Indígenas que defienden reserva niegan intención de derrocar a Evo Morales

Por Publimetro Colombia

La Paz, 25 jun (EFE).- Los indígenas bolivianos que defienden la reserva natural Tipnis con una marcha que llegará a La Paz en dos o tres días rechazaron hoy la acusación del Gobierno de Evo Morales de que se unirán a miles de policías amotinados desde la semana pasada para dar un golpe de Estado.

El líder del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis), Fernando Vargas, negó que los amazónicos pretendan derrocar a Morales y aseguró que solo defienden sus derechos y su “casa grande”, como llaman a la reserva natural amenazada por una carretera que impulsa el mandatario.

“En ningún momento en nuestra plataforma está el tema del golpe de Estado, porque nuestras movilizaciones jamás han sido para tumbar Gobiernos, al contrario han sido para reconducir las políticas cuando los Gobiernos a veces se equivocan”, dijo a la prensa.

Agregó que Morales “se ha equivocado” al no cumplir con las leyes que señalan que debió consultar a los habitantes del Tipnis antes de contratar el crédito para la construcción de la carretera que partirá en dos esa reserva del centro de Bolivia.

Vargas respondía en particular a la ministra de Comunicación, Amanda Dávila, que el fin de semana sostuvo que hay un plan para prolongar el conflicto de miles de policías amotinados y hacerlo coincidir con la llegada a La Paz de la segunda marcha indígena en menos de un año, para dar un golpe de Estado.

Los policías sublevados niegan también las acusaciones de Morales y sus colaboradores de que intentan un golpe, inculpación que el Gobierno lanza a menudo a sus adversarios y críticos.

Centenares de nativos, incluidas mujeres y niños, están a solo 12 kilómetros de La Paz, en el caserío de Urujara, tras recorrer desde el pasado 27 de abril más de 580 kilómetros desde la ciudad amazónica de Trinidad, a 160 metros sobre el nivel del mar.

La última parte del trayecto ha sido la más dura, pues los indígenas han ascendido la cordillera andina hasta más de 4.000 metros de altitud, en medio de bajas temperaturas a las que no están acostumbrados.

Ocho niños con neumonía fueron trasladados a La Paz y varios jóvenes y adultos están resfriados o tienen infecciones estomacales, informó la alcaldía de La Paz, que ha enviado una ambulancia al campamento indígena para atender a los enfermos.

Además de las inclemencias del clima, los nativos han superado bloqueos de partidarios de Morales, especialmente campesinos y productores de coca, base para producir cocaína, que no les permitieron entrar a algunos pueblos para abastecerse ni descansar.

Dos indígenas fallecieron y 11 resultaron heridos la semana pasada en un accidente de carretera, al volcarse el vehículo en el que viajaban a 89 kilómetros de La Paz, cuando buscaban víveres y otros suministros para la marcha.

El Gobierno promueve una consulta entre los habitantes de la reserva para tratar de validar la construcción de la ruta, que apoyan algunos indígenas partidarios de Morales.

Los nativos que marchan hacia La Paz rechazan ese proceso y exigen a Morales que respete una ley que él mismo promulgó en 2011 para prohibir cualquier carretera en el Tipnis.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo