Un atentado en una sinagoga de Jerusalén deja 4 muertos y nuevas medidas punitivas

Por Publimetro Colombia

Jerusalén, 18 nov (EFE).- Cuatro rabinos israelíes murieron hoy en un atentado en una sinagoga de Jerusalén Oeste, que acabó con los dos autores palestinos abatidos por agentes del orden y nuevas medidas punitivas adoptadas por el Ejecutivo de Benjamín Netanyahu.

Las víctimas mortales tenían doble nacionalidad y, además de la israelí, tres eran ciudadanos estadounidenses y uno británico.

Los cuatro habían emigrado a Israel desde su países de procedencia y fueron enterrados a última hora de la tarde en el cementerio Guivat Shaul de Jerusalén, tras ser sus restos velados en un funeral que concentró a miles de miembros de la comunidad ultraortodoxa.

Los rabinos participaban en el rezo matutino de la sinagoga y escuela talmúdica Kehilat Bnei Torah, del barrio de Har Nor, en Jerusalén Oeste, cuando el templo fue asaltado a primera hora de la mañana por dos palestinos, que esperaron durante una hora en un vehículo antes de atacar.

El suceso causó ocho heridos de diversa consideración y acabó con la muerte de los autores del atentado, que eran vecinos del barrio de Jabal al Mukaber, en Jerusalén Este, y que acudieron a la sinagoga pertrechados con cuchillos, hachas y armas de fuego, informó la Policía.

“Nos encontrábamos en mitad del rezo de la mañana. Es un momento en el que nadie se mueve. El primero de ellos avanzó con una pistola en la mano, se acercó a la gente y comenzó a disparar”, describió a Efe Yosef Posternak, de 45 años y oriundo de Argentina que se encontraba en el interior del templo.

“Me giré por el sonido de los tiros y vi a un segundo hombre blandiendo un gran cuchillo de carnicero que empezó a atacar”, añadió el testigo que logró resguardarse en la cocina del centro, donde permaneció escondido hasta que unos 15 minutos después de que todo comenzara la policía le rescató.

Mati Goldizt, jefe de los servicios de la unidad de rescate y recuperación Zaka describió la escena como “complicada y horrible”.

“Cuando llegamos nos encontramos con el resultado del tiroteo. Me recuerda a lo sucedido hace seis años”, añadió en alusión al atentado en el centro rabínico Mercaz Harav Kook de Jerusalén en marzo de 2008, cuando un palestino mató a ocho personas que oraban.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, dijo tras conocerse el ataque, que era producto “de las provocaciones lideradas por Hamás y Abu Mazen (el presidente palestino, Mahmud Abás), que la comunidad internacional ignora de forma irresponsable”.

“Responderemos con puño de acero a este brutal asesinato de judíos”, advirtió.

Posteriormente se reunió con su gabinete de seguridad y al término del encuentro se anunciaron varias medidas de castigo como la destrucción de las viviendas de los atacantes, el reforzamiento de la seguridad en torno a la ciudad, el enterramiento de los autores fuera de Jerusalén y el levantamiento de puestos de control a las salidas de zonas árabes.

“Estamos en un combate por Jerusalén, nuestra capital eterna”, dijo a última hora de la tarde Netanhayu en una comparecencia en la que exigió a la comunidad internacional que condene sin paliativos la agresión.

Abás, por su parte, condenó el ataque -por primera vez de forma explícita en los últimos meses- y pidió el fin de lo que denominó “las provocaciones de colonos judíos y del gobierno de Israel”.

“La Presidencia palestina condena toda forma de ataque que tenga como objetivo a civiles sin importar quien lo haya cometido. La Presidencia palestina condena el ataque que causó la muerte a los que oraban en uno de los lugares de rezo de Jerusalén”, indicó en una nota distribuida por la agencia oficial palestina Wafa.

El presidente de EEUU, Barack Obama, al igual que otros dirigentes mundiales, condenó de manera “contundente” el “horrendo” atentado del que dijo “no hay y no puede haber justificación para estos ataques contra civiles inocentes” y pidió que se “rebajen las tensiones”.

La acción fue aplaudida por el movimiento islamista Hamás y la Yihad Islámica, al igual que por el Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP).

Jerusalén es testigo de una creciente tensión desde la desaparición y asesinato de tres estudiantes judíos en un bloque de colonias en Cisjordania, cuyos restos fueron localizados en Hebrón, suceso al que siguió el asesinato de un adolescente palestino de Jerusalén Este por radicales judíos que actuaron en represalia.

Esos asesinatos fueron la antesala del conflicto bélico en Gaza y desde entonces han aflorado el recelo y provocaciones mutuas entre las dos comunidades en Jerusalén, donde en los últimos dos meses han muerto tres israelíes y una ecuatoriana arrollados por automóviles conducidos por palestinos, y un rabino fue tiroteado y herido grave.

Jerusalén, 18 nov (EFE).- La organización Amnistía Internacional (AI) condenó el atentado perpetrado hoy contra feligreses judíos en una sinagoga de Jerusalén Oeste, que calificó de “ataque aborrecible”.

“Los hombres armados que atacaron esta mañana a feligreses en una sinagoga en Jerusalén Oeste, matando a cuatro israelíes e hiriendo a seis, han mostrado un absoluto desprecio por los principios fundamentales de humanidad”, dice esa ONG en un comunicado.

Se trata del “ataque más sangriento contra civiles ocurrido en Jerusalén en seis años”, recordó AI.

El suceso causó la muerte de cuatro feligreses que participaban en el rezo matutino de esa sinagoga y centro rabínico, situado en el barrio de Har Nof, en Jerusalén Oeste, y heridas de diversa consideración a otras seis personas.

Los dos atacantes palestinos resultaron también muertos en un tiroteo a la salida de la sinagoga, donde acudieron pertrechados con cuchillos, hachas y armas de fuego, informó la Policía.

“Nada nunca puede justificar semejante ataque aborrecible sobre feligreses en una sinagoga. El asesinato deliberado de civiles debe ser condenado en duros términos”, manifestó Philip Luther, director de programa de AI para Oriente Medio y África del Norte.

El ataque ha sido llevado a cabo supuestamente por dos vecinos del barrio de Jabal al Mukaber, de Jerusalén Este.

Los movimientos islamistas Hamás y Yihad Islámica, al igual que el secular Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP), han aplaudido esta acción, que consideran una respuesta a las políticas y provocaciones israelíes.

El presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás, ha condenado el ataque, al igual que numerosos líderes de la comunidad internacional.

Por su parte, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ha prometido vengar el atentado con “mano de hierro”, lo que AI considera una “señal preocupante de que las violaciones contra los palestinos en Cisjordania, incluidas las demoliciones de casas y otros castigos, empeorarán”.

Amnistía señaló que las autoridades israelíes han vulnerado los derechos humanos y el derecho internacional en sus respuestas a este tipo de ataques, incluida la adopción de medidas de castigo como la demolición de viviendas de los familiares de los involucrados en los ataques.

“Castigar a los familiares de los sospechosos destruyendo sus viviendas es un castigo colectivo y está prohibido por el derecho internacional”, recuerda AI.

Al mismo tiempo, recuerda la muerte creciente de palestinos durante manifestaciones a manos de policías cuya vida no estaba en peligro y apunta que los colonos atacan a los palestinos durante la cosecha de la aceituna.

“Las fuerzas de seguridad israelíes tienen la obligación de proteger a toda la población civil independientemente de si son palestinos o israelíes”, advierte Luther, antes de subrayar que, si no se toman medidas para impedirlo, “los atacantes se verán animados y sólo empeorará el derramamiento de sangre”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo