70 Directores rinden un sentido homenaje a los 70 años de la Mostra

Por Publimetro Colombia

Venecia (Italia), 28 ago (EFE).- El Festival de Venecia, la Mostra, el más antiguo del mundo, cumple su 70 edición y lo hace con el homenaje de 70 directores, como Bernardo Bertolucci, Walter Salles, James Franco o Isabel Coixet, que han realizado 70 cortos en su honor.

Entre 60 y 90 segundos de cine con un nivel irregular, en el que destaca el realizado por Bertolucci, presidente del jurado de la competición oficial de este año.

“Scarpette rose” es el título de unas preciosas imágenes en las que se ven las ruedas de una silla de ruedas y los pies de la persona que va en ella. Apenas unos segundos para mostrar las dificultades a las que se enfrentan las personas que necesitan de este vehículo para moverse.

Como el propio Bertolucci, en silla de ruedas desde hace algunos años por sus problemas de espalda y que suele calzar zapatillas rojas, como las del protagonista de su corto.

Un corto de calidad con el que el maestro italiano ha aportado su colaboración a un emotivo homenaje a la Mostra con estas pequeñas historias en las que los autores han tenido total libertad y que se podrán ver en la página del Festival cuando se cierre esta edición.

Un reconocimiento al papel de los festivales en sus inicios y al que ahora están volviendo, el de “guía, indicadores, antena” para los espectadores y amantes del cine, apuntando qué es lo que hay que ver y cuáles son los nuevos directores por descubrir, explicó hoy el responsable de la Mostra, Alberto Barbera.

No el ser “una vitrina promocional para los filmes que se van a estrenar en las salas la próxima semana”. Su papel, agregó, es el de mostrar la labor de realizadores que de otro modo nunca llegarían al público.

Hay cortos oníricos, reivindicativos sobre la situación actual en Siria, clásicos sobre el amor o más contemporáneos como las atractivas imágenes que propone Isabel Coixet en su trabajo, en el que también pone la voz en “off”.

Antonio Capuano aterra con su futuro lleno de tabletas en forma de cubos, James Franco dramatiza sobre el avenir del cine y Claire Denis provoca desde el interior de una bolsa.

Pero sobre todo, lo que hay es un homenaje al cine.

Como el del italiano Davide Ferrario, con una simple panorámica de un cine de verano en el que se proyecta un filme mudo de Buster Keaton o las imágenes de directores consagrados que recoge Peter Ho-sun Chan con una reflexión sobre el trabajo de Chaplin, Renoir, Eisenstein o Fellini: “El futuro estaba en sus ojos”.

Walter Salles, Pablo Larraín, Shirin Neshat, Paul Schrader, Atom Egoyan, Pablo Trapero o Todd Solondz son otros de los nombres que componen este variado fresco con que celebrar el cumpleaños de la Mostra.

Una Mostra que nació en 1932 como “Esposizione d’Arte Cinematografica”, impulsada por el conde Giuseppe Volpi di Misurata, presidente de la Bienale.

En 1938, la aparición en el Lido de Marlene Dietrich supuso el inicio de la presencia de las estrellas de Hollywood en el festival, que le daría la pátina de internacionalización y glamour que le faltaba.

Y ello pese a la rémora del fascismo. Se entregaba la “Copa Mussolini” al mejor filme extranjero y al mejor italiano; en 1935 se prohibió el cine soviético, y en 1939, el estadounidense.

Fue limitada a los países simpatizantes de la Alianza durante la Segunda Guerra Mundial y en 1946 se recuperó a marchas forzadas bajo la amenaza de la creación de un nuevo festival, el de Cannes, y en 1949 se estableció el premio del León de Oro al mejor filme.

A partir de ahí llegaron sus mejores años gracias a nombres como Roberto Rossellini, Luchino Visconti, Michelangelo Antonioni o Federico Fellini.

La fuerte entrada del cine oriental en Occidente llegó por Venecia, así como la pujanza de los renovadores del cine como Carl Theodor Dreyer, Andrej Tarkovskj, Pier Paolo Pasolini, de Bernardo Bertolucci, Jean Luc Godard, Alain Renais o Luis Buñuel, el único español -y ninguno hispanoamericano – que ha ganado el León de Oro, en 1967 por un filme francés, “Belle de jour”.

Venecia se convirtió en un festival con vocación claramente cinematográfica y artística, como quedó reflejado en su nuevo nombre: Muestra Internacional del Arte Cinematográfico de la Bienal de Venecia.

Tras altos y bajos, superó su crisis y abrió sus puertas a todo tipo de cine, con una presencia aplastante de las estrellas hollywoodienses en la década de los ochenta y noventa.

Llega a los 70 años con la necesidad de volver a sus orígenes y de ayudar a aliviar la “confusión tremenda” que existe en el mundo del cine, con ese enorme “ruido de fondo” provocado por la ingente cantidad de información generada por las nuevas tecnologías, en palabras de Barbera.

Y, en su opinión, el papel de la Mostra será “incluso más importante” en los últimos años, frente a los pesimistas que creen que el fin del mundo del cine tal y como lo entendemos está más cerca que nunca.

Alicia García de Francisco

Venecia (Italia), 28 ago (EFE).- Bernardo Bertolucci es el presidente del jurado de la sección oficial de la Mostra de Venecia y, como tal, aseguró hoy que busca sorprenderse con las películas a competición, pero lo que seguramente no esperaba ser sorprendido por un periodista chino.

En la rueda de prensa de presentación del jurado, el veterano realizado italiano se mostró serio durante la introducción del director de la Mostra, Alberto Barbera, y apenas abrió la boca.

Pero no tuvo más remedio que reaccionar cuando un periodista chino pidió el micrófono para hacer una pregunta.

Y es que, además de la pregunta, el periodista explicó a Bertolucci que quedó tan impactado al ver su filme “The Last Emperor” (1987), que fue la razón que le llevó a aprender a hablar italiano, idioma en el que se expresaba.

“Me siento muy honrado de que alguien en China haya aprendido italiano debido a ‘The Last Emperor"”, afirmó un sorprendidísimo Bertolucci.

Una sorpresa que le llegó minutos después de que dijera que lo que busca en la Mostra es precisamente eso, ser sorprendido.

“Espero que las sorpresas que nos de la Mostra este año superen cualquiera de nuestras expectativas”, había señalado el presidente del jurado en su nombre y en el del resto de los miembros, como el realizador chileno Pablo Larraín, la actriz estadounidense Carrie Fischer, el compositor japonés Ryuichi Sakamoto o las actrices Virgine Ledoyen (Francia) y Martina Gedeck (Alemania).

Incluso aseguró que espera ser sorprendido por la decisión que el jurado tome a la hora de otorgar el León de Oro.

Y ello pese a que se mostró muy reticente a la hora de aceptar ser el jurado de la Mostra.

“Es muy muy cansado formar parte de un jurado. Y además me prometieron 18 películas en competición y al final son 20, lo que nos obliga a ver dos o incluso tres por día. No sé con qué ojos podremos ver una segunda o tercera película en un día”, explicó el realizador de “Ultimo tango a Parigi” (1972).

Pero tras una primera negativa, Barbera le escribió una carta que le hizo ver la responsabilidad que tenía con al cine. “Quizás cuando acabe la Mostra regresaré a Roma y quemaré esa carta”, bromeó.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo