Francia tuvo un déficit del 4,8 por ciento en 2012, tres décimas más que el objetivo

Por Publimetro Colombia

París, 29 mar (EFE).- Francia tuvo el pasado año un déficit público de 98.200 millones de euros equivalentes al 4,8 % del Producto Interior Bruto (PIB) frente al 5,3 % de 2011, lo que significa tres décimas más del objetivo que se había marcado el Gobierno del 4,5 %.

La deuda pública, por su parte, aumentó desde 1,716 billones de euros a finales de 2011 a 1,8338 billones un año después, según los datos de las cuentas nacionales publicadas hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INSEE).

En términos relativos, la deuda ascendió del 85,8 % al 90,2 % del PIB y ahí también se superaron las previsiones del Ejecutivo, que esperaba limitarla al 89,9 %.

El pasado año el gasto público se incrementó un 2,9 % (lo había hecho un 2,1 % en 2011), es decir más que el PIB, que progresó en valor un 1,6 %.

Las principales causantes de esa evolución fueron las prestaciones sociales, que aumentaron un 3,5 % en 2012, más todavía que el ejercicio precedente (3,1 %).

Un elemento positivo fueron los intereses por la deuda, que bajaron un 0,7 % gracias a la disminución del tipo de interés que tiene que pagar el Tesoro francés.

Los ingresos ascendieron un 3,9 % (un ritmo inferior al 5,7 % conseguido en 2011) y eso en particular por la recaudación del impuesto sobre la renta y sobre el patrimonio (8,4 % más). El IVA, sin embargo, sólo aportó un 1,4 % más.

La reducción del déficit se consiguió por la limitación de los números rojos de la Administración del Estado (en 7.700 millones de euros) y de la Seguridad Social (800 millones). Por el contrario, las administraciones locales duplicaron su saldo negativo, al pasar de 1.500 a 3.100 millones de euros.

El ministro de Finanzas, el socialista Pierre Moscovici, insistió, en una entrevista a la emisora de radio “RTL”, en que el déficit del 4,8 %, “en realidad” es del 4,7 %, ya que la cifra global incluye el plan de salvamento del banco franco-belga Dexia.

Y preguntado sobre un derrape respecto a las metas que se habían fijado, Moscovici contestó: “al contrario, estamos reduciendo el déficit”.

Puntualizó que la dinámica del deterioro de los números rojos de las cuentas públicas venía del Gobierno anterior del presidente conservador Nicolas Sarkozy, en cuyo mandato de cinco años la deuda aumentó en 600.000 millones de euros que “pesan sobre los franceses”.

Añadió que “si no hubiéramos tomado una medida correctora, como hicimos este año (…) el déficit hubiera sido superior al 5 %” del PIB.

El ministro señaló que, dada la situación económica “no queremos añadir austeridad a la recesión y por eso en 2013 no llegaremos al 3 %” de déficit, que se quedará “alrededor” del 3,7 % del PIB, una cifra que se fijará con la Comisión Europea.

En cuanto a 2014, argumentó que continuará el recorte del déficit, “con una innovación, ya que el presupuesto del Estado será 1.500 millones de euros inferior” al de este año.

París, 29 mar (EFE).- La jefa de la patronal francesa MEDEF, Laurence Parisot, calificó hoy de “chapuza” la nueva propuesta de impuesto para ricos presentada por el presidente francés, François Hollande, que no gravará directamente con un 75 % a los que ganen más de un millón de euros, sino a las empresas que se los paguen.

“No entiendo la filosofía del principio manifestado” anoche por Hollande, señaló Parisot en una entrevista en la emisora de radio “France Info” en alusión al anuncio del jefe del Estado sobre cambios en la aplicación de su promesa electoral de crear un impuesto del 75 % para los ingresos que superen un millón de euros.

Ante la censura del Consejo Constitucional en diciembre al proyecto inicial de esa tasa que debían pagar los que recibieran esas remuneraciones por considerar que tenía un carácter confiscatorio, el presidente socialista dijo ayer que el gravamen lo tendrán que abonar las empresas que decidan pagar tanto, y que tendrá un carácter excepcional, durante dos años.

Parisot señaló que Hollande “había dicho durante su campaña que había que imaginar un impuesto específico para los franceses más afortunados. Y ahora nos encontramos con algo totalmente diferente que lo pagarán las empresas en forma de cotizaciones. Entonces, ¿qué va a pasar con los franceses que no trabajan en empresa, artistas o profesiones liberales?”

La presidenta de la patronal denunció que se trata de “una chapuza” y “una marca contra las empresas” que las “estigmatiza” y que no mejorará la situación del empleo ni de las inversiones.

Otra de las críticas llegó de los clubes de fútbol profesionales, que se quejaron de que esa tasa dificultará todavía más la competitividad del campeonato francés porque los grandes jugadores se irán al extranjero, donde podrán recibir sueldos superiores a un millón de euros.

Desde la oposición, el presidente del gran partido de la derecha francesa, la Unión por un Movimiento Popular (UMP), Jean-François Copé, denunció el nuevo dispositivo avanzado por Hollande como “una superchería”.

El ministro de Finanzas, Pierre Moscovici, la defendió y dijo que es “un impuesto de comportamiento” que busca alterar la política de remuneraciones de las empresas.

Moscovici, en una entrevista en la emisora “RTL”, precisó que se aplicará a partir de los ingresos de 2014, que todavía no sabe cuál podría ser su alcance, pero en todo caso estimó que “no es ilógico” que los que más ganan contribuyan más en un periodo económicamente “excepcional” como está viviendo Francia.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo