Temen la muerte de medio millón de cerdos en una planta bloqueada por protestas

Por Publimetro Colombia

Santiago de Chile, 22 may (EFE).- Las autoridades sanitarias chilenas advirtieron hoy sobre una eventual “catástrofe sanitaria” si mueren medio millón de cerdos en una planta paralizada por protestas de vecinos de una localidad del norte de Chile, quienes se manifiestan por los malos olores que emanan de la instalación.

“En la planta hay 500.000 cerdos que están empezando a fallecer. Es un tema que ya traspasó la barrera de lo medioambiental y tiene un riesgo gigantesco de convertirse en una catástrofe sanitaria”, afirmó el ministro de Salud, Jaime Mañalich, quien viajó a la zona para buscar alguna solución.

Dirigentes sociales de Freirina, donde está la planta, de la empresa Agrosúper, a 684 kilómetros de Santiago, replicaron que para el gobierno los cerdos son más importantes que los vecinos, que desde septiembre de 2011 reclaman sin ser escuchados.

Mañalich, en declaraciones a radio Cooperativa, aseguró que su mayor preocupación “es la salud de la población, porque si hay una mortandad de animales” la comunidad estará enfrentada “a toda la putrefacción, a que lleguen perros salvajes, roedores, que se transmitan enfermedades y que se contamine el agua potable”.

Tras varios meses de peticiones formales de solución, los vecinos bloquearon en los últimos días los caminos de acceso a la planta, en medio de enfrentamientos con la policía, mientras los responsables del criadero optaron por abandonarlo, dejando adentro a los cerdos.

Este fin de semana, según fuentes policiales, trece personas resultaron heridas, entre ellas un carabinero, y 21 fueron detenidas en las protestas, cuya efervescencia ha ido en crescendo con el correr de los días.

Según el ministro Mañalich, los efectos de la eventual catástrofe sanitaria sobre la salud de la población “pueden durar meses o años”.

Andrea Cisternas, portavoz de los vecinos, afirmó en tanto que recién ahora, que los accesos a la planta están cerrados y los cerdos están en peligro de morir por falta de alimento y agua, llegó el ministro a la región.

“Tenemos este problema desde septiembre y las autoridades regionales no han sido capaces de solucionarlo ni de exigir a Agrosúper tecnología de punta. Estamos tristes porque el ministro viene por los cerdos y no por la gente”, afirmó a la misma radio.

“Los chicos no pueden tener una vida normal por los malos olores. En la escuela no pueden salir a recreo, sufren dolores de cabeza, de estómago. Tienen problemas de concentración, los abuelos tienen problemas de salud”, describió Cisternas, que anunció que los bloqueos proseguirán.

Mañalich dijo que se reunirá este mismo martes con autoridades de la región de Atacama, a la que pertenece Freirina, y criticó a la empresa Agrosúper por dejar abandonado el criadero.

“Es incomprensible y peligrosa esa decisión, porque puede producir un cambio en las condiciones sanitarias de la zona que no tiene vuelta atrás. La empresa no ha sido responsable con el medio ambiente y con la ciudadanía”, sostuvo.

En la reunión programada, dijo Mañalich, estarán también representantes de la comunidad, la ministra del Medio Ambiente, María Ignacia Benítez, y el subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla.

“Vamos a reunirnos con los representantes de la ciudadanía para explicar los riesgos y permitir que estos cerdos sean alimentados e hidratados, aunque ya hayan muerto varios miles de ellos”, dijo Mañalich, quien admitió que se debe buscar un “destino definitivo” para la planta.

Santiago de Chile, 22 may (EFE).- Decenas de vecinos de Freirina, en el norte de Chile, depusieron esta noche la ocupación de los caminos de esa localidad tomados en reclamo por los malos olores que emanan de una planta de cerdos donde hay medio millón de puercos tras el anuncio de alerta sanitaria por parte de las autoridades.

El ministro de Salud, Jaime Mañalich, que se trasladó a la zona, a 684 kilómetros al norte de Santiago, dijo a los periodistas que la alerta sanitaria “nos permite trasladar gente, movilizar recursos, intervenir en la planta, incinerar cerdos, movilizar el personal de la planta. Ese es el objetivo de la alerta sanitaria”.

La decisión fue recibida con júbilo por parte de la comunidad, que venía desde hace varios días manifestándose en contra de los malos olores provenientes de la planta procesadora de cerdos Agrosuper, que fue clausurada temporalmente.

Este fin de semana, según fuentes policiales, trece personas resultaron heridas, entre ellas un carabinero, y 21 detenidas. Además, fue incendiado un vehículo policial, una camioneta particular y dos casas de empleados de la planta.

Según los vecinos, en la planta hay 500 mil cerdos que están empezando a fallecer.

Esta situación podría “convertirse en una catástrofe sanitaria”, de acuerdo con el ministro de Salud.

Mañalich indicó que la planta permanecerá cerrada hasta que se cumplan las condiciones “que tanto el Ministerio del Medio Ambiente, como nosotros, fijemos en el futuro, lo que no es ninguna garantía de que pueda volver a operar”.

Por su parte, el subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, afirmó que con las medidas adoptadas será posible conocer la situación al interior de la planta y poder determinar cuál es la situación de los animales y cuál es la cantidad de animales muertos.

“A partir de eso podremos definir el plan de cierre mientras la empresa no mejore las condiciones medioambientales”, acotó.

Tras conocerse lo resuelto por las autoridades, la portavoz de los vecinos, Andrea Cisternas, confirmó a los periodistas la reapertura de las vías que permanecían bloqueadas.

“Seguiremos movilizados, pero no de esta forma: vamos a abrir los caminos. Hemos logrado bastante, el valle no se rinde y lo vamos a revivir”, expresó Cisternas, quien recordó que el problema se arrastra desde septiembre pasado.

La alerta sanitaria faculta al Ministerio de Salud a utilizar todos los recursos necesarios para normalizar la situación sanitaria e incluso intervenir la planta para extraer los cadáveres de los animales muertos.

En la tarde de este martes, después de que bomberos verificara los gases presentes en los pabellones donde habitan los cerdos, las autoridades tuvieron acceso al recinto para su revisión, tras lo cual el ministro de Salud informó que hay animales muertos, además de problemas con las deposiciones.

“En muchas partes hay escape de residuos de deposiciones de cerdos hacia aguas que pueden contaminar el valle y pueden significar un gran peligro para la población”, dijo Mañalich.

Explicó que cada pabellón tiene una población aproximada de 500 o 600 cerdos “y en cada uno de ellos hay unos 10 cerdos muertos”.

Mañalich sostuvo que su mayor preocupación “es la salud de la población, porque si hay una mortandad de animales estaremos enfrentados a toda la putrefacción, a que lleguen perros salvajes, roedores, que se transmitan enfermedades y que se contamine el agua potable”.

Radios locales informaron esta noche que algunos trabajadores de la empresa han comenzado a llegar hasta la planta para alimentar a los cerdos.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo