Wall Street frena en la recta final de otro año imparable

Por Publimetro Colombia

Nueva York, 31 dic (EFE).- Tres días de bajada consecutivas aguaron la fiesta al Dow Jones, que terminó otro año de conquistas, el 2014, por debajo de los 18.000 puntos y perdiendo 160 puntos en la última jornada, aunque con notable progreso acumulado del 8,17 % y 32 récords, el último de ellos el 26 de diciembre.

El principal indicador de Wall Street no pudo consolidar su conquista de los 18.000 puntos, conseguida el 23 de diciembre, y acabó en 17.823,07 puntos, tras perder hoy un 0,89 %, pero cerró muy por encima de 2013, cuando cerró el llamado “año de los récords” con 16.576,66 puntos.

Mientras, el selectivo S&P 500, terminó hoy un año de 53 plusmarcas (la más reciente hace solo dos días) y un crecimiento del 11,83 %.

Los operadores de bolsa recordarán el 2014 como el año en el que este índice superó los 2.000 puntos, aunque hoy cediera un 1,03 %, lo que traducido en puntos fueron 21,45 hasta marcar 2.058,90 unidades. En 2013 se había despedido en los 1.848,36 puntos.

Finalmente, el índice compuesto del mercado Nasdaq retrocedió un 0,87 % hoy, cerrando en 4.736,05 puntos tras dejarse 41,39 enteros en la sesión de hoy, pero en este año volvió a soñar con recuperar las marcas por encima de los 5.000 que no transita desde que se pinchó el “boom de las .com”.

En los últimos doce meses, el mercado dominado por los grandes valores tecnológicos subió un 13,94 %, pues el 31 de diciembre de 2013 marcaba 4.176,59.

Así, Wall Street cerró contento, aunque con un pequeño disgusto de última hora. Habiendo cerrado el 2013 con un bonito doblete de récords para el Dow Jones y el S&P 500 (además, el Dow redondeó con 52 máximos históricos el titular de “un récord por semana”).

El de hoy fue un tropiezo final en un año lleno de tantos récords como caídas en picado que hicieron que el crecimiento se ralentizara respecto al año pasado.

Los factores que influyeron en la deslucida despedida fueron, por un lado, la cifra semanal de solicitudes de subsidio por desempleo en Estados Unidos subió en 17.000 casos la semana pasada, hasta alcanzar los 298.000, en la primera alza en cinco semanas.

Por otro, el índice de ventas pendientes de casas usadas en Estados Unidos subió un 0,8 % en noviembre, un repunte que supone la tercera alza consecutiva en tres meses, y apunta a una consolidación del mercado inmobiliario.

Pero, una vez más, como en el último semestre del año, el lastre principal fue el petróleo, que hoy volvía a registrar una caída en los precios internacionales y que en Estados Unidos cerró en los 53,27 dólares el barril, la mitad que el máximo marcado en julio y 45 dólares menos que el año pasado en estas fechas, cuando se despidió a 98,42 dólares y con un aumento del 7,2 %.

El 2014 cerró, en realidad, fiel a su principal característica: la volatilidad. Un año en el que el invierno y la llamada a la prudencia tras el festival de récords congeló las cotizaciones durante los primeros meses.

Tras una primavera de recuperación, llegó un verano convulso internacionalmente por la acumulación de conflictos en Ucrania, Irak, Libia y Palestina. Pero llegado el otoño, los récords volvieron a concatenarse, especialmente en los últimos tres meses del año.

En estos doce meses, los mercados también vieron consumirse mes a mes el estímulo monetario de la Reserva Federal de EE.UU., con Janet Yellen como presidenta al frente, aunque las tasas de interés, el otro gran miedo, siguieron congeladas, favoreciendo la inversión privada y no el ahorro de los ciudadanos.

Es por eso que, aunque el Dow Jones haya conquistado en 2014 la barrera de los 17.000 y los 18.000, no ha crecido a tanta velocidad como el año pasado, cuando subió un 28,5 %.

En el año que se cierra, dos empresas tecnológicas fueron la cara y la cruz: la que más ganó fue Intel (nada menos que un 41,76 %) y la que más perdió fue IBM (-13,31 %).

Lo mismo puede decirse del S&P 500. Aunque tuvo menos récords el año pasado (45) entonces subió un total del 29,6 %.

Y mientras, el dólar, que hoy subió ante el euro y se cambiaba a 1,2101, vivió su mejor año desde 2005, con un euro debilitado y un yen en su peor cambio desde hace siete años.

Mateo Sancho Cardiel

Nueva York, 31 dic (EFE).- Wall Street se enfrenta a 2015 con varios miedos y varias esperanzas, tras cerrar otro año de récords y tendencia ascendente ensombrecido por una última sesión de notables pérdidas.

Entre los objetivos a corto plazo, el Dow Jones tiene, por supuesto, recuperar la barrera de los 18.000 puntos. No parece difícil. Hoy mismo lo consiguió a primera hora de la mañana pero luego la situación dio la vuelta y acabó perdiendo 160 puntos.

¿Conseguirá en 2015 los 19.000 o incluso los 20.000? Este año superó dos barreras psicológicas: la de los 17.000 y los 18.000.

En 2015 también se intentará que el invierno, que todavía no ha pegado fuerte en Estados Unidos, no sea tan económicamente catastrófico como en 2014, cuando tras “el año de los récords”, se tardaron meses en romper el hielo, nunca mejor dicho, de las plusmarcas.

El selectivo S&P 500, con los 2.000 puntos conquistados, este año tendrá menos cifras redondas a mano, todo lo contrario que el Nasdaq, que tras 15 años en el ostracismo, viendo cómo los otros dos índices ampliaban sus máximos históricos, aspira a acercarse a aquél hito del “boom de las .com” que le llevó por encima de los 5.000 puntos en el año 2000, antes de que reventara la burbuja de los negocios online.

En el año que cierra, llegó a estar a menos de diez puntos de la barrera, pero no consiguió traspasarla, aunque fue el índice que más creció en 2014, dentro de que los tres celebraron que llevan tres años consecutivos de progresos.

En los próximos meses, los operadores de bolsa tendrán que templar los nervios ante las nuevas medidas de la Reserva Federal de Estados Unidos.

Después de haber tenido reacciones casi esquizofrénicas ante el recorte del estímulo monetario mensual, el último resquicio de proteccionismo afecta a los tipos de interés, congelados desde 2008 y que, ya se sabe, volverán a por sus fueros en 2015, más pronto que tarde.

Y, desde luego, el petróleo intentará recuperar sus precios tras la crisis de exceso de oferta que los ha reducido a la mitad en solo cinco meses.

Llegó a marcar más de 106 dólares el barril en junio y hoy se despidió a poco más de 53 dólares. El mango de la sartén, no obstante, lo tiene la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), que de momento se ha resistido a tomar medida al respecto.

Y no se puede pedir que el contexto internacional se pliegue a las leyes del mercado, pero Wall Street también pide para 2015 un año menos convulso que 2014, donde se arrastró el conflicto entre Ucrania y Rusia iniciado en 2013, el mundo se conmocionó con el terrorismo del Estado Islámico (EI) y la herida entre Palestina e Israel siguió supurando.

Los inversores, que ante la complejidad de las cuestiones geopolíticas tienden a bloquearse, pedirán también esta noche, como casi todo el mundo, un año de paz.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo