Lukoil comienza a extraer petróleo del yacimiento iraquí de West Qurna-2

Por Publimetro Colombia

Moscú, 29 mar (EFE).- La petrolera rusa Lukoil comenzó hoy a extraer crudo del yacimiento iraquí de West Qurna-2, uno de los más grandes del mundo, cuyos derechos perdió tras el derrocamiento de Sadam Husein en 2003 y recuperó seis años después.

Lukoil “posee una gran experiencia y la más moderna tecnología de explotación de yacimientos de hidrocarburos, y está capacitada para continuar contribuyendo a la explotación de los ingentes recursos energéticos de Irak”, aseguró el presidente ruso, Vladímir Putin, en un mensaje reproducido por las agencias locales.

Putin expresó al primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, la voluntad de Moscú de seguir cooperando con Bagdad, incluido en el restablecimiento socioeconómico del país.

Lukoil, la segunda petrolera rusa tras Rosneft, planea alcanzar a finales de este año una cota de extracción de 400.000 barriles diarios y en los próximos 3-4 años elevarla a 550.000 barriles.

Con vistas a 2017, la compañía rusa espera alcanzar un nivel de extracción de 1,2 millones de barriles diarios gracias a la explotación de la formación “Yamama”.

West Qurna-2 es considerado el segundo yacimiento más grande del mundo aún no explotado con unas reservas estimadas en cerca de 14.000 millones de barriles.

Lukoil suscribió en 1997 un contrato por valor de 3.800 millones de dólares con el régimen de Sadam Husein para el desarrollo hasta 2020 de ese yacimiento.

La compañía rusa mantuvo todos estos años que el contrato seguía siendo válido, pero las nuevas autoridades iraquíes replicaron que los contratos suscritos por las petroleras rusas con el antiguo régimen fueron automáticamente revocados con su derrocamiento.

Rusia era uno de los pocos países que mantenía una relación privilegiada con el régimen de Sadam, lo que no fue bien visto por las nuevas autoridades iraquíes apoyadas por Estados Unidos.

Esto llevó a la congelación en 2003 de los lucrativos contratos suscritos por las petroleras rusas, víctimas de la negativa de Rusia a respaldar la guerra en Irak en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

En 2008 Putin defendió el retorno de las petroleras rusas a Irak en un mensaje enviado a Maliki, tras lo que condonó casi la totalidad de la deuda iraquí.

Finalmente, en 2009 Lukoil firmó un nuevo contrato por 25 años con las nuevas autoridades iraquíes para la explotación de West Qurna-2, proyecto en el que le corresponde una participación del 63,75 %, dejando en la cuneta a Total, British Petroleum, la china CNPC y Petronas.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo