El crecimiento de la economía mexicana, más fuerte en 2014, según la OCDE

Por Publimetro Colombia

París, 29 may (EFE).- La economía de México, que en el primer semestre de 2013 acusará un menor crecimiento por el deterioro en Estados Unidos, será más fuerte en 2014, según pronosticó hoy la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económco (OCDE).

“El ambicioso programa de reformas estructurales del gobierno, que afecta a las telecomunicaciones, la energía y el presupuesto, mejorará las perspectivas de un crecimiento duradero a largo plazo”, estimó la OCDE.

En su informe semestral de perspectivas, la OCDE estimó que el crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) de México será del 3,4 % en 2013, frente al 3,9 % alcanzado en 2012, y que en 2014 volverá a subir hasta alcanzar el 3,7 %.

El informe recordó que el banco central mexicano redujo sus tipos directores de interés en marzo, dado que la inflación se situó dentro de la horquilla objetivo de la institución, lo que “debería sostener el crecimiento y contribuir a frenar las entradas masivas de capitales de estos últimos trimestres”.

No obstante, los expertos de la OCDE avisan de que la inflación -que alcanzó el 4,1 % en 2012 y se relajará en 2013 hasta el 3,4 %, para bajar al 3,2 % el año próximo- sigue siendo “inestable”, sobre todo por la evolución de los precios de la alimentación.

En el informe se destaca que “la reforma presupuestaria prevista desde hace tiempo que debería entrar en vigor este año no tendría que tener incidencias sobre el equilibrio presupuestario global”.

Como riesgos, la OCDE detecta los derivados de un empeoramiento de la crisis de la deuda soberana europea y los vinculados a una recuperación menos vigorosa de lo esperado en los Estados Unidos.

“Las autoridades monetarias y presupuestarias deben estar dispuestas a intervenir en caso de que sea necesario”, avisa la OCDE, que estima que se deberán vigilar, “teniendo en cuenta su volumen”, las entradas de capitales a corto plazo.

No obstante, el informe matiza que la acumulación de reservas de divisas y unas previsiones de inflación bien fundadas permiten considerar que hay un “margen de maniobra importante”.

París, 29 may (EFE).- Chile será, con diferencia, el país que tendrá el crecimiento económico más fuerte de los 34 miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) tanto este año como el próximo, gracias sobre todo al vigor de su demanda interna.

Según el informe semestral de la OCDE, el Producto Interior Bruto (PIB) de Chile aumentará en 2013 un 4,6 %, lo que supone una revisión al alza de tres décimas sobre la estimación de noviembre pasado.

La progresión se acelerará todavía más en 2014 (5,3 %), al calor de la recuperación de sus principales socios comerciales y de la mejora de las condiciones financieras globales.

Los únicos que se acercan a esa evolución dentro del club de los países avanzados son México -para el que la organización augura una expansión del 3,4 % en 2013 y del 3,7 % en 2014- y Turquía 3,1 % y 4,6 % respectivamente-.

La OCDE en su conjunto se quedará muy lejos, lastrada en particular por la zona euro, y limitará el ascenso de su PIB al 1,2 % este ejercicio y al 2,3 % el próximo. En paralelo, la economía global debería crecer al 3,1 % y al 4 %.

El motor de la economía chilena continuará siendo la demanda interna, que después de haberse disparado más de un 10 % en 2010, va a seguir con su escalada en 2013 (6,1 %) y 2014 (5,2 %).

Eso se traduce en un incremento de las importaciones, sobre todo de máquinas, herramientas y bienes de consumo, así como en un déficit de la balanza por cuenta corriente (equivalente al 1,3 % del PIB en 2012, que debería bajar al 0,4 % este año y convertirse en ligero excedente en 2014) que ha sido financiado con las entradas de inversión extranjera.

La OCDE tampoco ve problemas en la inflación, “pese a las presiones en ciertos sectores”, como los servicios, ya que con la revalorización del tipo de cambio, debería mantenerse “en un nivel próximo al objetivo”: 2 % este año y 2,9 % el próximo.

En cuanto a la situación de las cuentas públicas, el aumento de los ingresos fiscales permitieron obtener un excedente del 0,6 % del PIB en 2012, que supuso cumplir por anticipado con las metas del Gobierno.

Para este ejercicio, el presupuesto contempla un alza del 5 % del gasto, consagrado en buena medida a la inflación, que supondrá un déficit del 0,6 % del PIB. La OCDE señala que absorber esos números rojos permitiría “afrontar mejor eventuales evoluciones desfavorables”.

Los autores del informe dan cuenta de algunos riesgos para la economía chilena, por una ralentización global más marcada, sobre todo en Chile, que afectaría a las exportaciones de cobre y deterioraría más la balanza por cuenta corriente.

También aluden a tensiones inflacionistas por la persistencia de la demanda interna muy elevada, así como un flujo mucho mayor de entrada de capitales por el atractivo de los tipos de interés, que llevaría a una nueva apreciación del tipo de cambio.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo