Nicanor Parra regala poemas en lugar de discursos

Por Publimetro Colombia

Alcalá de Henares (España), 23 abr (EFE).- La entrega hoy del premio Cervantes al chileno Nicanor Parra fue una ceremonia “atípica”, y no por ello menos intensa, como corresponde a un antipoeta, quien por boca de su nieto Cristóbal Ugarte, que leyó el discurso, cree merecer “el premio por el libro que está por escribir”.

La ausencia del Rey y del propio premiado, Nicanor Parra, de 97 años, que no viajó a Madrid a pesar de que tenía el pasaporte, como declaró a Efe su hija Colombina, por recomendación del médico, marcó la solemne ceremonia, que como cada año se celebró en el paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares.

Una ceremonia que presidió por primera vez en la historia del premio el príncipe de Asturias, acompañado por doña Letizia, y que tuvo como espectadora de excepción a otra poeta irreverente, también incondicional de Rimbaud, la cantante estadounidense Patti Smith, quien, vestida muy elegante con traje negro y corbata a juego, escuchó atentamente la ceremonia mientras escribía un poema dedicado al poeta chileno, dijo.

“Le admiro mucho. Me gustan sus poemas rebeldes y humanos”, comentó la artista, que dio un toque alternativo a la ceremonia, como corresponde a Nicanor Parra, la voz menos convencional y más simbólica de la poesía hispanoamericana y quien junto con Pablo Neruda y Vicente Huidobro forma el triángulo de los más grandes de la lírica de la otra orilla.

Cristóbal Ugarte (apodado “el Tololo” por tener los ojos tan grandes y juntos que le recordaba a su familia un observatorio de Chile del mismo nombre), de 19 años, vestido muy elegante para la ocasión, fue portador de las palabras de su abuelo, quien pidió “un año mínimo de prórroga para poder ‘perigueñar’ un discurso medianamente plausible”.

“Don Quijote no cabe en un fin de semana”, dijo Nicanor Parra a través de su nieto, quien, en presencia de los príncipes de Asturias, del presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y de numerosas autoridades, contó que antes de viajar a España había dejado a su abuelo “en su casa de Las Cruces, en la costa chilena, rodeado de libros”.

Parra suele reunir los textos que escribe para los discursos y actos oficiales bajo el epígrafe de “Discursos de sobremesa”. “Yo demoro seis meses en armar un discurso que se lee en 45 minutos y que parece que estuviera improvisado”, comentó.

Pero Cristóbal Ugarte llenó el paraninfo de los sonidos de las poesías, de los antipoemas, de su abuelo, y lo hizo bajo la presencia de una máquina de escribir antigua con la que Parra escribió sus textos y que el nieto trajo desde Chile en la maleta, para que mañana sea depositada en la Caja de las Letras del Cervantes, con un poema inédito que no se podrá leer hasta dentro de 50 años.

“¿Esperaba este premio?”, le preguntan a Parra en uno de los breves poemas leídos hoy por su nieto con voz firme y con las modulaciones adecuadas. “No/ Los premios son/ como las Dulcineas del Toboso/ Mientras + pensamos en ellas/ + lejanas/ + sordas/ +enigmáticas./ Los premios son para los espíritus libres/ y para los amigos del jurado/”, dice Parra.

Un discurso con humor e ironía, porque para Parra “la verdadera seriedad es cómica”, como recordó el ministro español de Educación, Cultura y Deportes, José Ignacio Wert, quien dijo “que la antipoesía es una poesía irreverente que cuestiona el statu quo con aspereza y a veces con sorna, pero que no lo hace por capricho”.

“No se trata de una rebeldía al uso, porque hay que recordar que Nicanor Parra no es solo poeta, es un científico que trabajó durante décadas en la universidad de Chile”, matizó Wert.

El príncipe de Asturias, que hizo un discurso muy literario, valoró hoy la figura de Nicanor Parra como un “espíritu gemelo” de Miguel de Cervantes, un “rupturista” y un poeta “esencial” y “desnudo de adornos”, cuyas palabras, subrayó, unen a los hispanohablantes y ensanchan la vida de todos.

Los príncipes posaron para los medios gráficos junto a los familiares de Parra que acudieron a la ceremonia y, tras visitar la muestra sobre su obra expuesta en la Universidad, abandonaron este centro junto a Rajoy, quien, en unas breves declaraciones para las televisiones chilenas, agradeció que el Gobierno de Chile haya estado representado con dos ministros.

Una ceremonia en la que también estuvieron el ministro de Cultura chileno, Luciano Cruz-Coke, y el de Relaciones Exteriores, Alfredo Moreno.

La cantante Patti Smith, acompañada por la familia Parra, su hija Colombina, Ricardo Nicanor Parra y sus cinco nietos, y por el crítico español Ignacio Echevarría, uno de los responsables de las Obras Completas del poeta, comentó que le había gustado mucho la ceremonia. “Sin ceremonias la anarquía no tendría sentido”.

Carmen Sigüenza

Santiago de Chile, 23 abr (EFE).- El poeta chileno Nicanor Parra elogió hoy la palabra “rupturista”, que el Príncipe de Asturias empleó para definirlo en el discurso que el heredero de la corona española pronunció en el acto de entrega del Premio Cervantes, en la Universidad de Alcalá de Henares.

“Buena la palabra del príncipe”, comentó Parra, de 97 años, al saber que en su discurso don Felipe lo definió como un poeta “rupturista” y “esencial”.

El creador de la antipoesía se enteró de que la ceremonia ya se había realizado por una periodista de Radio Cooperativa apostada frente a su casa, en la localidad costera de Las Cruces, en el litoral central de Chile.

El autor de “Hojas de Parra” y Discursos de sobremesa”, entre otras obras, salió temprano para ir a comprar los diarios, como hace a diario y pensaba que la ceremonia en Alcalá de Henares sería más tarde.

De pijama, pero abrigado con un chaleco sobrepuesto, un gorro y su bastón, pidió a la periodista que le describieran cómo había sido la ceremonia.

Al enterarse de que el Príncipe de Asturías lo había calificado en su discurso de “rupturista”, se rió y dijo: “buena la palabra del príncipe”.

Nicanor Parra, acompañado de su hija Catalina, subió en seguida a su viejo Volkswagen “escarabajo” y ambos partieron a comprar los diarios del día.

Cuando partieron, Catalina estaba al volante, pero al regreso era el propio poeta el que conducía el automóvil. Entró en la casa sin hacer otros comentarios.

Su hija pidió a la prensa que lo dejasen tranquilo, que para el resto del día no quería hacer nada más.

En la ceremonia de entrega del premio, Nicanor Parra fue representado por su nieto Cristóbal Ugarte, a través del cual pidió una prórroga de un año para preparar un discurso “medianamente plausible”, de agradecimiento.

La ceremonia, de forma excepcional, fue presidida por los príncipes de Asturias debido a la convalecencia del rey Juan Carlos tras su operación de la cadera.

Alcalá de Henares (España), 23 abr (EFE).- El príncipe de Asturias valoró hoy la figura del chileno Nicanor Parra como un “espíritu gemelo” de Miguel de Cervantes, un “rupturista” y un poeta “esencial” y “desnudo de adornos”, cuyas palabras, ha subrayado, unen a los hispanohablantes y ensanchan la vida de todos.

De forma excepcional, don Felipe y doña Letizia presidieron peste año la ceremonia de entrega del Premio Cervantes en el habitual escenario del Paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares (en las cercanías de Madrid), a la que no acudieron los reyes, debido a la convalecencia de don Juan Carlos tras su operación de la cadera, y tampoco el premiado, Nicanor Parra, por su avanzada edad.

En su discurso de clausura de la ceremonia, don Felipe señaló que, al ver llegar a Parra al parnasillo de poetas galardonados con este premio, Cervantes “reconocerá en él un espíritu afín, un poeta desnudo de adornos, con atuendo de vecino de Chillán” y le dará la bienvenida como “colega” y “raro inventor”.

En una ceremonia a la que asistió el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, el príncipe también destacó la decisión de la familia del poeta chileno de depositar mañana en la Caja de las Letras del Instituto Cervantes, en Madrid, la máquina de escribir del premiado “con un poema inédito y la orden de no abrirlo hasta dentro de cincuenta años”.

“Como las palabras de Parra están en perpetuo movimiento, no sabemos lo que entonces aparecerá; pero no hay duda: serán palabras que nos unen en la lengua de Cervantes y ensanchan nuestra vida”, reflexionó el heredero de la Corona española.

En una intervención llena de citas literarias, el príncipe Felipe definió a Parra como “un poeta esencial” para toda Hispanoamérica, que “se unió alborozado” a quienes inventaron “el carnaval de las palabras” para dirigir esta danza, y quiso resaltar que el premiado “concibe la realidad como fragmentación” y, “cambiando de continuo de máscara”, emprende “una crítica del lenguaje”.

Pero el veterano poeta chileno “es mucho más que un provocador, es ciertamente un rupturista” que desenmascara “credos de todo orden, empezando por lo literario, sin consentir que se le encasille, sobre todo en lo político”, señaló el heredero de la Corona española, antes de recordar unas palabras del galardonado: “Yo no soy derechista ni izquierdista; yo simplemente rompo con todo”.

En este contexto, ensalzó su cualidad de “‘raro inventor’ que forjó el designio de la ‘antipoesía"” y rememoró sus esfuerzos para “rehacer la propia historia del hombre” y “romper el complejo sistema de leyes y normas que lo someten”, antes de dedicar unas palabras a los “artefactos” literarios con los que “exploró nuevas formas, nuevos espacios para las palabras siempre libres”.

Antes de declarar clausurada la ceremonia, don Felipe se dirigió a Cristóbal Ugarte, el nieto de Parra elegido por la familia para recoger en su nombre el premio, y se mostró convencido de que el poeta estará “muy orgulloso” de la forma “tan serena e impecable” con que ha ejercido su representación.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo