El ahorro en dólares regresa a Argentina pero para pocos y con muchas dudas

Por Publimetro Colombia

Buenos Aires, 27 ene (EFE).- Los argentinos pueden desde hoy volver a comprar dólares para ahorrar, pero esta posibilidad es para pocos y la flexibilización del llamado cepo cambiario no despeja las dudas de los expertos ni las de los mercados, que han reaccionado con cautela.

Solo quienes registren ingresos formales superiores a los 7.200 pesos (900 dólares) mensuales pueden desde hoy destinar hasta un 20 % de sus ganancias a la compra de divisas extranjeras con destino al ahorro personal, algo que estaba vedado por las restricciones cambiarias que comenzaron a aplicarse a finales de 2011.

La nueva medida deja afuera de la posibilidad de comprar dólares a ocho de cada diez argentinos, ya que sólo un quinto de la población gana más que el tope mínimo establecido por el Gobierno de Cristina Fernández.

Pese a la flexibilización del “cepo”, se han registrado hoy escasas operaciones de compra en los bancos y las casas de cambio, adonde los pequeños inversores deben presentarse con un formulario de autorización por parte del Fisco para adquirir divisas por un monto que, en ningún caso, podrá exceder de los 2.000 dólares mensuales.

Para la operación, los inversores deben además poseer una cuenta bancaria, ya que no podrán comprar los denominados “dólares ahorro” con pesos en efectivo, y, si quieren irse con los billetes en mano, deberán pagar una tasa del 20 %, de la que quedarán excluidos quienes dejen depositados sus dólares en una cuenta por un año.

Tras la devaluación del 12 % registrada por el peso argentino entre el miércoles y el viernes pasado, el mercado cambiario frenó hoy sus bríos y la cotización oficial del dólar cerró a 8,01 pesos por unidad, un centavo por encima del viernes.

En el mercado informal, el dólar recuperó los niveles del miércoles anterior y se estabilizó a 12,25 pesos para la venta, tras tocar los 13 pesos el jueves y bajar a 11 el viernes.

La reacción del mercado bursátil también fue cautelosa, con el Merval de acciones líderes de la Bolsa de Buenos Aires apuntando una ganancia final del 1,08 %, pese a haber operado en terreno negativo gran parte de la jornada.

A la tibia reacción de los agentes económicos se contrapuso la de la presidenta argentina, Cristina Fernández, que, por primera vez desde que se disparó el dólar, salió hoy a hablar del tema a través de su cuenta en la red social Twitter.

“Parece que algunos quieren hacernos comer otra vez sopa, pero además con tenedor. ¿Quiénes? Los mismos de siempre. Los que se quedaron con tus ahorros en el 2001 y te lo tuvimos que pagar nosotros, con el (bono) Boden 12”, dijo Fernández.

La mandataria argentina sostuvo que “sólo” a través de los bancos “se pueden hacer todas las maniobras especulativas de los mercados” con “la complicidad, claro, de grupos económicos, exportadores e importadores, entre otros”.

Fernández reveló que la cuestión cambiaria fue el tema “principal” de una reunión que mantuvo con Dilma Rousseff, presidenta de Brasil -el mayor socio comercial de Argentina-, en La Habana, adonde asiste a la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños.

La calificadora Moody’s dijo hoy en un informe que la fuerte devaluación del peso de la semana pasada, del 17 %, se produjo en paralelo con la decisión del Banco Central de limitar sus intervenciones en el mercado para preservar las reservas monetarias y señaló que, con la flexibilización del “cepo”, el Gobierno busca restar presión al mercado.

Sin embargo, la agencia apuntó que no existe ningún “plan aparente” para atender los efectos de la devaluación sobre la inflación y dijo que prevé que Argentina cierre este año con un dólar oficial a 12 pesos por unidad y una inflación del 30 %.

Para Fausto Spotorno, economista de la consultora Orlando Ferreres y Asociados, la flexibilización del “cepo” es “correcta”, pero “no resuelve los problemas del conjunto” de la economía y la devaluación se traducirá en mayores precios.

El jefe de Gabinete argentino, Jorge Capitanich, advirtió hoy que el Gobierno utilizará “determinadas herramientas económicas”, como la apertura de importaciones, para impedir incrementos de precios “sin ningún tipo de razonabilidad”.

Buenos Aires, 27 ene (EFE).- El “dólar ahorro”, resultado de aplicar el cargo del 20 % al valor oficial de la moneda estadounidense, se estrenó hoy entre las cotizaciones de referencia para los argentinos, tras la entrada en vigor de la autorización para la compra de dólares para tenencia.

Por primera vez desde 2011, los argentinos vuelven a estar habilitados a adquirir dólares para el ahorro personal -en función de sus ingresos declarados y siempre y cuando tengan un sueldo superior a 7.200 pesos (unos 900 dólares)- a precio oficial, más un impuesto del 20 %.

Sólo un 20 % de los cotizantes está en condiciones de acceder al “dólar ahorro” y apenas un 2 % puede llevar el máximo establecido, 2.000 dólares al mes.

En las redes sociales, se habla sin embargo de “dólar humo”, ya que algunas casas de cambio no ofrecieron las divisas en la jornada de hoy, ni siquiera a las personas con autorización del fisco.

Además, las restricciones impiden que una gran mayoría de los argentinos pueda acceder al dólar para ahorrar, lo que contribuye a su calificación como “puro humo”.

También en las redes sociales prolifera el término “dólar para todos”, parodiando programas gubernamentales como “fútbol para todos”, “pollo para todos” o “ropa para todos”.

El “dólar ahorro” se une al “dólar oficial”, el “dólar blue” (cotización del mercado negro), el “dólar arbolitos” (el precio que ofrecen cambistas no oficiales en la calle), el “dólar bolsa” (para operaciones bursátiles) y otra larga lista de precios cambiarios que afectan a la vida cotidiana del argentino.

Desde la creación del llamado “cepo cambiario”, en 2011, los tipos de dólar se multiplicaron rápidamente en función de las fórmulas que proliferaron para acceder al billete verde.

Así, surgieron el “dólar celeste” o “ladrillo” (para operaciones inmobiliarias), el “contado con liquidación” (grandes operaciones de bolsa para que las multinacionales manden beneficios a sus centrales) o el “dólar casino” (comprar fichas en pesos y venderlas en dólares en el extranjero).

La limitación al gasto de divisas en viajes internacionales creó el “dólar turista” y el “dólar tarjeta”, que contempla el cargo a los gastos turísticos y las compras en el extranjero, inicialmente un 15 % y que ahora alcanza el 35 % de recargo.

También otras monedas, como el euro o el real, tienen su equivalente “blue” y la última en incorporarse ha sido el “bitcoin blue”, que se paga en el mercado negro a un precio de 10.038 pesos por unidad, apenas 5.000 menos que una “onza de oro blue”, que se cambia por 15.616 unidades de la moneda argentina.

Los viajeros también pueden conseguir el “dólar Colonia” o “dólar Montevideo”, como se conoce a la compra de dólares en las casas de cambio legales de Uruguay, donde no existe restricción alguna a la divisa estadounidense.

De hecho, algunos medios locales llegaron a calificar los cajeros de la ciudad uruguaya de Colonia como “los más rentables del mundo” por la cantidad de argentinos que cruzaban el Río de la Plata que separa ambos países para extraer dólares, sin importarles las comisiones, antes de su limitación, en mayo de 2013.

Buenos Aires, 27 ene (EFE).- Las reservas monetarias del Banco Central argentino cerraron hoy en 28.889 millones de dólares, 174 millones menos que al cierre del viernes último, tras flexibilizar las restricciones en el mercado cambiario.

En un comunicado, el Banco Central atribuyó la bajada de hoy a su “participación vendedora” en el mercado cambiario, a la cancelación de obligaciones varias y a una “variación de las divisas frente al dólar y los títulos externos que forman parte de las reservas” y que “arrojaron un saldo negativo”.

Argentina puso en marcha hoy una flexibilización del “cepo” cambiario que rige desde finales de 2011 al permitir nuevamente la compra de divisas extranjeras con destino al ahorro persona, aunque con restricciones.

Tras la devaluación del 12 % registrada por el peso argentino entre el miércoles y el viernes pasado, el mercado cambiario frenó hoy sus bríos y la cotización oficial del dólar cerró a 8,01 pesos por unidad, un centavo por encima del viernes.

En el mercado informal, el dólar recuperó hoy los niveles del miércoles anterior y se estabilizó a 12,25 pesos para la venta, tras tocar los 13 pesos el jueves y bajar a 11 el viernes.

La calificadora Moody’s dijo hoy en un informe que la fuerte devaluación del peso de la semana pasada, del 17 %, se produjo en paralelo con la decisión del Banco Central de limitar sus intervenciones en el mercado para preservar las reservas monetarias y señaló que, con la flexibilización del “cepo”, el Gobierno busca restar presión al mercado.

Sin embargo, la agencia apuntó que no existe ningún “plan aparente” para atender los efectos de la devaluación sobre la inflación y dijo que prevé que Argentina cierre este año con un dólar oficial a 12 pesos por unidad y una inflación del 30 %.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo