La Bienal de Arte de Venecia, una vuelta al mundo a través de la imaginación

Por Publimetro Colombia

Venecia, 29 may (EFE).- La 55 edición de la Bienal de Venecia que se presentó hoy, permitirá, con sus 88 pabellones nacionales y otras 49 exposiciones, dar una laberíntica vuelta al mundo para conocer las propuestas, las ideas, y la imaginación de los artistas contemporáneos de todo el planeta.

Una iglesia católica vietnamita de hace dos siglos importada por el artista Danh Vo y reconstruida en el centro del espacio expositivo del Arsenal, o un espectacular “drive-in” (cine con coche) del alemán Erik van Lieshout son algunas sugerencias para quien quiera perderse en este laberinto de pabellones y exposiciones que permanecerá abierto del 1 de junio al 24 de noviembre.

Si en las pasadas ediciones se había intentado conjugar presente y futuro o la relación entre el artista y el espectador, en la 55 edición de la Bienal de Arte se intentará reflexionar “sobre aquello que a los artistas les empuja a crear”, su imaginación, sus obsesiones e ideas, anunció el presidente de La Bienal, Paolo Varatta.

Este año el comisario de la Bienal de Arte, Massimiliano Gioni, ha elegido el título de “Il Palazzo Enciclopédico” (Palacio Enciclopédico), basado en la idea del artista italoamericano Marino Auriti de un museo imaginario que estaba destinado a albergar todo el conocimiento del mundo.

En este Palacio Enciclopédico en el que se convertirá una parte de Venecia, 88 países estarán representados en sus respectivos pabellones nacionales y por primera vez se podrán conocer las propuestas de Paraguay, Angola, Kosovo y el Vaticano.

En los 46.000 metros cuadrados del Arsenal (los antiguos astilleros venecianos), a los que se agregan los dos Salones de Armas de 6.524 metros cuadrados, que este año reciben por primera vez la llegada de la Santa Sede, o los Giardini se podrán, contemplar hasta 4.500 obras.

La artista estadounidense Cindy Sherman ha coleccionado para esta ocasión un auténtico museo de maniquíes, muñecos, marionetas, dibujos y otro tipo de material diseñado por detenidos en las cárceles.

Esta vez lo importante es mostrar el mundo creativo, la inspiración y la imaginación en la que se basan los artistas y por ello, por primera vez en la historia de la Bienal, también se verán las obras de artistas ya fallecidos como las del visionario pintor argentino Xul Solar.

No faltará el pintor, escultor, artista plástico y disidente Chino, Ai Weiewi, con tres instalaciones en Venecia, aunque la más importante es la que aloja el pabellón de Alemania, el país donde vive tras su exilio.

La presencia latinoamericana cada vez es más importante en esta cita cultural y Argentina presenta en su flamante espacio del Arsenal una espectacular instalación sobre Eva Perón firmada por Nicola Cosentino.

Alfredo Jaar es el protagonista absoluto del pabellón chileno con “Venezia, Venezia”, donde se permite el lujo de criticar, aunque de manera poética, la organización de este certamen a base de pabellones nacionales cuando la cultura y el arte son globales.

“La perversión de lo clásico: Anarquía de los relatos” es el título bajo el que exponen quince artistas del pabellón cubano, mientras el polifacético Ariel Guzik pondrá música con su mágica máquina a la ex iglesia de San Lorenzo, sede del pabellón mexicano

Será la primera vez de Paraguay, cuya historia representarán los artistas Pedro Barrail, Félix Toranzos, Diana Rossi y Daniel Milessi, mientras que la diversidad cultural latinoamericana se plasmará en el pabellón del Instituto Latinoamericano de Italia.

España está representada por la aragonesa Lara Almarcegui en una de las instalaciones más impactantes, ya que la artista ha querido representar el pabellón haciéndolo añicos y mostrando toneladas de escombros.

En este laberinto de exposiciones se puede uno encontrar incluso con la actriz y modelo de origen ucraniano Milla Jovovich encerrada medio desnuda en una caja de plexiglás transparente en la instalación de Tara Subkoff, “Future/Perfect”, con la que quiere representar a la perfecta consumista a través de internet de ropa de marca o obras de arte.

Cristina Cabrejas

Roma, 29 may (EFE).- Alfredo Jaar, uno de los grandes artistas chilenos, invita a cambiar la manera en que se organiza la Bienal de Arte de Venecia y para ello propone una impresionante instalación en la que una maqueta del recinto expositivo de los Giardini desaparece en las aguas de la laguna veneciana.

Jaar, que aunque presente en otras ocasiones participa por primera vez representando a su país en esta 55 edición de la Bienal, explicó a EFE que se ha dado “el lujo artístico y subversivo de realizar una invitación poética o una crítica constructiva” para que se cambie la organización de este certamen.

El polifacético artista chileno, afincado desde hace años en Nueva York y que presenta su obra “Venecia-Venecia”, no concibe que la Bienal siga siendo el único certamen de este tipo que aún usa el concepto de pabellones nacionales, cuando hoy en día los artistas “crecen, estudian, trabajan y viven en varias ciudades del planeta”.

Además, crítica la distribución geopolítica obsoleta que concentra los pabellones de los grandes países en la zona de Giardini (donde se expone desde este siglo), mientras el resto de países africanos o latinoamericanos se encuentren en el espacio del Arsenal o en otros lugares de la ciudad.

La “invitación poética” evocada por Jaar comienza con una imagen del artista italoargentino Lucio Fontana -una figura que ha influido mucho en Jaar- en la que aparece caminado entre los escombros de lo que había quedado de su estudio de Milán tras un bombardeo de la II Guerra Mundial en 1946

Jaar, el primer latinoamericano que expuso en Venecia, en 1986, quiere dar un sentido de destrucción y caos con esta fotografía, pero también explicar que desde ese momento Italia se levantó y comenzó culturalmente a crear.

El visitante, a través de unas escaleras que simbolizan uno de los puentes de Venecia, llega a una enorme bañera con el agua verde y calma de la laguna donde cada tres minutos resurge para después volver a sumergirse una maqueta en resina de los Giardini.

“He inventado un hecho histórico utópico, que la Bienal como sistema expositivo ha desaparecido y lo que emerge es un fantasma de la historia que no recuerda lo que fue. Esto ocurrirá 24.860 veces durante este evento y para mi son 24.860 veces de decir que es necesario que exista una especie de democracia cultural”, afirmo el artista.

Jaar ha trabajado para esta instalación con Madeleine Grynsztejn, comisaria del Museo de Arte Contemporáneo de Chicago, y también ha colaborado con la escritora Adriana Valdés, quien está a cargo de un catálogo que resumirá la trayectoria del artista.

En 1987, Jaar llamó la atención cuando instaló en uno de los letreros publicitarios del Time Square la frase “This is not America” (Esto no es América), una crítica política mordaz, y su espíritu crítico vuelve así a manifestarse en Venecia.

La participación chilena se completa con las obras de Cristóbal León & Joaquín Cociña, que participan en el pabellón del Instituto Latinoamericano .

Patrick Hamilton, de nacionalidad belga, pero que trabaja y vive en Chile expone para la Global Art Affairs Foundation en el Palazzo Bembo.

Por Cristina Cabrejas

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo