La actividad económica de EE.UU. se contrajo un 0,1 por ciento al final de 2012

Por Publimetro Colombia

Washington, 30 ene (EFE).- La actividad económica de Estados Unidos se contrajo a un ritmo anual del 0,1 % entre octubre y diciembre de 2012, la primera caída del producto interior bruto (PIB) en tres años y medio, según informó hoy el Gobierno.

El Departamento de Comercio, en el primero de sus tres cálculos del PIB, mostró que el componente mayor de la disminución de la actividad económica en ese período fue la drástica reducción del gasto militar.

En el primer trimestre de 2012 el ritmo de crecimiento había sido del 2 % anual, luego bajó al 1,3 % en el segundo trimestre y volvió a subir en el tercero al 3,1 %.

En todo el año 2012, según este cálculo inicial, la actividad económica de Estados Unidos creció un 2,2 %, comparado con un 1,8 % en 2011, y un 2,4 % en 2010. La recesión económica más profunda y prolongada en EE.UU. en casi ocho décadas concluyó en junio de 2009.

Los gastos gubernamentales bajaron en el cuarto trimestre a un ritmo anual del 6,6 % y esto quitó 1,3 puntos porcentuales del PIB. la disminución estuvo encabezada por una caída del 22,2 % del gasto militar, la mayor desde 1972 cuando EE.UU. terminaba su participación en la guerra de Vietnam.

Algunos analistas también señalan el impacto anticipado de la crisis fiscal que se esperaba para comienzos de 2013 y que puede haber demorado las decisiones de las empresas para la contratación de personal y la inversión en equipos e inventario.

Al término de 2012 expiraba una serie de bajas de impuestos que databan del Gobierno del presidente George W. Bush, expiraba el subsidio por desempleo para unos 3 millones de personas, y debían aplicarse cortes en todos los gastos del Gobierno.

Ese llamado “precipicio fiscal” fue consecuencia de resoluciones del Congreso en 2011 que, en una disputa sobre el límite de la deuda nacional, postergó decisiones sobre gastos e impuestos hasta después de la elección presidencial de noviembre de 2012.

En las primeras horas de 2013, el Congreso extendió las reducciones de impuestos y el subsidio por desempleo, y postergó nuevamente las decisiones sobre gastos.

De todos modos el informe de hoy, que será actualizado en las próximas semanas, indica que la economía de EE.UU. no está al borde de otra recesión y que la actividad sigue creciendo de manera muy moderada.

El gasto de los consumidores, que representa casi el 70 % del PIB en EE.UU., aumentó en el último trimestre a un ritmo anual del 2,2 %, superando ampliamente el ritmo de crecimiento del 1,6 % en el tercer trimestre y del 1,5 % en el segundo.

En el último trimestre la inflación subyacente -que excluye los precios de alimentos y energía- tuvo una tasa anualizada del 0,9 %, la más baja en tres años. En todo el año esa inflación fue del 1,7 %.

La mayoría de los analistas esperaba una desaceleración de la actividad económica después del 3,1 % de crecimiento entre julio y septiembre, pero les sorprendió la magnitud de la contracción que muestran las primeras cifras oficiales.

Algunos aspectos del informe destacan las áreas saludables de la economía: por ejemplo las ventas finales a proveedores privados, un indicador que excluye el gasto del Gobierno y los inventarios, subió en un 2,8 %.

Pero con un empleo que en diciembre fue del 7,8 % y ha estado por encima del 8 % durante más de 44 meses, es difícil que aumente vigorosamente el gasto de los consumidores y ello contribuye al ritmo de crecimiento lento que vive EE.UU. desde 2009.

La Reserva Federal, que realiza hoy su primera reunión sobre política monetaria en 2013, ha indicado que continuará con su estímulo al crecimiento económico al menos hasta que el índice de desempleo esté por debajo del 6,5 %.

Washington, 30 ene (EFE).- El portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, indicó hoy que los datos de retroceso del Producto Interior Bruto (PIB) en el último trimestre de 2012 se deben a la caída de la demanda en el sector de defensa y la incertidumbre vinculada al “precipicio fiscal”.

Carney también indicó que la caída del 0,1 por ciento a ritmo anual del PIB, el primer retroceso trimestral en tres años y medio, pone de relieve la necesidad de un acuerdo que, además de ejecutar medidas que reduzcan el déficit fiscal, incluya inversiones.

Por decisión del Congreso en 2011, sin un acuerdo sobre reducción del déficit entrarán en vigencia el 1 de marzo recortes automáticos, la mayor parte en Defensa.

El presidente Barack Obama se ha comprometido a trabajar con el Congreso para evitarlos.

Carney dijo que el presidente trabaja en “un acuerdo lo más amplio posible” que incluya nuevos ingresos, algo que podría conseguirse con un aumento de impuestos, que los republicanos rechazan.

Otra opción es dar por terminadas las reducciones de impuestos que datan de la presidencia de George W. Bush.

Carney dijo que pese a todo los datos presentados hoy muestran un aumento de la confianza de los consumidores, del gasto y de los precios de inmuebles.

“Es cierto que parte de la responsabilidad del dato del PIB responde a una reducción del gasto en defensa, la mayor desde 1972, a lo que se suma la incertidumbre creada por la posibilidad de los recortes automáticos” por valor de 1,2 billones de dólares, indicó Carney.

Carney reiteró que las medidas de reducción del déficit deben adoptarse de manera equilibrada y deben incluir “inversiones inteligentes para asegurarnos que la economía crece”, como en el caso del gasto en infraestructuras y energías limpias.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo