La Unesco considera urgente aplicar la convención contra el tráfico de arte

Por Publimetro Colombia

París, 20 jun (EFE).- El presidente de la segunda reunión de los países adheridos a la Convención de la Unesco contra el Tráfico ilícito de bienes culturales, el embajador mexicano Carlos de Icaza, alertó hoy sobre la “urgente tarea” de dar con un mecanismo que permita al fin “aplicar” dicha convención, adoptada en 1970.

Es “sorprendente e inadmisible” que un instrumento jurídico de tal importancia, que ha sido ratificado por 122 estados, no cuente aún con “un mecanismo de seguimiento y órganos rectores propios”, a diferencia de “las otras cinco convenciones del sector de Cultura” de la Unesco, subrayó.

El embajador de la delegación de México ante la Unesco, que hoy fue elegido para presidir la reunión, resaltó, asimismo, que hasta este miércoles los estados que ya ratificaron ese primer instrumento jurídico multilateral y vinculante en la lucha contra el tráfico ilícito de bienes culturales “sólo se han reunido un día, el 15 de octubre de 2003”.

“Esta es apenas la segunda ocasión en que tenemos la ocasión de debatir sobre el futuro y la implementación de la Convención” de 1970, recalcó De Icaza en su discurso ante los asistentes a este encuentro, que concluirá mañana en la sede de la Unesco en París.

En un comunicado, la embajada de México ante la Unesco destacó, por su parte, que más de 40 años después de la adopción de dicha convención, los estados adheridos a ella “han reconocido que la normativa contenida en ésta no es suficiente y debe ser reforzada”.

Según esta nota, la lucha eficaz contra el tráfico ilícito de bienes culturales y su restitución a sus países de origen, “esencialmente en lo que se refiere a bienes provenientes de excavaciones ilícitas y pillajes de sitios arqueológicos”, pasa por esta actualización.

Otros países, como por ejemplo Perú, consideran sin embargo que al menos para empezar bastaría con que se pudiese empezar a aplicar esta convención, algo que de momento no ha sido posible.

En su discurso, el presidente celebró la importancia histórica de este pacto, que entró en vigor en 1972 y que sintetiza el compromiso por establecer “un mecanismo de cooperación interestatal con efectos universales”.

Aunque consideró que se han realizado esfuerzos “importantes” en la materia desde entonces, recordó que también crecieron en sofisticación “los métodos de las redes delictivas que trafican con el patrimonio de nuestros pueblos”.

Agregó, asimismo, que la responsabilidad de la lucha contra el tráfico ilícito de obras de arte es de “todos”: no sólo de organizaciones internacionales y estados, sino también de museos nacionales, actores del mercado de arte y del público.

De Icaza invitó a los países firmantes a estudiar los documentos preparados por la Secretaría de la Unesco en busca de “mecanismos de seguimiento y de gobernanza de la Convención” y prometió “apoyar la conciliación” para encontrar uno que evite que tengan que pasar 40 años más antes de que las partes vuelvan a reunirse.

París, 20 jun (EFE).- El embajador de México ante la UNESCO, Carlos de Icaza, fue elegido presidente de la reunión contra el tráfico ilícito de bienes culturales que celebra esa organización de las Naciones Unidas en París hoy y mañana, informó hoy la diplomacia mexicana.

De Icaza fue votado por unanimidad para presidir la “segunda reunión de los Estados parte de la Convención sobre las medidas que deben adoptarse para prohibir e impedir la importación, la exportación y la transferencia de propiedad ilícita de Bienes Culturales”, conocida como Convención de 1970 y ratificada por 122 países.

Dicha reunión tiene por objetivo optimizar la ejecución de la citada convención y evaluar su eficacia, así como mejorar los mecanismos de seguimiento de ese tratado internacional, agregó la Representación Permanente de México ante la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), con sede en París.

Tras más de 40 años de aplicación, los Estados miembros han reconocido que “la normativa contenida en ésta no es suficiente y debe ser reforzada”, esencialmente en lo que se refiere a “excavaciones ilícitas y pillajes de sitios arqueológicos”.

México es uno de los países amenazados por este fenómeno, agrega el comunicado, en el que se recuerda que el país norteamericano ha firmado acuerdos bilaterales en esa materia con Estados Unidos, Bolivia, Guatemala, Perú, Belize, Bolivia y El Salvador, que han servido “para recuperar 3.900 piezas arqueológicas en los últimos años”.

El embajador mexicano ante la UNESCO destacó el papel de la Convención de 1970 porque “sintetiza el compromiso de los Estados por establecer un mecanismo de cooperación interestatal con efectos universales para combatir el tráfico ilícito de bienes culturales”, apuntó.

“Me comprometo a apoyar la conciliación de posiciones para encontrar un mecanismo que evite que tengan que pasar otros 40 años para tener otra reunión de este tipo. Necesitamos crear las bases que permitan dar seguimiento efectivo a la aplicación de la Convención. Es una tarea urgente sobre la cual, por muchos años, se esperan resultados de la UNESCO”, agregó.

París, 20 jun (EFE).- La Convención de la Unesco contra la importación ilegal de bienes culturales, adoptada en 1970, comenzará hoy su segunda reunión en 42 años, con la esperanza de algunos países que la conforman, entre ellos el Perú, de que su contenido sea finalmente operativo.

No vamos a la reunión con ánimo de confrontación, sino solo con el deseo de darle operatividad” a esta Convención, dotándole de algunos órganos, dijo a Efe el encargado de negocios de la delegación de Perú ante la Unesco, José Bustinza.

Existen seis Convenciones de la Unesco, elaboradas entre 1952 y 2005, y ésta -contra la importación de bienes culturales- es la única que no tiene independencia de acción, algo insólito después de 42 años de existencia, resaltó.

El objetivo de Perú es que los 122 Estados parte “puedan tomar las decisiones por si mismos”, ya que en la actualidad las decisiones las toman los 194 Estados miembros de la Unesco en Conferencia General de la Organización, resaltó.

“Varios países han trabajado muy duro” en la preparación de esta reunión y “vamos a estar todos juntos, no solo de América Latina, sino también de África y de los Países Árabes”, añadió Bustinza, quien prefirió no citar nombres pero precisó que hay “algunos países europeos”.

El representante peruano recalcó que “no se trata de cambiar el texto de la Convención”, como temen algunos países, sino sólo “que tal y como está sea operativo”.

En Perú, “nuestro principal problema es el saqueo, tanto en lugares arqueológicos como en lugares muy alejados, como “esas pequeñas iglesias de los Andes peruanos situadas a 3.000 y 4.000 metros de altura”, y cuyos bienes ni siquiera están inventariados, dijo.

Pese a todo, agregó, “lo más difícil aun es lo que está bajo tierra, todavía sin descubrir”, pues en el Perú, en cualquier parte se encuentran vestigios arqueológicos, destacó.

Aunque esta Convención entró en vigor en 1972, con el objetivo primordial de frenar el ya entonces “creciente tráfico internacional de patrimonio cultural”, hubo que esperar 33 años para que la Unesco convocase una “Primera Reunión de Estados Partes de la Convención el 13 de octubre de 2003”, informa un documento facilitado por la delegación peruana.

No obstante, no se adoptó en ella “ninguna medida para dotar” a la Convención de mecanismos que le permitiesen “operar y convertirse en una herramienta eficaz” contra el tráfico de patrimonio cultural, añade.

El texto subraya en este punto que de las seis grandes Convenciones culturales de la UNESCO ésta es la única que no cuenta con una Asamblea General, ni un Comité Intergubernamental que funcione como el órgano ejecutivo que promueva sus fines, ni una Secretaría.

Destaca, igualmente, que tan sólo se ocupa de ella un único funcionario a tiempo completo y que en todos estos años no ha tenido “funcionarios de apoyo, ni recursos asignados para realizar sus tareas”.

Según informa la Unesco en su página web, este segundo encuentro tiene por objeto “examinar a fondo” el impacto de las medidas adoptadas por los Estados parte en esta Convención y optimizar su implementación, evaluar su eficacia, en particular “respecto a las nuevas tendencias del tráfico ilícito de bienes culturales”, así como “elaborar estrategias para una mejor aplicación” de la Convención es otro de los retos de la reunión.

Recuerda que este instrumento jurídico es “indispensable en la lucha contra el tráfico ilícito de bienes culturales”.

Coincidiendo con esta reunión, en la sede la Organización de la ONU para la Educación, la Ciencia y la Cultura, la Unesco presentó hoy una exposición titulada “Tesoros encontrados. Cooperación internacional en la lucha contra el tráfico ilícito de bienes culturales”, que muestra una treintena de obras de arte creadas entre los siglos IV a. de C. y el siglo XVII, que fueron robadas y recuperadas.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo