La Bolsa española pierde el 1,89 por ciento y acaba abril con una caída del 12,45 por ciento

Por Publimetro Colombia

Madrid, 30 abr (EFE).- La rebaja de la calificación crediticia a once bancos españoles y el retroceso de las plazas internacionales por malos datos de actividad en EEUU provocaron hoy una caída del 1,89 por ciento en el mercado español, que acaba abril con un retroceso del 12,45 por ciento y al borde de los 7.000 puntos.

El índice de referencia de la Bolsa española, el IBEX 35, perdió 134,80 puntos, el 1,89 por ciento, hasta quedar en 7.011 puntos. El descenso de abril, el peor mes desde noviembre de 2010, eleva la caída anual hasta el 18,16 por ciento.

Al comienzo de la sesión, el mercado español se veía animado por el plan para el crecimiento en Europa, que contaría con 200.000 millones de euros y el apoyo de la canciller germana, Angela Merkel, y por la posibilidad de que la Reserva Federal -banco central estadounidense- inyecte más dinero en la economía de EEUU después de que el viernes se conociera el debilitamiento de su actividad.

El parqué español intentaba superar el nivel de 7.200 puntos con ganancias moderadas, intento que truncaba la decisión de la agencia Standard & Poor’s de rebajar la calificación crediticia de parte de la banca de este país.

Tampoco ayudaban a la subida la confirmación por el Instituto Nacional de Estadística de que España ha entrado en recesión, al caer el PIB el 0,3 por ciento en el primer trimestre de 2012, ni la indefinición de las plazas europeas. La bolsa bajaba entonces hasta la cota de los 7.100 puntos.

Hasta poco antes de la apertura de Wall Street, el mercado nacional aguantaba sobre ese nivel y, mientras, se conocían datos como el crecimiento del consumo alemán o la inflación adelantada de la zona euro, que bajaba una décima en abril, hasta el 2,6 por ciento.

El apoyo del ministro germano de Finanzas, Wolfgang Schäuble, a las reformas acometidas por España permitía relajar la situación de la deuda española: la rentabilidad bajaba del 5,85 al 5,75 por ciento y la prima de riesgo a 410 puntos básicos.

El aumento del 0,4 por ciento de los ingresos personales de los estadounidenses en marzo y del 0,3 por ciento de los gastos servía para estabilizar en la apertura a Wall Street, que sigue en zona de máximos anuales.

Sin embargo, la caída de seis puntos del índice de gestores de compras de Chicago en abril, hasta 56,2 puntos, condicionó el retroceso, aunque moderado, del mercado neoyorquino y arrastró a la bolsa nacional española desde los 7.100 a los 7.050 puntos.

Al final de la sesión, con el petróleo a la baja -el Brent se cotizaba a menos de 119 dólares- y con el euro a algo más de 1,32 dólares, la Bolsa española cerraba en el borde de los 7.000 puntos.

Todos los grandes valores bajaron: Telefónica, el 2,7 por ciento; Banco Santander, el 2,48 por ciento; Iberdrola, el 2,31 por ciento; BBVA, el 2,17 por ciento, y Repsol, el 1,7 por ciento.

Mediaset lideró las pérdidas del IBEX con una bajada del 4,3 por ciento, seguida por Sacyr, que cedió el 4,02, en tanto que FCC cayó el 3,66; Gas Natural, el 3,57, y Gamesa, el 3,02.

Sólo subieron cinco compañías del IBEX: Indra y Red Eléctrica, el 1,08 por ciento cada una, en tanto que Caixabank avanzó el 0,54 por ciento; Grifols, el 0,13 por ciento, y Bankia, el 0,12 por ciento.

En el mercado continuo, el primer puesto por pérdidas correspondió a Urbas, que cayó el 13,33 por ciento, en tanto que Uralita comandó las ganancias (21,79 por ciento).

La rentabilidad de la deuda española a largo plazo bajaba y se situaba al cierre en el 5,76 por ciento, mientras que el rendimiento de los títulos germanos caía tres centésimas y quedaba en el 1,66 por ciento.

El efectivo negociado se situó en 1.866 millones de euros, de los que más de 500 millones fueron intermediados por inversores institucionales.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo