Matthew Fox: De sobreviviente a asesino

Para interpretar a un criminal en la película ‘Alex Cross: en la mente del asesino’, el actor puso todo su esfuerzo y disciplina con el fin de no perder ningún detalle de su personaje, Picasso.

Por Publimetro Colombia

Durante la década de los noventa, Matthew Fox fue uno de los actores favoritos de los jóvenes por su papel en ‘La familia Salinger’. Otros lo ubican como el Dr. Jack Shephard de la exitosa serie ‘Lost’. Sin embargo, la carrera de Fox sigue dando cambios y esta vez se puso en los zapatos de un homicida muy inteligente, Picasso, en su nueva cinta ‘Alex Cross: en la mente del asesino’.

Matthew es un tipo serio. Un dato: accedió a promocionar la película en México con la condición de no ir a ningún programa de televisión o radio en donde lo pusieran a cantar o se burlaran de él en doble sentido. En su visita al la capital mexicana, habló con PUBLIMETRO sobre cómo se preparó física y mentalmente para este nuevo reto en su carrera.

¿Qué significó profesionalmente interpretar a un asesino en serie?

Ser Picasso fue un reto muy grande, es un papel que no se parece a nada de lo que he hecho. Quizá es lo más lejos que he llegado en cuanto a personajes. Fue muy satisfactorio porque disfruté ponerme en los zapatos de alguien que es todo lo contrario a mí.

¿Cómo consiguió pensar como un matón?

Toda mi vida he visto ejemplos reales de asesinos seriales, siempre me pareció un poco fascinante la forma en la que trabajan y cómo se supone que deben tratar a los demás. Ver cómo alguien así hace de estos actos un deber. Es terrible que tales ejemplos existan en la vida real y que me haya apoyado en ellos para lograr la naturaleza de Picasso, pero es una conducta que en el reino animal sucede.

¿Picasso está inspirado en algún personaje famoso?

No, Picasso solo es una persona que existe en mi mente, no me enfoqué en nadie para interpretarlo. Él es surreal porque tiene una fuerza extraordinaria, casi es admirable la forma tan precisa con la que mata a otros personajes de la cinta, pero al mismo tiempo tiene un magnetismo que solo podría existir en la pantalla grande. No deseaba que fuera la radiografía de un asesino real, quería que la gente solamente lo ubicara por la película y no que se relacionara con alguna historia que ya conociera.

¿Qué satisfacción le dejó participar en esta película?

Siempre quise hacer un papel así para retarme a mí mismo y ver perspectivas que no vivo a diario. No estaba seguro si podía hacerlo como lo imaginaba, así que lo tomé como un reto profesional. Todo lo que hago tiene un grado de desafío propio, cuando miro los papeles anteriores me doy cuenta de qué tan bien lo he hecho. Para interpretar a Picasso hice más que solo actuar, puse todo mi esfuerzo físico, mental y profesional en él.

Para el papel tuvo que perder casi 20 kilos, ¿cómo lo logró?

Fue gracias a la disciplina y trabajo duro. Tuve la ayuda de profesionales y mi entrenador me hacía trabajar de verdad muy duro. Algo importante es que nunca hice trampa con la dieta y seguí las rutinas al pie de la letra.

¿Llegó a sufrir por no comer?

No, no fue una dieta en la que moría de hambre, quería perder peso de la forma más saludable y natural posible. Al día tenía que comer cinco porciones muy pequeñas de alimento, todo estrictamente calculado.

¿Por cuánto tiempo estuvo bajo un régimen alimenticio tan estricto?

Fueron ocho meses perdiendo peso, ya que empecé a prepararme seis meses antes de filmar y la grabación de la película tardó dos meses. No quise arriesgarme a bajar kilos y luego ganarlos antes de terminar el rodaje. Tampoco me interesaba bajar el nivel de energía de mi cuerpo, porque tuve que hacer mucho ejercicio en el gimnasio, aparte de las tomas que requerían actividad física.

Cynthia Valdez
cynthia.valdez@publimetro.com.mx
@encafeinada

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo