Expertos alertan de que España se juega 26.000 millones ante la nueva Grecia

Por Publimetro Colombia

Madrid, 29 ene (EFE).- Los cerca de 26.000 millones de euros que España ha aportado a Grecia en préstamos y avales están en juego ante la incertidumbre que ha generado el nuevo Gobierno griego sobre una renegociación o quita de la deuda helena, según alertan algunos economistas consultados hoy por Efe.

La mayoría de expertos y analistas consultados descartan que las decisiones del nuevo Ejecutivo griego puedan tener un impacto negativo en la economía española, aunque alertan de la elevada volatilidad que registrarán los mercados en los próximos meses.

Mientras algunos analistas creen que Grecia debe pagar los rescates que debe, otros expertos recuerdan que España está muy endeudada y una condonación de la deuda puede favorecer futuros procesos de renegociación con nuestro país.

La analista de FUNCAS María Jesús Fernández indica que la intención de Grecia de paralizar algunos de los compromisos adquiridos con la troika (Comisión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional) “auguran problemas en el proceso negociador” y aboga por que España siga generando confianza en los inversores.

“Lo que puede afectar es el miedo a un contagio; que los inversores piensen que España puede hacer lo mismo al ser un país endeudado y con un déficit todavía elevado, y empiecen a huir capitales”, asegura.

Estefanía Ponte, de Cortal Consors, prevé que las bolsas europeas tengan “muchísima” volatilidad en estos meses, aunque no cree que a España le afecte más directamente que al resto de países de la eurozona.

Recuerda que la actual situación de la economía española es muy distinta a la de 2010 y destaca la mejoría del PIB y de las cuentas públicas.

No obstante, alerta de que no puede descartarse una salida de Grecia del euro.

Al respecto, el profesor emérito de la escuela de negocios IESE Juan José Toribio cree que los efectos sobre España dependerían de si esa salida es o no negociada, con ayudas europeas o brusca y con una interrupción repentina de las líneas de crédito a Grecia.

Respecto a la recuperación de los 26.000 millones aportados por España a Grecia, alerta de que “si Grecia no pagara, España tendría que abonar la parte proporcional del rescate”.

También insiste en que “España está en una posición mucho mejor que Grecia” y no cree que sea “el siguiente eslabón más débil en la zona euro”.

Para el economista y director de la Fundación Fuhem Ecosocial, Santiago Álvarez Cantalapiedra, la mejor coyuntura económica unida a los nuevos planes del BCE y del presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Junker, favorecen un “campo de maniobra” que permite abordar una reestructuración de la deuda griega.

“La reestructuración de su deuda es necesaria para que Grecia salga adelante y si es buena para este país, será buena para el resto de Europa”, añade.

Recuerda que la deuda española está en manos extranjeras y un proceso de reestructuración o quita en Grecia “abre la puerta” a una renegociación también en España.

“Hay que refinanciar teniendo en mente sacar a Grecia del hoyo y no responder a las garantías de los acreedores”, recalca.

El economista Julio Rodríguez, miembro de la junta directiva de Economistas frente a la crisis, también ve razonable que a medio plazo se encuentre una solución sobre el pago de su deuda.

“Esto podría ser hasta bueno para España porque de alguna forma podría también beneficiarse de esas mismas condiciones”, apunta.

En su conjunto, ha añadido, tampoco se puede decir que la situación en la eurozona sea óptima, “abocada como está a un crecimiento muy débil y con una situación muy marcada por las políticas deflacionistas”.

Álvarez Cantalapiedra reconoce que una salida de Grecia del euro tendría un efecto negativo en España y supondría “el fracaso colectivo del proyecto europeo”.

La coordinadora del servicio de estudios del Instituto de Estudios Económicos (IEE), Almudena Semur, señala a Efe que la posibilidad de contagio a España de la situación griega “en este momento es cero” y descarta que pueda repercutir en un empeoramiento de la economía española.

Semur no duda de que habrá algún tipo de acuerdo y prevé que “quizás haya que aumentar” los plazos de pago de la deuda.

Considera que España no puede perder los 26.000 millones con los que ha contribuido y el nuevo Gobierno griego debe cumplir con los pactos.

Atenas, 29 ene (EFE).- La salida de depósitos bancarios de Grecia se ha intensificado sensiblemente en enero y, según estimaciones bancarias citadas por los medios, podrían alcanzar los 8.000 millones de euros.

Fuentes bancarias griegas señalaron a Efe que, según los datos oficiales del Banco de Grecia, en diciembre se retiraron 3.000 millones de euros y afirmaron que “en enero la cantidad fue superior”, posiblemente “cerca de las cifras que apuntan los medios”.

Por su parte, el Banco de Grecia se limitó a señalar a Efe que la entidad monetaria “no comenta filtraciones y rumores”.

Las cifras oficiales publicadas a comienzos de enero confirmaban la retirada de 3.000 millones de euros en diciembre, y el Banco Central señaló en su momento que vigilaba de cerca la situación pero que todo estaba “bajo control”.

Para hacer frente a una eventual escasez los cuatro bancos sistémicos solicitaron a mediados de enero al Banco Central Europeo (BCE) fondos del mecanismo de asistencia a la liquidez (ELA).

En diciembre, el aumento de la retirada de fondos todavía se justificó con el periodo prenavideño y el pago de impuestos que vencía a finales de año.

En enero, el factor decisivo que acentuó los problemas de liquidez fue la decisión del banco central suizo de dejar libre la paridad del franco suizo con el euro, lo que se tradujo en una caída del euro frente a la divisa helvética y en una reducción de depósitos de entre 1.500 millones y 2.000 millones de euros.

A ello se sumó, según algunos analistas, el temor a la victoria de la izquierda.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo