La Cámara baja de EE.UU. votará un presupuesto que retrasa un año la reforma sanitaria

Por Publimetro Colombia

Washington, 28 sep (EFE).- La Cámara de Representantes de EE.UU. votará hoy un plan presupuestario que evitaría un cierre temporal del Gobierno federal, pero retrasaría al mismo tiempo durante un año la entrada en vigor de la reforma sanitaria, confirmó el presidente de ese hemiciclo, el republicano John Boehner.

“El pueblo estadounidense no quiere un cierre del Gobierno y tampoco quiere (la reforma de salud) Obamacare. Por eso, hoy la Cámara votará dos enmiendas al proyecto aprobado por el Senado que mantendrán el Gobierno abierto y detendrán lo máximo posible la ley de salud del presidente (Barack Obama)”, dijo Boehner en un comunicado conjunto con el resto de líderes republicanos.

Esa medida, que se votará a última hora de la tarde de hoy, aumentaría enormemente la posibilidad de un cierre temporal del Gobierno la madrugada del martes, ya que requiere el visto bueno del Senado, que no se reunirá hasta el lunes por la tarde y cuyo líder, el demócrata Harry Reid, aseguró hoy que no tolerará la maniobra.

“El Senado rechazará un retraso de un año en la implementación de la reforma de salud y la cancelación del impuesto sobre equipos médicos”, señaló Reid en un comunicado.

El senador demócrata calificó el plan republicano de “carente de sentido” y fruto del trabajo de “anarquistas del (movimiento ultraconservador) Tea Party”.

Los congresistas demócratas de la Cámara Baja han sido convocados a una reunión a las 18:00 de hoy (22:00 GMT) con el fin de diseñar una estrategia para responder al órdago republicano antes de la votación.

Boehner y sus aliados, por su parte, aseguraron en su comunicado que harán su “trabajo” y aprobarán “este proyecto de ley, y entonces dependerá del Senado aprobarlo y evitar un cierre del Gobierno”.

El plan, anunciado tras una reunión a puerta cerrada de los líderes republicanos, es un nuevo intento de aprovechar el debate presupuestario para atacar la reforma de salud aprobada en 2010, de la que una parte clave entra en vigor el próximo martes y el resto en enero de 2014.

La Cámara Baja aprobó el pasado 20 de septiembre un proyecto de presupuesto que eliminaba todos los fondos para la reforma de salud, pero esa disposición fue eliminada en la versión aprobada este viernes por el Senado.

Ese segundo proyecto pasó entonces a consideración de la Cámara de Representantes, y es a ese plan del Senado al que se añadirán las dos enmiendas mencionadas hoy por Boehner.

Según el comunicado, la primera enmienda retrasa la implementación de Obamacare, mientras que la segunda deroga un impuesto del 2,3 % en los dispositivos médicos que entró en vigor a raíz de la propia reforma sanitaria, algo a lo que se oponen la Casa Blanca y los demócratas del Senado.

La Cámara Baja también votará una disposición que garantizaría que se siga pagando a los militares en caso de un cierre temporal del Gobierno.

El proyecto presupuestario también amplía el periodo durante el que se autorizan nuevos fondos para el funcionamiento del Gobierno federal, que en el plan del Senado era hasta el 15 de noviembre y en el de la Cámara Baja es hasta el 15 de diciembre. Antes de llegar esa fecha, los legisladores deberían debatir otro presupuesto.

Estados Unidos no ha vivido un cierre del Gobierno desde 1995. De entrar en vigor, esa medida suspendería los gastos considerados no esenciales, lo que congelaría temporalmente los sueldos de unos 800.000 funcionarios y llevaría al cierre de Parques Nacionales, el retraso en la emisión de pasaportes o el cierre de ventanillas.

Washington, 28 sep (EFE).- La Casa Blanca condenó hoy el proyecto de ley que votará esta tarde la Cámara de Representantes de EE.UU. como un intento de provocar el cierre del Gobierno y “pedir el sabotaje” de la reforma de salud promulgada en 2010 y urgió a los legisladores a rechazarlo.

“Los republicanos de la Cámara de Representantes han actuado hoy para cerrar el Gobierno”, dijo en un comunicado el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney.

El portavoz se refería al plan presupuestario acordado hoy por el presidente de la Cámara Baja, el republicano John Boehner, y sus compañeros de partido, que mantendría la financiación para el Gobierno federal hasta el próximo 15 de diciembre y evitaría, por tanto, un cierre temporal por falta de fondos el próximo martes.

No obstante, el proyecto también retrasaría durante un año la entrada en vigor de la reforma sanitaria, de la que una parte clave comienza a aplicarse este martes.

“Los republicanos en el Congreso han tenido la oportunidad de aprobar una resolución simple para la continuación (de fondos) que mantendría el Gobierno en funcionamiento durante unas semanas más”, señaló Carney en referencia al proyecto de ley aprobado el viernes por el Senado, que desvinculó el presupuesto de la reforma de salud.

“En su lugar, los republicanos han decidido que prefieren hacer una señal ideológica al pedir el sabotaje de la reforma se salud”, agregó.

Carney recordó que los republicanos de la Cámara Baja han votado “más de 40 veces” para retirar los fondos a la reforma sanitaria, “y saben que esa demanda es temeraria e irresponsable”.

“Cualquier miembro del partido republicano que vote a favor de esta ley está votando a favor de un cierre del Gobierno”, sentenció.

“Es hora de que la Cámara Baja escuche a los estadounidenses y actúe, como ha hecho el Senado, de forma responsable para aprobar una ley que mantenga el Gobierno en funcionamiento”, añadió Carney.

De aprobarse la propuesta, algo probable dada la mayoría republicana en la Cámara baja, aumentaría enormemente la posibilidad de un cierre temporal del Gobierno la madrugada del martes, ya que ese proyecto requiere el visto bueno del Senado, que no se reunirá hasta el lunes por la tarde y que rechazará a todas luces la propuesta.

El líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, aseguró hoy que su hemiciclo no aprobará la medida.

Además de retrasar la reforma de salud, el plan de Boehner derogaría un impuesto del 2,3 % en los dispositivos médicos que entró en vigor a raíz de la propia reforma sanitaria, algo a lo que se oponen la Casa Blanca y los demócratas del Senado.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo