La Basílica de Natividad de Belén entra en la lista de Patrimonio en Peligro

Por Publimetro Colombia

San Petersburgo (Rusia), 29 jun (EFE).- El Comité del Patrimonio Mundial incluyó hoy, en trámite de urgencia, la Basílica de Natividad en Belén en la Lista del Patrimonio Mundial en Peligro de la Unesco.

La decisión fue adoptada por trece votos a favor, seis en contra y dos abstenciones, informó el Comité en Twitter.

Ésta ha sido la primera vez que la Autoridad Nacional Palestina, aceptada como miembro pleno derecho en la Unesco en diciembre de 2011, solicita la inclusión de un sitio palestino en la Lista del Patrimonio Mundial.

Los palestinos pidieron su inscripción urgente debido a la degradación del conjunto arquitectónico.

“Belén, su Ciudad Vieja y sus iglesias fueron víctimas de ataques militares israelíes deliberados en 1977 y nuevamente entre 2001 y 2002”, señalaron las autoridades palestinas en una carta abierta al Comité.

Según las autoridades palestinas, la inclusión de la Basílica de Natividad en la lista de la Unesco garantizaría las necesarias medidas para su restauración.

Con anterioridad, el órgano consultivo que preexaminó la candidatura para su inscripción en la lista del Patrimonio Mundial se pronunció en contra de que su examen se realizara en trámite de urgencia.

Al ser miembro de pleno derecho de la Unesco solo desde diciembre, Palestina no pudo utilizar los canales habituales para presentar su primera candidatura.

Según el comunicado de la Unesco, la Basílica de la Natividad fue incluida en al Lista del Patrimonio en Peligro debido a que sufre “infiltraciones de agua”.

El sitio incluye también conventos e iglesias latinas, griegas, ortodoxas, franciscanas y armenias, así como campanarios, jardines en terraza y una ruta de peregrinación.

La Basílica de la Natividad se encuentra a 10 kilómetros al sur de Jerusalén sobre la gruta donde la tradición dice que nació Jesús.

La fachada principal es como una muralla con sus contrafuertes, en la que destaca una diminuta y angosta puerta de acceso (1,2 metros de altura) que obliga a los visitantes a agacharse y que en la antigüedad permitía una mejor defensa y evitaba que los jinetes pudieran penetrar en el templo.

El lugar donde los cristianos veneran el nacimiento de Jesús es una gruta de forma rectangular, de 12,50 metros de largo, 3,50 de anchura y 3 de altura, ennegrecida por el humo de las lámparas que los barbudos monjes greco-ortodoxos mantienen siempre encendidas.

Desde las Cruzadas, partes de la iglesia pasaron a ser propiedad de las comunidades ortodoxa griega, ortodoxa armenia y católico romana.

El cuerpo principal de la Basílica, incluida la nave, los pasillos el “katholicón” (el coro y el santuario), el crucero sur y el Altar de la Natividad en la gruta pertenecen a la Iglesia ortodoxa griega.

La Iglesia latina (católica romana) tiene la propiedad exclusiva del Altar de la Adoración de los Reyes Magos en el área de la Gruta de la Natividad, conocida como “la Gruta del Pesebre”.

La Iglesia latina conserva también la propiedad de la estrella de plata debajo del adyacente Altar de la Natividad, con la inscripción “Hic de Virgine Maria Jesus Christus Natus Est” (“Aquí, de María virgen, nació Jesucristo”).

Precisamente, en 1847, el robo de esta estrella de plata motivó la Guerra de Crimea (1853-1855) entre la Rusia ortodoxa, protectora de los greco-ortodoxos del Imperio otomano, contra Turquía, Francia, Piamonte y Gran Bretaña.

Los franciscanos, que habitan de manera casi ininterrumpida en Belén desde 1347, poseen a un lado de la Basílica de la Natividad el convento y la iglesia de Santa Catalina, que sirve principalmente para las necesidades de la comunidad católica local de rito latino, minoritaria entre los cristianos de Tierra Santa.

Tanto los armenios como los latinos tienen derecho de paso y de procesión en la nave.

Jerusalén, 29 jun (EFE).- Israel ha criticado la decisión de la UNESCO de incluir la Basílica de la Natividad de Belén en la Lista del Patrimonio Mundial en Peligro y señalado que la medida responde a “cálculos políticos en lugar de culturales”.

“La UNESCO ha demostrado que se guía por cálculos políticos y no culturales. En lugar de que los palestinos adopten pasos destinados a hacer avanzar la paz, toman medidas unilaterales que sólo alejan la paz”, reza un mensaje de texto distribuido esta tarde por la oficina de prensa del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu.

Y va más lejos al señalar que “el mundo debe recordar que la Iglesia de la Natividad, venerada por el cristianismo, fue profanada en el pasado por terroristas palestinos”.

El comunicado alude aparentemente al episodio ocurrido en 2002 cuando decenas de milicianos palestinos se atrincheraron en el interior de la Basílica durante 39 días mientras eran sitiados por el Ejército israelí que apostó sus tanques en la aledaña Plaza del Pesebre de Belén.

En aquella ocasión, el santuario sufrió desperfectos tanto en su exterior como su interior.

Por su parte, las autoridades palestinas se felicitaron de que la Basílica de la Natividad y la Ruta del Peregrinaje en Belén hayan sido incluidas hoy en una única candidatura en la Lista del Patrimonio Mundial en Peligro de la UNESCO.

“Este es el fruto de los esfuerzos diplomáticos llevados a cabo por la Autoridad Nacional Palestina (ANP) con los miembros del Comité de la UNESCO, y su voto demuestra el derecho del pueblo palestino de proteger su patrimonio”, declaró a los medios Roly Maiyaa, ministra palestina de Turismo y Arqueología.

La decisión fue adoptada por trece votos a favor, seis en contra y dos abstenciones, informó el Comité de Patrimonio Mundial de la organización en Twitter.

Se trata de la primera vez que la ANP, aceptada como miembro pleno derecho en la UNESCO en diciembre de 2011, solicita la inclusión de un sitio palestino en la Lista del Patrimonio Mundial.

El jefe de la diplomacia palestina, Riyad Malki, dijo en rueda de prensa en San Petersburgo, donde se celebró la votación y ante los aplausos de los participantes: “Tenéis nuestro más sincero agradecimiento”, refiere la agencia de noticias palestina independiente “Maan”.

Palestina fue reconocida en octubre de 2011 como estado miembro número 195 de la UNESCO, si bien rubricó su adhesión en diciembre y se convirtió en integrante en marzo, superando importantes obstáculos y apuntándose un tanto en la esfera internacional.

EEUU e Israel retiraron sus partidas a la organización en respuesta a esa decisión, al considerar que israelíes y palestinos deben alcanzar un acuerdo de paz antes de que se otorgue pleno reconocimiento a Palestina en foros internacionales.

Rabat, 29 jun (EFE).- Rabat forma parte desde hoy del Patrimonio Mundial de la Unesco, una decisión que el Comité reunido en San Petersburgo (Rusia), ha tomado por unanimidad de sus 21 miembros, gracias en parte a la presentación de un expediente “ejemplar”.

Así lo dijo hoy a Efe el director de Patrimonio Cultural del Ministerio de Cultura marroquí, Abdelah Salih, quien destacó que es “una noticia extraordinaria” para Marruecos.

El responsable marroquí apuntó que todos los componentes de la ciudad de Rabat como Capital moderna y Ciudad histórica fueron apreciados por el comité de la UNESCO.

Rabat abarca la ciudad nueva, el Jardín experimental y jardín histórico, el casco antiguo o la medina, Kasbah de los Oudayas, las murallas y los portales Almohades y el sitio arqueológico de la Chellah.

Además de Rabat, hay diez sitios marroquíes que están inscritos en la lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO: la medina de Fez (1981), la medina de Marrakech (1985), Ksar Aït-Ben-Haddou (1987), la ciudad histórica de Meknés (1996) y el sitio arqueológico Volubilis (1997).

Completan la lista la medina de Tetuán (1997), la medina de Essauira (2001), la plaza Yamaa El Fna en Marrakech (2001), la antigua ciudad portuguesa de Mazagan (2004), y Musem de Tan-Tan, en el suroeste Marruecos (2005).

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo