasil precisamente para presentar “Futbolín” (“Metegol” originalmente en Argentina), su primera incursión en el mundo de la animación y de las tres dimensiones, en el Festival de Cine de Río de Janeiro.

“Estuve enfrascado tres años con esta película, pero con una idea que hace años vengo pensando para hacer cine en vivo, para adultos”, afirmó el director al admitir que tiene un proyecto sobre su mesa.

El argentino asegura no entender cómo hay directores que filman una película todos los años, ya que, en su opinión, no se pueden tener tantas cosas para decir en la vida. “Yo trato de contar una película cuando tengo algo para contar. Contar un cuento por contarlo no me interesa. Es mucho trabajo”, aseguró.

“Obviamente todos los que trabajamos en esto buscamos una manera de trascender, que es una forma de desafiar a la muerte. Y me parece que yo ya dejé tres o cuatro cositas que van a durar, que me van a trascender”, aseguró el director de otras premiadas películas como “El mismo amor, la misma lluvia”, “El hijo de la novia” y “Luna de Avellaneda”.

Aseguró que, como ya no siente las “ansias” por producir algo que quede como legado, tan sólo volverá a filmar cuando cuente con una historia y un guión “que realmente” le “calienten”.

“Antes yo necesitaba filmar, necesitaba hacer una película. Ahora ya no. Necesito solamente contar lo que quiero contar. No tengo ningún apuro. No tengo que filmar el próximo año ni en el 2015 ni en el 2016. Por ahí el guión está listo en el 2020. Trataré de que no, porque tengo ganas…”, afirmó.

Sobre la película que tiene en mente, anticipó que es sobre la angustia de la muerte y dijo que viene pensando en la producción hace mucho tiempo sin aún haberle encontrado la forma.

“Estamos esperando a dilucidarlo con Eduardo Sacheri”, afirmó al indicar que volverá a trabajar en asociación con el autor de “La pregunta de sus ojos”, el libro en el que se basa la película que lo catapultó al Óscar, y que fue el encargado de adaptar para el cine el libro “Memorias de un wing derecho”, del que nació “Futbolín”.

Aunque no quiso informar si está pensando trabajar en la nueva película con Ricardo Darín, el protagonista de sus últimas películas, aseguró que tiene que filmar antes de que los años pasen para la persona con la que quiere hacerlo.

“Además, como al actor con el que quiero trabajar, también nos pasan los años. Pero la verdad que yo ahora ya trabajo motorizado por la calentura. Por eso me enojo cuando alguien dice que hago las cosas por dinero”, afirmó.

Sobre “Futbolín”, éxito de taquilla en Argentina y que tuvo una aplaudida recepción el viernes en su presentación en Río, dijo que hacía algún tiempo quería trabajar con animación para el público infantil.

“Este es un proyecto que empezó un año antes de ‘El secreto de sus ojos’. De hecho la primera escena se hizo al mismo tiempo en nuestra productora en que se hacía la escena del estadio de ‘El secreto de sus ojos"”, dijo.

“Podía haber hecho seis películas de adulto en el mismo tiempo pero tenía muchas ganas de hacer esto”, afirmó al referirse a las ideas de “solidaridad” y “valores” que intenta transmitir con la historia de un niño cuya única hazaña ha sido ganar al futbolín al mejor jugador de fútbol de su pueblo, al que retrata como un ídolo deportivo ególatra.

Según Campanella, la animación le brinda la oportunidad de trabajar con la fantasía y de transmitirle al público infantil los temas que quiere tratar con su propio hijo, entre ellos conceptos como “loser” (perdedor) y popular, “con los que estoy muy irritado”.

Aseguró que su deseo de tratar esos temas se juntó con la entrada del mundo de la computación en su vida, que le mostró que era posible tener acceso a tecnologías del cine animado a bajo costo para contar sus historias.

“Es un error pensar que estoy en contra del progreso tecnológico Metegol jamás podría haber sido hecha si ese progreso no hubiese permitido que toda esa tecnología estuviera al acceso de gente que no tiene 200 millones de dólares para una película”, aseguró.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo