Wall Street sufre su peor caída de dos días del año

Por Publimetro Colombia

Nueva York, 21 feb (EFE).- Wall Street volvió a sufrir hoy pérdidas generalizadas después de que unos datos macroeconómicos peores de lo previsto a ambos lados del Atlántico aumentasen las preocupaciones de los inversores, que ya acusaron la víspera el posible fin de los estímulos monetarios en EE.UU.

El Dow Jones de Industriales, el índice de referencia del parqué neoyorquino, se dejó este jueves el 0,34 % ó 46,92 puntos para terminar en las 13.880,62 unidades, con lo que en los últimos dos días ha acumulado un descenso del 1,1 %, el más pronunciado en dos jornadas de todo el año.

El selectivo S&P 500 perdió por su parte el 0,63 %, aunque logró aferrarse a la simbólica barrera de las 1.500 unidades al terminar en 1.502,42.

Mientras tanto el índice compuesto del mercado Nasdaq volvió a llevarse la peor parte al bajar el 1,04 % debido a la caída del 1,26 % que sufrió esta sesión el sector tecnológico.

Wall Street retomó así los números rojos del miércoles, cuando tanto el S&P 500 como el Nasdaq vivieron su peor día de 2013 y el Dow Jones perdió los 14.000 puntos después de que las actas de la última reunión de la Reserva Federal de EEUU mostrasen una creciente preocupación por los riesgos que puedan traer los estímulos.

El miedo a que la Fed corte el grifo se expandió como la pólvora e hizo de las suyas en las bolsas asiáticas, donde destacaron los descensos de Tokio (-1,39 %), Shangai (-2,97 %) y Hong Kong (-1,72 %), así como en las bolsas europeas, que además tuvieron sus propias preocupaciones nacionales.

Y es que el índice de gestores de compras del sector manufacturero de la zona del euro cayó en febrero, lo que apunta hacia una mayor contracción de la economía del Viejo Continente. Los parqués europeos reaccionaron con fuertes recortes: París se dejó el 2,29 %, Fráncfort el 1,88 %, Madrid el 1,82 %, y Londres el 1,62 %.

A este lado del Atlántico también se conocía un dato macroeconómico peor de lo previsto como fue el aumento en 20.000 de las solicitudes de subsidio por desempleo en Estados Unidos la semana pasada, mayor al previsto por los analistas y que indica una recuperación menos sólida del mercado laboral del país.

El dato centró la mirada de los inversores, que obviaron otras noticias más alentadoras sobre la evolución económica de EE.UU., como el aumento en enero del índice de tendencia futura que elabora The Conference Board o la subida del 0,4 % de las ventas de casas usadas ese mismo mes.

Por otro lado, los inversores analizaban los datos sobre el índice de precios al consumo (IPC) estadounidense, que permaneció sin cambios el pasado mes, aunque si se excluyen los precios de los alimentos y la energía, subió el 0,3 %, su mayor incremento desde mayo de 2011.

La unión de esos factores evitó que Wall Street pudiera celebrar los resultados del gigante minorista Walmart, que anunció antes de la apertura que obtuvo un beneficio neto de 16.999 millones de dólares en su año fiscal 2013, el 8,3 % más que en el ejercicio anterior.

En todo caso, la empresa reconoció que sus ventas de febrero empezaron “más lentas de lo previsto”, tal y como se había filtrado a la prensa la pasada semana, y ofreció unos pronósticos de beneficio para el actual ejercicio que no alcanzaron los pronósticos de los expertos.

La empresa se colocó entre los primeros puestos del lado positivo del Dow Jones con una subida del 1,52 %, superada solamente por la aeronáutica Boeing (1,64 %) -que mañana presentará sus propuestas para arreglar las baterías del Dreamliner 787-, y Hewlett-Packard (2,4 %), que anunció sus resultados tras el cierre de la sesión.

La tecnológica incrementaba sus ganancias hasta el 4,6 % en las operaciones electrónicas después de desvelar que ganó 1.232 millones de dólares en el primer trimestre de su ejercicio fiscal 2013, un 16 % menos que un año antes pero por encima de lo que esperaban los analistas.

Por otra parte sorprendió Berry Petroleum, que se disparó el 19,25 % después de que se conociera que el productor de gas y petróleo Linn Energy comprará a esa empresa energética por 2.500 millones de dólares en acciones, aunque el acuerdo alcanza los 4.300 millones si se incluye la deuda.

El acuerdo es uno más dentro de la reciente reactivación de los grandes acuerdos empresariales en EE.UU., que en lo que va de año ha traído la fusión entre Office Max y Office Depot, la combinación de American Airlines y Us Airways, y la compra de Heinz por parte de Berkshire Hathaway y 3G Capital.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo