Syriza excluye la salida del euro porque significaría "romper la eurozona"

Por Publimetro Colombia

Atenas, 14 ene (EFE).- El izquierdista Syriza excluye completamente la salida de Grecia del euro, porque esto conduciría a la ruptura de la eurozona al completo y a la aplicación de facto de un nuevo programa de austeridad, que es precisamente lo que quiere combatir el partido si gana las elecciones del próximo día 25.

“No es posible salirse del euro sin romper la eurozona al completo. Sería pasar de un sistema de moneda única a uno de tipos de cambio fijo, como lo tuvimos en la década de los años noventa”, explica el jefe de Economía de Syriza, Yannis Miliós, en entrevista con Efe.

En contra de lo que asegura el Gobierno del conservador Andonis Samarás, que habla de una “agenda oculta” de Syriza que contempla la salida del euro, Miliós insiste en que el partido liderado por Alexis Tsipras no se plantea esta opción.

“Nosotros somos contrarios a una depreciación de las condiciones de vida de la mayoría de la gente y una deprecación monetaria sería como aplicar un plan de austeridad”, sostiene.

Respecto a la condonación de la deuda, que constituye uno de los caballos de batalla de Syriza, Miliós explica que existen múltiples instrumentos técnicos para posibilitarlo.

Básicamente, añade, la idea de Syriza, desarrollada por él en cooperación con otros dos catedráticos, consiste en una moratoria del pago de la deuda para todos los países, con intereses nulos y un plazo de devolución que se prolongaría durante unas cuatro décadas, hasta que el ratio de la deuda respectiva haya bajado al 20 % del PIB.

El Banco Central Europeo (BCE) canjearía el servicio de la deuda de todos los países por bonos cupón cero, es decir, que no pagan intereses hasta su devolución. Según Miliós, esto solo costaría 1.300 millones de euros, pues el BCE no canjearía la deuda, sino solo los intereses.

Entre las reformas fundamentales que aplicaría un Gobierno dirigido por Syriza figura la del régimen fiscal y de la administración pública.

“Tenemos previsto, por ejemplo, reducir de 18 a 10 el número de ministerios e introducir un sector público que se rija por criterios de efectividad”, señala Miliós para recalcar que en Grecia “no sobran funcionarios, sino que están mal distribuidos”.

Mientras que algunos ministerios son perfectamente prescindibles, faltan funcionarios en la inspección fiscal, “porque al actual Gobierno no le ha interesado perseguir eficazmente la evasión”, explica Miliós, catedrático de Economía de la Universidad Politécnica de Atenas.

El programa económico de Syriza, bautizado con el nombre de “Programa de Salónica”, recuerda Miliós, consta de tres pilares: lucha contra la crisis ‘humanitaria’, relanzamiento de la economía y estabilización del mercado laboral y reforma del Estado, y su coste total es de 12.000 millones de euros.

El primero, por valor de unos 2.000 millones, consiste en ofrecer luz gratuita a 300.000 hogares de personas sin medios, así como vales de comida y bonos de transporte público para los pobres. Además, contempla restablecer la decimotercera paga para todos los pensionistas que cobren menos de 700 euros al mes.

El programa laboral incluye restablecer el salario mínimo de 750 euros que regía hace cuatro años (actualmente son 586), explica Miliós, y añade que un Gobierno de Syriza creará, además, un banco de inversiones, cuyo objetivo es hacer frente al problema de las deudas con el fisco y la seguridad social acumuladas por las pymes.

En la deuda privada, el objetivo es posibilitar acuerdos extrajudiciales que permitan que cada deudor devuelva un máximo correspondiente al 30 % de sus ingresos; el resto quedaría congelado hasta que esté en condiciones de pagar.

“Con este tipo de acuerdos esperamos recuperar 20.000 millones de euros en siete años, 3.000 millones en el primer año”, explica el jefe de economía de Syriza, quien recalca que el objetivo es “no producir déficit”.

Según Miliós, los 12.000 millones de euros se podrían financiar de la siguiente manera: 3.000 millones de ingresos de la evasión recuperada, 3.000 millones de devolución de créditos morosos y 3.000 millones procedentes del fondo de estabilidad financiero griego.

Los 3.000 millones restantes, añade, provendrían de los fondos de cohesión europeos: 1.700 millones del vigente contingente y los 1.300 millones que quedan a negociar con los socios europeos.

Ingrid Haack

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo