Leve alza de los precios confirma las bajas presiones inflacionarias en EE.UU.

Por Publimetro Colombia

Washington, 22 oct (EFE).- El índice de precios al consumidor en EE.UU. aumentó apenas un 0,1 % en septiembre, lo que demuestra que las presiones inflacionarias se mantienen contenidas y ofrece más espacio a la Reserva Federal (Fed) para dejar los tipos de interés de referencia por debajo del 0,25 %.

Si se excluyen los precios de alimentos y energía, que son los más volátiles, la inflación subyacente en septiembre fue del 0,1 %, y permaneció en un 1,7 % en el acumulado de los últimos doce meses, de acuerdo a los datos dados hoy por el Departamento de Trabajo.

La ligera subida de septiembre vino principalmente causada por el alza de los precios de la vivienda, de un 0,3 %, y los de los alimentos, que también repuntaron un 0,3 %.

El mayor descenso (0,7 %) lo registró la categoría de energía como consecuencia de la progresiva caída de los precios del petróleo en los mercados internacionales y la creciente producción interna en Estados Unidos.

De hecho, la pasada semana se conoció que el precio medio del galón de gasolina en EE.UU. se encuentra en 3,17 dólares (0,83 dólares el litro), el más bajo desde 2011, y se espera que esta tendencia a la baja se mantenga.

Los precios de los servicios médicos el mes pasado aumentaron, mientras que las tarifas aéreas y el costo de los vehículos usados mostraron descensos.

El dato de septiembre se produce después del descenso del 0,2 % registrado en agosto.

La moderación en la evolución de los precios en EE.UU. en los últimos meses, tras un repunte en el segundo trimestre del año, se enmarca dentro de la ralentización de la demanda global, especialmente el frenazo experimentado en la zona euro y Japón.

El banco central estadounidense tiene situada su meta inflacionaria en torno al 2 %, registro por debajo del cual se han mantenido los precios en los últimos dos años.

Por ello, y dado que la Reserva Federal se encuentra a punto de culminar la retirada del multimillonario programa de inyección de liquidez a través de la compra de bonos, los analistas esperaban con atención el indicador de hoy.

Junto con el desempleo, que mantiene su progresivo descenso y se situó en un 5,9 % en septiembre, la inflación constituye el doble mandato (estabilidad de precios y fomento del empleo) de la Fed.

Las bajas presiones inflacionarias parecen, pues, dar la razón a la presidenta del banco central, Janet Yellen, quien aseguró que aunque los precios están controlados, aún es necesario un mayor progreso en el frente laboral.

La Fed analiza ya la posible subida de tipos de interés de referencia, actualmente entre un 0 % y un 0,25 %, para el próximo año, y el consenso en los expertos es que se produzca a mediados de 2015.

La próxima reunión del organismo se celebrará los días 28 y 29 de octubre en Washington.

Ante los recientes progresos económicos, como el repunte del crecimiento del PIB en el segundo trimestre a una tasa anual del 4,6 %, algunos miembros de la Fed han apostado por anticipar la subida de tipos para evitar un hipotético sobrecalentamiento de la economía.

En lo que se refiere a la inflación registrada en los salarios de los trabajadores por hora, mostraron un descenso de 0,2 % en septiembre y en los últimos doce meses acumulan un incremento de apenas 0,3 %.

Este último dato es menos positivo, ya que reduce la capacidad de compra de los empleados, algo especialmente importante en EE.UU. donde la actividad económica depende en gran medida del gasto de los consumidores.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo