La mezzo María José Montiel llega a París con una "Cieca" llena de matices

Por Publimetro Colombia

París, 28 abr (EFE).- La mezzosoprano española María José Montiel llega a la Ópera de París con el papel de “La Cieca” en “La Gioconda” de Ponchielli, un espectáculo que define como “bellísimo y completo”, y que se le ha presentado en un momento de madurez artística.

En plena recta final antes de su estreno el próximo 2 de mayo, asegura en entrevista con EFE que interpretar y preparar a la madre de la protagonista, una mujer mayor y ciega, le ha supuesto “una sorpresa muy agradable”, con la que enriquecerse como cantante.

“Me está ayudando a desarrollar un color (de voz) todavía más redondo. Creo que las cosas importantes no ocurren por casualidad”, señala en su camerino, desde donde considera que se encuentra en una fase de “madurez vocal e interpretativa”.

La madrileña, conocida por encarnar a “Carmen” en escenarios de todo el mundo, dice haber llegado al punto de ser “dueña” de su voz, y no al contrario, y se muestra orgullosa de ese montaje coproducido con el Liceo y el Teatro Real, que cuenta con la colaboración especial de Ángel Corella, y en el que a su juicio “se luce todo el mundo”.

La acción original descrita en el libreto de Arrigo Boito transcurre en la Venecia del siglo XVII, debe su título al nombre por el que se conoce a la protagonista, y es una ópera melodramática de cuatro actos basada en el drama de Víctor Hugo “Angelo, tyran de Padoue”, que se estrenó en Milán en 1876.

Se trata, según Montiel, de una “historia de amor, de celos”, que en manos de su director escénico, Pier Luigi Pizzi, ha resultado en un montaje “espectacular (…) y muy bonito estéticamente”, que estará en la capital gala hasta el día 31.

El argumento no ha perdido vigencia porque, en su opinión, “las cosas que pasan en la ópera son las que pasan en el mundo todos los días”, con esos componentes de amor, odio, celos, envidia, compasión, bondad o asesinatos que siguen apareciendo en las noticias de no importa qué año.

Para Montiel, más que un reflejo de lo que sucede, la música es además, a nivel personal, una vocación que le ha hecho experimentar “los sentimientos más maravillosos” de su vida.

“Después de mi familia y de mis seres queridos, por supuesto, es realmente lo que alimenta mi alma y lo que me hace seguir hacia adelante”, confiesa la cantante, que aunque admite que en España “falta mucha afición” operística, reconoce que no se hace lo suficiente por acercar ese arte a nuevos públicos.

“Sé que levantar un telón es increíblemente caro, y que las entradas también son muy caras, pero si no se crea ese tipo de afición, la gente joven nunca va a poder ir”, declara sobre un espectáculo que, según defiende, “no puede morir”.

Ella se siente “una privilegiada” por tener una agenda ocupada ahora que “la crisis se nota” y obliga a cancelar espectáculos “incluso en teatros importantes”, y cuando acabe esta representación, que supone su cuarta actuación en la Ópera de París, pondrá rumbo a Sevilla, para participar en el “Rigoletto” del Teatro de la Maestranza.

Y más a medio plazo, para 2014 y también 2015, tiene anotada entre otras una nueva representación de “Carmen” con “el maestro” Zubin Mehta, con quien ya trabajó en julio de 2012 representando a la criada Neris en la “Medea”.

“Conocerle ha sido una de las grandes cosas profesionales que han ocurrido en mi vida”, afirma sobre alguien que “aparte de un músico excepcional es una persona de una educación y un trato exquisito”, y con el que dice haber tenido una química musical “maravillosa”, que le hace esperar esa colaboración “súper, súper ilusionada”.

Marta Garde

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo