Latinoamérica brilla en San Sebastián, aunque se olvidó de Sorín

Por Publimetro Colombia

San Sebastián (España), 29 sep (EFE).- Además del Premio Horizonte, que galardona a la mejor película latinoamericana a concurso en la sección Horizontes Latinos del Festival de San Sebastián, y que este año se llevó “El último Elvis”, del debutante argentino Armando Bo, este año el cine latino ha recibido otros seis premios.

También el director de “Carne de perro”, Fernando Guzzoni, ha obtenido el premio “Nuevos directores” con una difícil y dura película en la que cuenta el día a día de un anónimo funcionario que fue torturador en la dictadura y hoy está solo y desorientado en un duro y llamativo cambio de punto de vista que recae al otro lado.

“Estoy muy contento, porque creo que el festival dará a la película una visibilidad que necesita. Hice un filme que reflexiona sobre Chile, muy honesta, y me alegro de que la hayan valorado así”, ha dicho el director tras recibir el premio.

“Carne de perro” tiene un valor añadido y es que el actor que da vida al protagonista es Alejandro Goic, un hombre que sufrió en su piel los excesos de la dictadura.

Recibió, además, una mención en esta sección “El limpiador”, del peruano Adrián Saba, una cinta en la que se juntan una epidemia mortal, un limpiador forense y un niño, una historia de muerte y vida que ocurre en una ciudad de Lima diferente.

El Premio de la Juventud, que vota un jurado joven, ha sido para la ópera prima de los paraguayos Juan Carlos Maneglia y Tania Schémbori, “7 cajas”, que obtuvo el Premio de Cine en Construcción en la pasada edición del festival, un thriller que ocurre en un mercado de Paraguay donde un carretillero tiene que transportar siete cajas sin saber qué hay dentro.

Se olvidaron, sin embargo, de un “clásico” en San Sebastián, el “reincidente” argentino Carlos Sorín que presentó su “Días de pesca” en la Sección Oficial, pero no consiguió ningún reconocimiento, a pesar de haber sido bien recibida por la prensa con su historia de un alcohólico que vuelve a la Patagonia con ánimo de recuperar la relación con su hija.

Además han recibido menciones “Después de Lucía”, que ha sido seleccionada por México para representar al país en la convocatoria de los Óscar, una película brutal sobre el bullying en un centro escolar de alto nivel, y “Érase una vez yo, Verónica”, un filme existencialista que analiza a través de la joven Verónica, que interpreta Hermilia Guédez la evolución de los jóvenes brasileños en los últimos años y sus posibles crisis existenciales.

San Sebastián (España), 29 sep (EFE).- “El último Elvis”, del debutante realizador argentino Armando Bo, ha conseguido esta noche el Premio Horizontes del 60 Festival de Cine de San Sebastián, un galardón que el bonaerense ha agradecido al jurado por “jugársela”.

“No era la típica película europea, ni tampoco era americana; finalmente, era argentina”, ha dicho el director al recoger el premio que le ha entregado el presidente del jurado de la sección Horizontes Latinos, Jorge Drexler.

El jurado ha decidido otorgar además dos menciones especiales, a la película “Érase una vez yo, Verónica”, del director brasileño Marcelo Gómez, y a “Después de Lucía”, del mexicano Michel Franco.

Según ha explicado Drexler, al que acompañaron en el jurado los productores Fernanda del Nido y Sandro Fiorin, la decisión de otorgar el premio a Bo fue tomada por unanimidad.

Armando Bo ha celebrado este galardón por lo que significa de que su película “funciona y gusta”.

Bo, que llegó al mundo del cine con apenas 17 años y a los treinta firmó el guión de “Biutiful” con Alejandro González Iñárritu, ha indagado los problemas de la falta de personalidad en su ópera prima.

La personalidad, o la falta de ella, está en el trasfondo de esta tragicomedia con la que el argentino, director de publicidad y guionista, y nieto de un histórico director, actor y productor de quien heredó el nombre además de la afición, se ha presentado a competición en la sección Horizontes Latinos.

“Para mí era importante hablar de esto, saber por qué alguien querría ser otra persona o tener ganas de hacerse famoso”, ha indicado el director en una entrevista con Efe, realizada tras su estreno en San Sebastián.

También comentó que empezó este guión antes que el de “Biutiful” (en la actualidad trabaja de nuevo con Iñárritu para una nueva película, de la que no aporta detalles) y que tardó cinco años en sacarla adelante, algo que le vino bien para que “madurara y se solidificara la temática”.

“Yo no quería hacer una película visualmente simple, sino que tuviera una búsqueda, una complejidad, un trabajo y una calidad de imagen importante”.

Carlos Gutiérrez es un trabajador de una fábrica que toda su vida ha creído ser Elvis Presley; además, Dios le dio el “don” de su voz, que le permite ganarse un poco mejor la vida haciendo imitaciones del artista, pero está a punto de cumplir la edad que Elvis tenía cuando murió y no sabe qué hacer con su futuro.

Nicolás Giacobone, coguionista habitual de Iñárritu, también colabora con Bo en su debut, de la que el director mexicano es productor asociado, al igual que su padre, Víctor Bo, a quien Armando agradeció al recibir el premio.

También debutan los actores John McInerny (Elvis), que no dudó en adelgazar cuarenta kilos para encarar su personaje; Griselda Siciliani (su ex esposa) y la pequeña Margarita López (su hija, Lisa Marie), tres novatos que cargan con el peso de la película con tal solvencia que el director se reprocha no haberse dado cuenta antes de que había encontrado “al Marlon Brando argentino”.

Por otro lado, “Después de Lucía”, que ha sido seleccionada por México para representar al país en la convocatoria de los Óscar, aborda el bullying en un centro escolar de alto nivel, donde un grupo de adolescentes se ceba con extrema crueldad con una compañera recién llegada.

“Érase una vez yo, Verónica”, es un filme existencialista, cuya protagonista absoluta, Hermilia Guédez compone a una joven que acaba de terminar la carrera de psiquiatría y vive sola con su padre (W.J. Solha), un anciano al que adora, mientras se pregunta sobre su vida, sus verdaderas ganas de ser médico y sobre su necesidad de casarse o tener hijos.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo