Del "cyberlunes" y "black friday" a las compras en línea permanentes

Si bien siguen existiendo fechas coyunturales en las que varias marcas tratan de ofrecer un catálogo online a mejor precio, cada vez es más común hacer las compras diarias a través de internet, con la ventaja de que el tiempo propio se utiliza mejor.

Por Dmitry Belyaev, Mwn

Las compras en línea se han disparado en los últimos años como una rutina diaria. No se trata sólo de eventos coyunturales de grandes descuentos como el "cyberlunes" o el "black friday" -que siguen vigentes-, se trata principalmente de la comodidad que ofrece comprar en línea desde su casa, su oficina o la universidad, a través de su teléfono celular y con la tranquilidad de que se trata de una compra segura, eficiente, garantizada y, lo mejor de todo, que le va a dejar tiempo libre.

"Las compras en línea han mejorado para los consumidores, quienes reciben los paquetes más rápido y ahorran más dinero. Los minoristas en línea ofrecen más facilidad con envíos gratuitos y muchos han comenzado a ofrecer envío de devolución gratuita. Las tiendas electrónicas cumplen también con los pedidos on-line a través de sus tiendas locales para lograr que los paquetes lleguen a los compradores más rápidamente. Los consumidores también tienen la oportunidad de comparar los precios de manera rápida, obtener acceso instantáneo a las ofertas y cupones de descuento y la capacidad de encontrar otros ahorros por medio de promociones publicadas en las páginas de medios sociales de los minoristas", explica a Publimetro Andrea Woroch, experta en consumo y ahorro de dinero, con sede en California

 

 

Este deseo de comprar en línea, de acuerdo con la firma de asesoría de comercio electrónico con sede en Estados Unidos, The Good, es impulsado por los precios más bajos, facilidad de consumo móvil y necesidad de las personas de hacer su propia investigación acerca de las cosas que están dispuestas a comprar. Pero también afecta a nuestros hábitos de compra ‘fuera de línea’.

Los consumidores ahora investigan qué producto quieren antes de entrar en un lugar de venta”, explicó Jon MacDonald, fundador de The Good. “El comprador sabe cuál es el mejor precio y los minoristas se ven obligados a reducir los costos o proporcionar una mejor experiencia de servicio al cliente para justificar su precio más alto”.

Esta experiencia de compra también ha mejorado en línea, junto con el desarrollo de la industria del comercio electrónico. Como lo vemos cada día, cuando realizamos desde pedidos online de nuestro almuerzo, hasta con compras de un mercado largo y completo que además nos quitaría al menos dos o tres horas de nuestro tiempo en un establecimiento de gran superficie, los sitios web hoy son más personalizados con la ubicación, temporada y los hábitos de compra de cada individuo.

“En lugar de que todo el mundo vea el mismo sitio genérico y reciba los mismos correos electrónicos genéricos, los compradores pueden ver un sitio con sugerencias altamente relevantes y recibir comunicaciones personalizadas en función a sus intereses y comportamientos de compras pasadas”, concluyó Shaun Tinney, analista de comercio electrónico.

Victoria Virviescas Calvete, presidenta ejecutiva de la Cámara Colombiana de Comercio Electrónico (CCCE), estimó que el comercio online crecerá en 20% al cierre de 2018, lo que representaría unos $17 billones.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo