Las pinturas inéditas de José Hierro en un libro con sus mejores poemas

Por Publimetro Colombia

Madrid, 15 abr (EFE).- El poeta José Hierro era un hombre del Renacimiento: escribía, pintaba, sabía música y podía ser el mejor agricultor o albañil. Y este año que se conmemora el décimo aniversario de su muerte y el 90 de su nacimiento salen a la luz sus pinturas y dibujos inéditos en una antología con sus mejores poemas.

Un libro que bajo el título “Hierro ilustrado. Antología gráfica y poética” recoge una selección de sus pinturas que se encontraban en el archivo de la Fundación Centro de Poesía José Hierro, en Getafe (Madrid), y que ahora publica Nórdica Libros, en un volumen que constituye todo un acontecimiento cultural.

Y es así porque el libro deja ver, a través de casi cien imágenes, una de las facetas menos conocidas del autor, y no por ello menos valiosa que sus versos tejidos a fuego lento, bruñidos por el dolor y el canto a la vida a la vez.

Figura clave de la poesía de la posguerra, junto a Blas de Otero, Gabriel Celaya y Eugenio Nora, aunque también se le etiqueta en la generación posterior, la de los 50, junto a Claudio Rodríguez, Francisco Brines, Ángel González o José Manuel Caballero Bonald, entre otros, a Hierro no se le puede apresar en grupo alguno porque era un poeta de voz libre que siempre dijo que no distinguía entre poesías, “ni entre la poesía social ni de la otra”.

Pero la sombra de José Hierro ha cubierto a todos los poetas y a sus miles de lectores, porque era un hombre cercano y campechano, amante de la creación y la vida, que vio como en los últimos años de su existencia le llovían todos los premios.

Fue elegido académico de la lengua y galardonado con el Premio Cervantes, el Reina Sofía de Poesía o el de la Crítica y el Nacional de Poesía, por su poemario “Cuaderno de Nueva York”, un libro clave en su vida.

Y Hierro pintor es así: un acuarelista intimista y delicado, un dibujante a tinta china o con lapiceros de colores y en blanco y negro que captaba la naturaleza y los rostros, como el suyo, porque sus autorretratos son una constante en este libro. Pinturas de su singular y poderosa cabeza, con frente ancha y de color del barro cocido, aquí cubista, surrealista o con trazos dibujados.

Retrato de su cuerpo de manos enormes, rostros de mujeres pintados como manchas sin límites, mujeres melancólicas, abstractas; su torso desnudo o paisajes marinos con cielos lluviosos forman parte de estas imágenes.

Al igual que están presentes niños con cometas en playas desiertas, con colores del ocaso, paisajes invernales, árboles en primavera; flores, algún torero, carreteras con caminos infinitos, y el mar, siempre el mar. Todo ello abrochado en este bello volumen, que se completa con una selección de las poesías más representativas de Hierro.

Poemas que van desde su primer libro “Tierra sin rostro”, de 1947, pasando por “Alegria”, “Con las piedras, con el viento”, “Quinto del 42”, “Cuanto se de mi”, “Libro de las alucinaciones”, “Agenda”, “Cuaderno de Nueva York” hasta un epílogo con Sonetos, “Retrato de mi nieta Paula”, “La impasible María con erres, eles y eses” y “Di fe”.

Poemas que son pinturas y pintura que son poemas. Así se podía seguir la línea creativa de José Hierro, que también supo añadir la música, su otra afición, a su mirada humilde y creativa sobre el mundo.

El editor del libro, Diego Moreno, quiere dejar claro a Efe que se trata de pinturas y dibujos no pensadas para ilustrar los poemas, por lo que el trabajo de selección ha sido “muy interesante y complicado”.

Los poetas y amigos de Hierro, Francisca Aguirre y Luis Alberto de Cuenca ponen la nota emotiva y explicativa sobre el poeta; ella con un texto bajo el título “José Hierro: una presencia permanente” y él con el epílogo.

Este esperado libro “Hierro ilustrado. Antología gráfica y poética” se presentará el próximo día 23 de abril en la sede de la Fundación Centro de Poesía José Hierro en Getafe, Madrid.

Carmen Sigüenza

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo