Sara Montiel, homenajeada en Chicago como el "sueño de varias generaciones"

Por Publimetro Colombia

Chicago, 27 abr (EFE).- La actriz y cantante española Sara Montiel regresó hoy a Chicago, después de casi 60 años, para recibir un homenaje como el “icono más importante de la cultura española”, en un espectáculo donde habló sobre su vida y sus 69 años de carrera.

“Sara Montiel fue el sueño de varias generaciones, desde los años 50 a la actualidad”, dijo el director del Instituto Cervantes, Ignacio Olmos, a lo que la artista respondió “gracias, es que me ves con buenos ojos”.

Con 84 años recién cumplidos y algunos “problemitas” provocados por la fractura de una vértebra que le impide estar mucho tiempo de pie, Montiel confesó que hay momentos en que una voz interior le dice “Antonia, tienes que parar”.

“Pero si paro me aburro como una ostra. Y eso que he trabajado como una negra toda mi vida, desde los 13 años”, dijo entre risas.

Para el homenaje se escogieron los 55 años del filme “El último cuplé”, lo que posibilitó su regreso a una ciudad donde estuvo con el actor estadounidense Gary Cooper en 1954 para promocionar la película “Veracruz”.

“Me hacia mucha ilusión volver, porque además me considero una mafiosa muy distinguida”, dijo en referencia al pasado de Chicago como cuna de Al Capone.

Con uno de los rostros más bellos del cine y una personalidad arrolladora, Montiel hizo carrera en España, México y Estados Unidos.

La belleza fue para ella “un hándicap que me reventaba”, y en su opinión muchas veces los críticos no apreciaban su valor como actriz porque la veían “más bella que nunca” o “saliéndome de la pantalla”, sin importar el trabajo de fondo.

De todas maneras, admite que al verse hoy en la pantalla se da cuenta “de lo guapa que fui” y de que “la tía que aparece en el espejo es irreconocible”.

Sara Montiel, nombre artístico de María Antonia Abad Fernández, interpretó su primer papel en el cine en “Locura de Amor” (1948).

Fue la primera actriz española que triunfó en Hollywood, donde debutó en “Veracruz” al lado de Gary Cooper y Burt Lancaster, e hizo amistad con figuras como James Dean y Marlon Brando.

En su autobiografía “Vivir es un placer”, publicada en el 2000, Montiel habló sobre romances breves que habría tenido en esa época con el escritor Ernest Hemingway y James Dean.

Sin embargo, hoy lo negó y dijo que solamente tuvo un amor durante esos años y fue el científico español Severo Ochoa, “a quien conocí en Nueva York”.

En México, Montiel es una de las pocas leyendas vivas de la llamada “época de oro” del cine mexicano, donde filmó 12 películas en menos de cinco años y protagonizó junto a Pedro Infante títulos como “Necesito dinero” y “Ahí viene Martín Corona”.

La actriz decidió probar suerte en México y Estados Unidos cuando en España “solamente me ofrecían papelitos que pagaban muy poco”.

Sin embargo, en Estados Unidos se cansó de “los papeles de india” y de interpretar a latinos, “cuando era muy mal visto hablar español”.

También se agotó de explicar dónde estaba su país o de aclarar que no era mexicana, “aunque México me dio la nacionalidad y fue allí donde León Felipe me enseñó a leer”, dijo.

Recordó además que tuvo que contratar a un abogado para romper el contrato con los estudios Warner con el fin de regresar a España a filmar musicales, “que batieron récords en todo el mundo y en el caso de México y Argentina estuvieron en cartel durante años”.

“Incluso en la ciudad de Praga tengo una estatua que ni sabía de su existencia”, dijo.

Con el destape en España, después de la muerte del dictador Francisco Franco, “llegó un cine que no me gustó. Aunque me llovían los guiones y pude ser más millonaria de lo que soy, preferí retirarme del cine en 1976 y dedicarme a cantar en teatros de todo el mundo”, dijo.

En el Instituto Cervantes de Chicago, y ante una sala repleta que la aplaudió de pie, Sara Montiel cantó acompañada por una pianista algunos de sus éxitos más renombrados, como Fumando espero, La bien pagá, Bésame mucho y La violetera.

“Son canciones que me dieron fama y que supe interpretar muy bien. Ahora tal vez las canto de manera diferente, pero con la misma emoción”, dijo.

Después de Chicago, Sara Montiel viajará a Cincinnati (Ohio), cuya universidad ha organizado un simposio en su honor en el que se exhibirán películas y se debatirá sobre su papel como “icono gay” en el cine y la literatura, para terminar su gira en Nueva York.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo