Argentina agotará la vía legal contra el fallo en EE.UU. a favor de fondos de inversión

Por Publimetro Colombia

Buenos Aires, 22 nov (EFE).- El Gobierno de Argentina anunció hoy que agotará las vías legales contra un fallo judicial en EE.UU. que le ordenó pagar unos 1.300 millones de dólares a tenedores de bonos argentinos no reestructurados antes del 15 de diciembre.

“El lunes vamos a pedir la revisión (del fallo) ante la Cámara (de Apelaciones) de EE.UU.”, dijo hoy el ministro argentino de Economía, Hernán Lorenzino.

El juez federal Thomas Griesa acogió en su fallo, dictado el miércoles por la noche, las demandas de los fondos de inversión NML y Aurelius, que exigen el pago del total de los bonos soberanos argentinos en su poder.

Esos fondos rechazaron entrar en las reestructuraciones de la deuda argentina planteadas en 2005 y 2010 por el Gobierno del país suramericano tras el cese de pagos de 2001.

Lorenzino subrayó que Griesa “no tiene en esta instancia potestad para resolver sobre ningún aspecto” del conflicto legal planteado por los fondos especulativos que han demandado a Argentina.

El fallo de Griesa sorprendió al Gobierno y sacudió los mercados. La bolsa de Buenos Aires cayó un 3,3 por ciento y los títulos públicos bajaron hasta un 14 por ciento, aunque al final de la jornada el mayor retroceso, 7,26 por ciento, fue para el cupón PBI.

En su resolución, el juez mencionó declaraciones recientes de altos funcionarios del gobierno de Cristina Fernández en la que advirtieron que no pagarían a los fondos que no aceptaron el canje de la deuda tras la crisis de 2001.

“Estas amenazas de desafío no pueden pasarse por alto y requieren una acción”, señaló Griesa.

“Pagarle a los “buitres” (fondos especulativos) no sólo es injusto sino ilegal en nuestra normativa interna”, afirmó Lorenzino.

A juicio del titular argentino de Economía, “de confirmarse la decisión, se sentaría un precedente muy negativo para actuales o futuros procesos de reestructuración de deuda” en todo el mundo.

“Seguimos confiando en que justicia de Estados Unidos va a resolver esta cuestión de forma de no afectar a Argentina, a sus legítimos acreedores y al contexto internacional”, agregó.

Los demandantes no se acogieron a las reestructuraciones de deuda de Argentina, en la que entraron el 93 % de los propietarios de bonos argentinos, a quienes el Gobierno se comprometió a pagar un total 3.300 millones de dólares por sus bonos el próximo diciembre.

El economista Pablo Tigani, de la Fundación Esperanza, declaró a Efe que las consecuencias inmediatas para Argentina no son preocupantes y descartó la posibilidad de un “default” (cese de pagos) porque “se encontrarán los mecanismos legales, que los hay, para cumplir con acreedores que entraron en el canje”.

“Hay otras instancias jurídicas donde creo que va a prevalecer el sentido común”, indicó el especialista, que opinó que fallos de este tipo pueden sentar un precedente para otros casos similares, como el endeudamiento de los países europeos en crisis.

También para el economista y ex secretario de Hacienda Daniel Artana “todavía hay una esperanza” porque Argentina tiene instancias legales para recurrir en Estados Unidos.

La presión no se limita a Estados Unidos. A consecuencia de una demanda de NML, el buque insignia de la Armada argentina, la fragata Libertad, está retenido desde el 2 de octubre en el puerto ghanés de Tema.

El Gobierno argentino ha recurrido al Tribunal del Mar, con sede en Hamburgo (Alemania), donde la semana próxima se celebrarán audiencias sobre este conflicto.

Washington, 22 nov (EFE).- Argentina deberá pagar a sus acreedores 1.300 millones de dólares antes del 15 de diciembre, según dictaminó el juez federal en Nueva York Thomas Griesa, en una decisión anunciada después del cierre de los mercados este miércoles y antes de un largo festivo en Estados Unidos.

En razón de ello no ha habido reacciones de los mercados financieros o los bancos, que permanecen cerrados desde hoy y hasta el lunes próximo en EE.UU. por la festividad de Acción de Gracias.

La decisión de Griesa está sujeta, todavía, al fallo del Tribunal de Apelaciones del Segundo Distrito Federal de Nueva York ante el cual Argentina ha pedido que se revise una resolución, desfavorable a ese país, tomada en octubre pasado.

Según informa hoy la prensa económica, Griesa rechazó este miércoles los pedidos del gobierno de Argentina, respaldados por la Reserva Federal de EE.UU., para que mantuviera su propia orden de frenar los pagos a los inversionistas que no aceptaron los dos canjes de deuda argentina realizados después del cese de pagos de 2001.

El gobierno de Argentina ha litigado en tribunales por varios años con compradores de bonos, a los que califica de “fondos buitre”, como resultado de la mayor suspensión de pagos en el mundo, hace una década, sobre su deuda de 95.000 millones de dólares.

Griesa ordenó que el Banco Mellon de Nueva York, que maneja los pagos a los tenedores de bonos reestructurados, es decir los que sí participaron en los canjes, que deposite 1.300 millones de dólares en una cuenta de reserva antes del 15 de diciembre.

En su decisión, el juez Griesa mencionó declaraciones recientes de funcionarios del gobierno de Cristina Fernández en el sentido de que no se va a pagar un centavo a los inversionistas que no participaron en los canjes de deuda.

“Estas amenazas de desafío no pueden pasarse por alto y requieren una acción”, señaló el juez, citado hoy por medios estadounidenses.

Pocos días antes del pronunciamiento de Griesa, el asesor legal del Banco de la Reserva Federal de Nueva York, Thomas Baxter, en una carta al tribunal de Griesa, respaldó la posición argentina y argumentó que no deberían emitirse órdenes cautelares contra los bancos intermediarios que procesan pagos a los acreedores de Argentina.

El gobierno de Argentina ha indicado que seguirá apelando el caso hasta llegar al Tribunal Supremo de Justicia, pero la decisión de Griesa no deja mucho tiempo para que el gobierno argentino use otros recursos judiciales.

“Cuanto menos tiempo se le de a Argentina para encontrar medios de evadir (los pagos), más garantías hay contra tal evasión”, añadió el juez en su decisión.

La disputa ha durado más de diez años y la decisión de Griesa fortalece la posición de los inversionistas Elliott Management NML Capital y Aurelius Capital Management, que tienen bonos de Argentina y no aceptaron canjear la deuda en su poder.

Buenos Aires, 22 nov (EFE).- Diputados oficialistas argentinos reaccionaron hoy con dureza a la decisión del juez estadounidense Thomas Griesa a favor de los fondos que demandaron a Argentina para cobrar los bonos de deuda pública en mora desde 2001.

Hasta ahora el Gobierno no se pronunció sobre la decisión de Griesa, que estableció esta madrugada que Argentina tendrá que pagar unos 1.300 millones de dólares a los tenedores de bonos de deuda que no se acogieron a las dos reestructuraciones que realizó el país suramericano en 2005 y 2010, antes del 15 de diciembre.

Para el diputado oficialista Agustín Rossi, la decisión del juez de Nueva York es “absolutamente criticable y repudiable”.

El juez federal de Nueva York ha actuado “permanentemente en contra de las recomendaciones de la Reserva Federal” de su propio país, con su respaldo a “las demandas de los fondos buitres”, dijo Rossi a Radio Mitre, de Buenos Aires.

El economista y también diputado oficialista Claudio Lozano dijo, por su parte, que si el Gobierno acatara el fallo de Griesa, habría que “reabrir las negociaciones con los bonistas que aceptaron el canje” y eso “sería un disparate”, según la agencia oficial Télam.

Los fondos de inversión NML y Aurelius se presentaron ante Griesa para exigir que Argentina les pague 1.300 millones de dólares, el total de los bonos soberanos argentinos en su poder que entraron en cese de pagos a finales de 2001, en medio de una severa crisis económica.

Los demandantes no se acogieron a las reestructuraciones de deuda de Argentina, en la que entraron el 93 % de los propietarios de bonos argentinos, a los cuales el país suramericano se comprometió a pagar el próximo 2 de diciembre un total 3.300 millones de dólares por sus bonos.

El Gobierno argentino acusó el pasado martes a los que califica como fondos “buitre” de promover un “default” técnico del país suramericano con el objetivo de cobrar luego los seguros financieros en caso de mora de deudas soberanas.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo