Hollande y Merkel piden más coordinación en la eurozona y fondos para empleo

Por Publimetro Colombia

París, 30 may (EFE).- Francia y Alemania propusieron hoy a sus socios más coordinación de las políticas europeas, con un presidente del Eurogrupo a tiempo completo, y acelerar el ritmo de movilización de fondos contra la crisis, en particular en el terreno del empleo.

Ante una situación de “parón en el terreno económico (…), el reto es dar más confianza a Europa en esta situación en que el paro alcanza niveles históricos”, subrayó el presidente francés, François Hollande, en una comparecencia conjunta ante la prensa en París con la canciller alemana, Angela Merkel.

Hollande y Merkel presentaron una “contribución” que someten al resto de los europeos y en la que proponen, entre otros puntos, “disponer en el plazo más breve posible” de los 6.000 millones de euros consagrados al empleo en el próximo presupuesto europeo para el periodo 2014-2020.

La canciller, que presidirá en Berlín el próximo 3 de julio junto al jefe del Estado francés una reunión con los ministros de Trabajo de la Unión Europea (UE), precisó que el objetivo es emplear esos fondos en los dos próximos años.

Otra de las medidas presentadas por Hollande consiste en “favorecer que las pymes puedan tener acceso al crédito”, en particular las de los países donde las condiciones financieras son más difíciles, y para eso se pretende la acción del Banco Europeo de Inversiones (BEI) para que aporte “liquidez y crédito”.

Los dos políticos acordaron diversos elementos sobre la puesta en marcha efectiva de la unión bancaria, como el mecanismo de resolución o sobre el dispositivo de capitalización de los bancos, que contempla, “como último recurso”, acudir a la ayuda europea.

Ambos repitieron que hace falta “más coordinación de la política económica”, lo que en el terreno institucional quieren que se traduzca en reuniones más frecuentes del Eurogrupo, cuyo presidente deberá estar dedicado “a tiempo completo” a ese puesto, y todo ello bajo la supervisión del Parlamento Europeo.

La jefa del Ejecutivo alemán justificó esas novedades institucionales de la eurozona en “recuperar el retraso” de lo que no se hizo cuando se creó y admitió que “el problema” es que se ha de hacer “en un momento en que atravesamos una crisis”.

Hollande habló de la voluntad mutua de dar “una dimensión social” a la gobernanza económica y evocó la idea del salario mínimo o los acuerdos de competitividad, que podrían beneficiarse de financiación europea para los países que los adopten.

Para obtener el dinero, indicó -a modo de ejemplo- que se podría obtener de la recaudación del nuevo impuesto sobre las transacciones financieras.

Merkel insistió en que “el saneamiento presupuestario y el crecimiento son las dos caras de la misma moneda” y en que “no hay contradicción”.

Y a las preguntas de un posible cambio en su posición para relajar la austeridad y dar más incentivos a la actividad económica, respondió con una negativa.

“No puede haber un mecanismo de solidaridad europeo y que luego cada cual haga su presupuesto como quiera”, advirtió, después de hacer hincapié en que “las reformas son más eficaces si el déficit disminuye y no al contrario”.

En una línea similar, rechazó la petición de una subida general de los salarios en Alemania para estimular la demanda en otros países europeos y consideró que, tras ese razonamiento, “hay malentendidos”.

Recordó, en primer lugar, que en su país los salarios se fijan a escala sectorial y no los dicta el Gobierno, que en la industria exportadora no son bajos, un fenómeno que admitió que se da en algunos servicios, y que la razón de que nunca haya habido tantas personas con empleo en Alemania es precisamente su competitividad.

“La situación en Alemania es la que es porque introdujimos flexibilidad”, argumentó la canciller, quien también sostuvo que “la idea de que si los salarios en Alemania fueran más elevados las cosas irían mejor en Europa no se sostiene”.

Berlín, 30 may (EFE).- El Gobierno alemán interpretó hoy las recomendaciones que le hizo ayer la Comisión Europea (CE) como un espaldarazo a su política e instó al resto de países de la Unión Europea (UE) a implementar las reformas apuntadas por Bruselas.

El ministro de Economía alemán, Philipp Rösler, aseguró en un comunicado que las recomendaciones deben “reflejarse en consecuentes decisiones de política económica en todos los países de la UE”.

A juicio del Ejecutivo alemán, prosiguió el ministro, las directrices macroeconómicas que difundió ayer la CE con carácter específico para cada país “contienen en general un alto grado de obligatoriedad”.

Rösler indicó asimismo que Berlín considera que con estas recomendaciones, la CE le ha dado “un espaldarazo al rumbo del Gobierno” de la canciller Angela Merkel.

Sobre las propuestas concretas, señaló que el Ejecutivo alemán también quiere “bajar los impuestos y los gastos”, “precios de la energía más asumibles” y “más competitividad”, en línea con lo sugerido por la CE, aunque no indicó cómo podría aplicarlo el Gobierno.

El Ejecutivo de Merkel apenas tiene ya capacidad de acción en esta legislatura, pues el Bundestag (cámara baja) será disuelto a finales de julio y, tras la pausa veraniega, se celebrarán elecciones generales el 22 de septiembre.

No obstante, y en clave local, Rösler afeó a la oposición de socialdemócratas y verdes, que controla el Bundesrat (cámara regional), el bloqueo de ciertas leyes ligadas a las políticas de austeridad y reformas macroeconómicas.

“Alemania no es una excepción (a la aplicación obligatoria de las propuesta de la CE). Hasta ahora el Bundesrat ha impedido que nosotros podamos implementar estas muy juiciosas reformas. Exijo a los ‘Länder’ que abandonen por fin su bloqueo a las reformas”, afirmó el ministro.

Las recomendaciones comunitarias a Alemania incluyen bajar los impuestos a las personas con menores ingresos, controlar unos precios energéticos al alza, permitir una mayor competencia en el sector servicios y ampliar los horarios de guardería.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo