UBS despedirá a 10.000 empleados hasta 2015 para minimizar riesgos

Por Publimetro Colombia

Ginebra, 30 oct (EFE).- UBS, el mayor banco suizo, despedirá a 10.000 empleados hasta 2015 para reducir el volumen de su división de inversión, en una de las mayores reestructuraciones laborales del sector desde la quiebra del estadounidense Lehman Brothers en 2008.

En constante proceso de reconversión por su alta exposición a la crisis de las hipotecas basura en EEUU, que supuso unas pérdidas de 39.000 millones de francos y la intervención del Estado suizo para evitar su quiebra en 2008, UBS sigue afrontado un traumático proceso de reformas que dejará en la calle al 16 % de su plantilla.

“Ha sido una decisión difícil, particularmente en un negocio como el nuestro que se centra en las personas”, dijo el consejero delegado de UBS, Sergio Ermotti, que aseguró que “se hará lo necesario para mitigar el impacto” de estos despidos, que son una vuelta de tuerca más a la deteriorada imagen de la entidad.

La intervención estatal sentó las bases para el creciente desprestigio del mayor banco del país, pero la gota que colmó el vaso fue el agujero financiero de 2.000 millones de euros causado el año pasado por las “operaciones no autorizadas” de uno de los agentes de inversión de UBS en su sede de Londres.

El principal capital de los bancos suizos es la fiabilidad, y la evidencia de que UBS se había sumado a las estrategias de alto riesgo y especulación con el objetivo de maximizar beneficios desembocaron en un giro radical de enfoque en septiembre de 2011.

Oswald Grübel, el consejero delegado nombrado en 2009 para absorber el impacto de la crisis hipotecaria, dimitió por el escándalo del agujero financiero y su puesto fue ocupado por Sergio Ermotti, que ha asumido el cambio de rumbo del banco, que se apartará de los riesgos y se centrará en la banca privada.

UBS cuenta en la actualidad con 64.000 empleados en todo el mundo, ubicados en Suiza, EEUU, Reino Unido y Singapur.

De los 10.000 empleos que se eliminarán, 2.500 afectarán a Suiza y el resto a las otras tres principales plazas del banco, aunque las cifras y el reparto concreto de los despidos no se dio a conocer.

Ermotti enmarcó esta medida en “la aceleración de nuestra estrategia para acelerar la transformación de UBS” en un banco más centrado en la gestión de fortunas privadas y en “reforzar nuestra capitalización para mejorar nuestra competitividad”.

“Tendremos un modelo bancario que será único, mas centrado en los clientes y en maximizar el valor de nuestros activos”, agregó el consejero delegado en la conferencia posterior a la presentación de los resultados financieros de UBS en el tercer trimestre.

Ermotti aseguró que la entidad financiera helvética puede “ejecutar una reestructuración a gran escala, lo que nos da la confianza y la experiencia necesaria para seguir adelante”.

“Esto no afecta a nuestra posición de capital. De hecho, pese a la situación complicada de los mercados seguimos reduciendo la cuantía de nuestros activos de riesgo”, agregó.

El anuncio de los 10.000 despidos dejó en segundo plano el informe sobre los resultados financieros entre julio y septiembre, que pusieron de relieve que el banco tiene mucho por hacer.

UBS informó de que registró entre julio y septiembre una pérdida neta atribuida de 2.127 francos suizos (1.772 millones de euros), un 131 % más que en el tercer trimestre de 2011.

El banco atribuyó el dato a “una pérdida por ajuste de valor de activos de 3.100 millones de francos (2.583 millones de euros)”, tras el beneficio neto atribuido de 425 millones de francos (354 millones de euros) que registró en el segundo trimestre de este año.

En el conjunto de 2012, el beneficio neto atribuido acumulado se situó en 1.018 millones de francos (848 millones de euros), un 73 % menos que los 3.840 millones de los nueve primeros meses de 2011.

Los mercados reaccionaron de manera muy positiva al anuncio de reestructuración de UBS, cuya acciones se revalorizaban en la Bolsa de Zúrich por encima del 5 % en las primeras horas de negociación.

Los inversores ya anticiparon el lunes la medida, que era un secreto a voces en medios financieros, y los títulos de UBS cerraron la jornada en la Bolsa suiza con una subida del 7,20 %.

Fernando Puchol

Ginebra, 30 oct (EFE).- Las acciones de UBS se revalorizaban más de un 5 % en la Bolsa de Valores de Zúrich tras el anuncio del mayor banco suizo de que despedirá a aproximadamente 10.000 trabajadores hasta 2015 para reducir el tamaño de su división de inversión.

A las 08.45 GMT, los títulos de UBS avanzaban un 5,11 %, aunque en los primeros minutos de cotización llegó a subir un 6,70 %.

Los inversores ya anticiparon el lunes la medida anunciada hoy, que era un secreto a voces en medios financieros, y los títulos de UBS cerraron la jornada en la Bolsa suiza con una subida del 7,20 %.

El despido de 10.000 trabajadores afecta al 16 % de la plantilla total de UBS, que cuenta con 64.000 empleados en todo el mundo, ubicados principalmente en Suiza, EEUU, Reino Unido y Singapur.

De los 10.000 empleos que se eliminarán, 2.500 afectarán a Suiza y el resto a las otras tres principales plazas del banco, aunque las cifras y el reparto concreto de los despidos no se dio a conocer.

“Ha sido una decisión difícil, particularmente en un negocio como el nuestro que se centra en las personas”, dijo el consejero delegado de UBS, Sergio Ermotti, que aseguró que “se hará lo necesario para mitigar el impacto” de estos despidos.

Ermotti enmarcó esta medida en “la aceleración de nuestra estrategia para acelerar la transformación de UBS” en un banco más centrado en la banca privada y en “reforzar nuestra capitalización para mejorar nuestra competitividad desde una posición de fuerza”.

“Tendremos un modelo bancario que será único, mas centrado en los clientes y en maximizar el valor de nuestros activos”, agregó el consejero delegado en la conferencia posterior a la presentación de los resultados financieros de UBS en el tercer trimestre.

UBS informó de que entre julio y septiembre registró una pérdida neta atribuida de 2.127 francos suizos (1.772 millones de euros), un 131 % más que en el tercer trimestre de 2011.

Ermotti aseguró que la entidad financiera helvética puede “ejecutar una reestructuración a gran escala, lo que nos da la confianza y la experiencia necesaria para seguir adelante”.

“Esto no afecta a nuestra posición de capital. De hecho, pese a la situación complicada de los mercados seguimos reduciendo la cuantía de nuestros activos de riesgo”, agregó.

UBS dio un giro radical a su estrategia en septiembre de 2011 para evitar riesgos como los que generaron un agujero financiero de 2.000 millones de euros por las “operaciones no autorizadas” de Kweko Adoboli, uno de sus agentes de inversión en Londres.

El escándalo le costó el puesto Oswald Grübel, nombrado consejero delegado de la entidad en 2009 para superar los problemas que generó a UBS su alta exposición a la crisis hipotecaria de EEUU, que le supuso unas pérdidas de 39.000 millones de francos, lo que hizo necesario que las autoridades suizas salieran a su rescate.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo