Las regiones de transición tendrán fondos de la UE entre 2014 y 2020 pese a los recortes

Por Publimetro Colombia

Bruselas, 30 oct (EFE).- Las regiones de transición -aquellas cuya renta está lejos de la media comunitaria, pero que no se encuentran entre las de menos recursos- recibirán fondos europeos en el próximo marco presupuestario plurianual (2014-2020) pese a los recortes propuestos, según señalaron hoy fuentes comunitarias.

En principio, Bruselas seguirá adelante con la idea de financiar a las regiones en transición, pese al importante recorte de fondos a las políticas de cohesión previsto en el paquete presentado hoy por la Presidencia del Consejo de la Unión Europea.

Sin embargo, la cantidad que se destinaría a las mismas será reducida, según indicaron las citadas fuentes.

Galicia, Castilla-La Mancha, Andalucía y Murcia se encuentran entre las 51 regiones de transición que habría en la UE, según las primeras estimaciones de la Comisión Europea.

Extremadura, por su parte, se mantendría como la única región española de objetivo prioritario, una categoría copada por regiones de los países más pobres del centro y este de Europa, para la que Bruselas propuso una financiación de 162.600 millones de euros.

La propuesta de la Presidencia de reducir en “al menos 50.000 millones de euros” el presupuesto de la UE de 2014-2020 incluye un importante recorte de la financiación destinada a las políticas de cohesión, de las que dependen los fondos dedicados a las regiones.

La Comisión Europea, que ha rechazado el recorte planteado por la Presidencia, sugirió en junio de 2011 destinar 39.000 millones de euros para apoyar a las regiones de transición durante el citado periodo.

Otro de los capítulos que más sufren la reducción presupuestaria planteada por la Presidencia es el instrumento financiero “Conectando Europa”, destinado a la construcción de las redes de transporte transeuropeas, de energía y de telecomunicaciones.

De este programa dependen inversiones como las de los corredores europeos de transporte, entre ellos los grandes proyectos ferroviarios en España cofinanciados por Bruselas: el corredor mediterráneo, el corredor atlántico y el corredor central, éste último sin conexión directa con Francia.

La Comisión Europea había propuesto destinar 40.000 millones a este apartado, a los que se sumarían otros 10.000 provenientes de los fondos de cohesión.

La propuesta de la Presidencia, mientras tanto, plantea un recorte de “menos de 11.000 millones” en este capítulo, según las fuentes consultadas.

En el caso de la Política Agrícola Común (PAC), señalaron que no habrá recortes importantes respecto a la propuesta de la CE y que estos serán menores en el llamado segundo pilar, que se centra en el desarrollo rural.

Por el momento, la Presidencia del Consejo de la UE no ha querido entrar en más detalles sobre cómo se aplicará el citado recorte de hasta 50.000 millones de euros en las distintas políticas presupuestarias, dado que las discusiones para cerrar las cuentas están aún en marcha.

Noviembre será un mes clave para las negociaciones en torno al presupuesto plurianual, que culminarán en la cumbre extraordinaria de líderes europeos dedicada a esta cuestión que se celebrará los próximos días 22 y 23.

Las fuentes comunitarias consultadas sí advirtieron de que la reducción de 50.000 millones propuesta hoy es solo un punto de partida, y que será necesario aplicar más recortes para lograr un acuerdo sobre el presupuesto.

Bruselas, 30 oct (EFE).- La presidencia de la Unión Europea (UE), que este semestre ejerce Chipre, informó hoy de que ha propuesto un recorte de “al menos 50.000 millones de euros” en el próximo marco presupuestario plurianual para el periodo 2014 y 2020.

El recorte de los fondos se justifica sobre la base de que “es inevitable que el nivel total de gasto propuesto por la Comisión Europea (CE), incluidos todos los elementos dentro y fuera del marco presupuestario plurianual, tendrán que ser ajustados a la baja”, señaló la presidencia.

La propuesta tiene en cuenta “la posición de los Estados miembros y refleja el resultado de los trabajos realizados hasta la fecha”, añade el comunicado.

“En un momento de disciplina fiscal excepcional, es esencial que el futuro marco financiero plurianual refleje los esfuerzos de consolidación que están haciendo los países para reconducir su déficit y deuda hacia la sostenibilidad”, señaló el viceministro chipriota para Asuntos Europeos, Andreas Mavroyiannis.

Los Veintisiete celebrarán una cumbre extraordinaria los días 22 y 23 de noviembre en la que pretenden llegar a un acuerdo sobre el futuro marco financiero, pero las diferencias de opinión existentes entre los Estados miembros son amplias.

Reino Unido y Alemania ya han reclamado públicamente un recorte en el futuro presupuesto, pues estiman que el presupuesto de los próximos siete años debería de ser 100.000 millones de euros menor.

El representante de la presidencia chipriota reconoció que ha sido difícil presentar una propuesta que tenga en cuenta las posiciones de los países y encuentre un “denominador común” entre los distintos puntos de vista.

Poco después de conocerse la propuesta de la presidencia chipriota, la Comisión Europea criticó el recorte propuesto, y subrayó que no lo apoya.

“La Comisión sigue comprometida con su propuesta, que logra un equilibrio responsable en tiempos de crisis, tanto en la suma total como entre las distintas políticas”, subrayó el Ejecutivo comunitario en un comunicado.

El primer debate sobre la nueva propuesta de la presidencia tendrá lugar este miércoles entre los miembros del Comité de Representantes Permanentes de la Unión Europea (Coreper), cuando los Estados miembros expresarán sus primeras reacciones.

La propuesta de la CE calcula un techo para los compromisos (que se refieren al importe máximo de pagos futuros a los que se puede comprometer la Unión Europea (UE) de 1,033 billones de euros.

Por contra, los pagos (que son el monto anual máximo de desembolsos derivados de compromisos actuales y pasados que deben efectuarse) se situarán en 987.599 millones de euros.

Eso supone el 1,08 % de la renta nacional bruta de la Unión en la partida de compromisos y el 1,03 % de la renta nacional bruta de la UE en la de pagos.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo