Grecia vive una huelga general desigual en medio de unas negociaciones cruciales con la Troika

Por Publimetro Colombia

Atenas, 27 nov (EFE).- Grecia vivió hoy la segunda huelga general del año contra las políticas de austeridad, mientras el Gobierno negocia con la troika un cierre del programa griego que no implique un tercer rescate y más recortes.

El paro fue secundado de manera muy amplia, según la confederación de sindicatos del sector público (ADEDY), cuyos trabajadores fueron los más implicados en la protesta.

Los ferrocarriles no circularon y el metro, el tranvía y los autobuses lo hicieron solo en ciertas franjas horarias.

También se sumaron a la huelga los funcionarios de las instituciones locales, los maestros y profesores y los trabajadores de las delegaciones de Hacienda y Justicia, así como los hospitales que funcionaron con servicios mínimos.

La confederación de sindicatos del ramo privado (GSEE) señaló que la participación fue hasta un 20 % mayor que en la anterior convocatoria, pues se adhirieron el transporte marítimo y el aéreo, que canceló todos los vuelos de las compañías que operan en Grecia.

Sin embargo, el paro prácticamente no se notó en el pequeño comercio, que, como la librería de Emilio, abrió la persiana.

“Las razones de la huelga son justas, pero cerrar las tiendas no sirve para nada, ni siquiera para protestar. Debemos buscar otras formas de reivindicación en un momento como este”, afirmó el joven librero a Efe.

Tampoco Panagiotis cerró su tienda de lámparas y menaje del hogar en el centro de Atenas, pues, aseguró a Efe que, aunque se opone a la política económica del Gobierno, no puede permitirse un día sin trabajar.

El mercado central de Atenas también siguió con su actividad habitual y todos los puestos de carne, pescado y otros productos contaron con abastecimiento de mercancías.

La población griega, hastiada tras seis largos años de crisis y azotada por el alto nivel de desempleo (más del 25 %), vive con ésta la segunda huelga general del año y la número 30 desde mayo de 2010, cuando se puso en marcha el primer rescate.

Por este motivo, secunda cada vez en menor medida estos paros que, en general, no paralizan el ritmo de vida del país.

El mayor clamor escuchado en la manifestación, a la que acudieron entre 25.000 y 30.000 personas según la Policía (entre 35.000 y 40.000 de acuerdo con los organizadores), fue el rechazo a los recortes que han provocado el empobrecimiento de las clases trabajadoras.

“Contra la pobreza y el desempleo”, “La única ley vigente es el derecho del obrero” fueron algunos de los eslóganes más coreados, mientras que las pancartas recogían el rechazo a las políticas de la Unión Europea (UE) y a las medidas que exigen la liberalización del despido: “No al medievo laboral” o “Contrato colectivo ya” fueron algunos ejemplos.

Yota es profesora de secundaria y una vez más, al igual que en todos los paros generales desde el inicio de la crisis, secunda la huelga de hoy porque “los colegios carecen de todo, mientras se negocia con la troika otro paquete de medidas de recorte que significarán nuevos reducciones en educación, salarios y pensiones y más impuestos”.

“Merece la pena participar, porque así trasladamos el mensaje de que el pueblo trata de resistir. Espero que nuestra generación consiga recuperar algunos de los derechos de las generaciones anteriores y tener una vida digna”, dijo a Efe Jaris, que gana 300 euros al mes con un trabajo a tiempo parcial en un importante operador de telefonía.

El Gobierno griego anunció hoy la posibilidad de que se prolongue el actual programa de rescate, lo que puede interpretarse como un intento de darse un respiro en las complicadas negociaciones que mantiene con la troika (Comisión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional), y que incluyen temas muy sensibles.

Entre ellos el despido antes de finales de año de 5.500 empleados públicos, la reforma de la legislación laboral que permita el despido libre o una nueva reducción de las pensiones.

Se prevé que de cara a 2015 Grecia cuente con un nuevo préstamo en forma de línea de crédito preventiva que conllevaría, sin duda, más condiciones.

Estas medidas ponen a la coalición gubernamental en una situación muy comprometida, pues tiene la vista puesta en la posible celebración de elecciones anticipadas a inicios de 2015 cuando el Parlamento debe elegir al nuevo presidente de la República.

Para ello el candidato gubernamental necesita el voto de 180 diputados (en una Cámara con 300), lo que parece difícil de alcanzar para el Gobierno, a quien todas las encuestas sitúan por detrás del principal partido de la oposición, el izquierdista Syriza.

En caso de que fracase la votación, la Constitución fija la convocatoria anticipada de comicios.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo