La apertura de Cuba redobla la competencia por el mercado turístico caribeño

Por Publimetro Colombia

Madrid, 21 dic (EFE).- El giro histórico de las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Cuba supondrá para la isla una oportunidad sustancial para afianzarse como uno de los grandes competidores del mercado turístico caribeño, en el que las grandes hoteleras españolas gozan de una posición privilegiada.

A pesar de que Cuba se incorporó con decisión a la oferta turística del Caribe a partir de los años 90, en la carrera por el mercado llegó más tarde que sus vecinos mexicanos, dominicanos o los portorriqueños.

No obstante, Cuba se ha convertido en uno de los destinos más demandados del Caribe y su sector turístico en el principal negocio para las empresas españolas en la isla, concentrando el 75 % de las inversiones españolas en el país, según los datos facilitados por el ICEX.

Cuba tiene un enorme potencial que se espera que comience a aprovechar en la medida en que el bloqueo económico de Estados Unidos (EEUU) se flexibilice y comiencen a llegar más inversiones extranjeras a la isla.

Colonia española hasta 1898, es un destino apetitoso para las hoteleras españolas. La primera hotelera española en llegar fue Meliá, que lo hizo hace 25 años. Actualmente, explota 27 hoteles en territorio cubano, con 13.000 habitaciones que suponen un 15 % de su portafolio.

Cuba es para Meliá el segundo país de habla hispana en volumen de plazas hoteleras y un destino prioritario en el Caribe, en donde tiene varios proyectos en marcha.

En la isla también está presente Iberostar con 10 hoteles y Barceló con 2, el mismo número que Globalia a través de la cadena Be Live y que podría incorporar un nuevo complejo en Varadero. La oferta de NH se extiende a un hotel, al igual que la de Riu.

Con todo ello no es de extrañar que el vicepresidente ejecutivo de Exceltur, José Luis Zoreda, vea en este nuevo contexto un “mundo inmenso” de oportunidades comerciales con el primer mercado emisor del mundo y una excelente noticia para el sector turístico español, que aglutina el 50 % de la capacidad total de alojamiento de la isla.

La mayoría de sus turistas vienen de Canadá, Alemania o Inglaterra. También de Venezuela, México y España. Ubicada a menos de 90 kilómetros de la costa estadounidense, se espera que el turismo estadounidense en Cuba crezca de forma exponencial en los próximos años.

Una nueva afluencia americana permitirá desestacionalizar el turismo en la isla y mejorar los retornos de las inversiones, señala Zoreda.

El nuevo terreno diplomático facilita la llegada y la expansión de grandes competidores estadounidenses como las cadenas hoteleras Marriott o Hilton y la entrada de turopeadores norteamericanos.

Cuba cuenta con 60.500 habitaciones hoteleras y para 2020 prevé llegar a 85.000.

Con el aumento del flujo turístico se abren también unas expectativas extraordinarias de futuro para el transporte aéreo y para nuevas conexiones aéreas, favoreciendo a aquellas aerolíneas que trabajan en el segmento vacacional y chárter.

La nueva situación puede incluso animar a Iberia a retomar las rutas aéreas, que ya estaba reconsiderando su vuelta a Cuba, donde sí opera actualmente Air Europa con un volumen semanal de unos 4.000 pasajeros. Incluso, podría reconducir hacia Cuba uno de sus vuelos que une actualmente Miami y la República Dominicana.

Este cambio de rumbo abre además un nuevo mercado estratégico para las constructoras españolas. Rehabilitación de viviendas, infraestructuras de transporte, carreteras, autovías, obras ferroviarias, puertos o equipamientos públicos, son algunos de los desafíos a los que se enfrenta la isla, con un bloqueo comercial desde 1961.

Pero se espera además que el restablecimiento de las relaciones beneficie también a las exportaciones españolas y europeas, según asegura el presidente de la Cámara de Comercio de España, José Luis Bonet.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo