Van Rompuy propone aplicar el "modelo Erasmus" a los mercados laborales

Por Publimetro Colombia

Bruselas, 26 abr (EFE).- El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, propuso hoy que la UE se inspire en el modelo del programa comunitario de intercambio de estudiantes Erasmus para facilitar la movilidad de los trabajadores entre los mercados laborales de los diferentes países comunitarios.

“Tenemos que facilitar que los trabajadores vayan allí donde están los empleos”, afirmó Van Rompuy en su intervención en un foro económico celebrado hoy en Bruselas.

A su juicio, “el impresionante número de puestos vacantes en Alemania, Reino Unido y otros lugares de la UE demuestra que hay verdaderas carencias de mano de obra, o al menos carencias concretas en determinados lugares”.

Por ello, apostó por “hacer con el trabajo lo que Erasmus ha hecho con los estudios”, y añadió que la Comisión Europea ya está estudiando vías para materializar esta idea.

“Hay mucho que podemos hacer para garantizar que nuestra mano de obra siga siendo la mejor preparada del mundo. Pero seamos concretos: ¿Qué puede hacer la UE por un joven español o sueco de 16 años?”, se preguntó Van Rompuy.

En este sentido, destacó la necesidad de “ofrecer una formación adecuada, tanto antes del inicio de las carreras profesionales como durante y después de éstas”.

También señaló la importancia de estrechar el vínculo entre los sistemas de educación y formación y los mercados laborales, y para ello propuso fomentar los programas de prácticas laborales y promover primeros contratos con condiciones adecuadas.

“Ya ha terminado la era de un trabajo para toda la vida, así que al menos todo el mundo debería tener una primera oportunidad justa”, afirmó Van Rompuy.

Asimismo, subrayó la importancia de la financiación de los sistemas educativos y de la investigación y el desarrollo como “clave para el crecimiento a corto y largo plazo”, y señaló que la UE “puede jugar un papel muy importante” mediante los fondos comunitarios o el Banco Europeo de Inversiones.

Bruselas, 26 abr (EFE).- El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, anunció hoy que estudia convocar una cumbre extraordinaria de líderes de la UE para avanzar medidas de fomento del crecimiento económico.

“No descarto convocar a los líderes europeos a una reunión informal para un intercambio abierto de ideas en una fecha más temprana y preparar mejor las medidas del Consejo Europeo de junio” (ya previsto para los días 28 y 29 de ese mes), dijo Van Rompuy en un foro económico en Bruselas.

“Europa necesita un crecimiento económico estructurado, y podemos lograrlo, pero las reformas llevan tiempo”, afirmó Van Rompuy, quien añadió que esto es “la más alta prioridad política para los líderes europeos en estos momentos”.

El presidente del Consejo Europeo avanzó que los responsables comunitarios tratarán de tomar “importantes decisiones” en este sentido en la cumbre de finales de junio, y planteó la posibilidad de celebrar previamente el citado encuentro extraordinario.

En particular, apostó por una mayor integración del mercado único, un refuerzo de la competitividad de las empresas de la UE y una “expansión del papel del Banco Europeo de Inversiones (BEI)”, con vistas a facilitar la financiación de sectores como la investigación y el desarrollo.

Van Rompuy defendió la necesidad de llevar a cabo la consolidación fiscal en la UE, y subrayó que ésta “no equivale sólo a austeridad a corto plazo, sino también significa invertir en el futuro y hacer las elecciones adecuadas”.

“La consolidación fiscal no es un objetivo en sí misma, es un requisito previo para la sostenibilidad y el crecimiento. Y los efectos de las reformas estructurales no son inmediatos”, recalcó.

En este sentido, añadió que incluso las estrategias económicas centradas en el crecimiento “requieren de elecciones y sacrificios”, y añadió que éstos “no deben ser soportados sólo por una generación o grupo social”.

Van Rompuy rechazó “fórmulas mágicas” que hablan sobre “un crecimiento rápido y fácil”, e insistió en que “es necesario esperar para ver los efectos de las reformas en el crecimiento y el empleo”.

Asimismo, destacó el “largo camino” que ya han recorrido la Unión y sus Estados miembros, y valoró las “valientes medidas” emprendidas por los líderes europeos.

“Algunos de mis colegas ya han cogido el toro por los cuernos”, declaró Van Rompuy, quien mencionó en concreto las reformas de los mercados laborales aplicadas en España y Portugal.

Bruselas, 26 abr (EFE).- La Unión Europea ha empezado a cambiar su discurso económico y a distanciarse de la ortodoxia alemana, y en vista del escepticismo que generan los ajustes puros, ha empezado a poner más el acento en el crecimiento, una línea que ya preconiza el Fondo Monetario Internacional desde hace meses.

El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, y los primeros ministros de Italia, Mario Monti, y Bélgica, Elio Di Rupo, se sumaron hoy, aunque con matices, a las manifestaciones en ese sentido de los últimos otros líderes comunitarios a favor del cambio.

Van Rompuy reconoció, en una conferencia sobre la salida de la crisis en Bruselas, que “Europa necesita un crecimiento económico estructurado”, aunque advirtió de que lo primero son las reformas, que llevarán cierto tiempo.

También se mostró abierto a considerar un giro en las políticas europeas y anunció que estudia convocar una cumbre extraordinaria de líderes de la UE para avanzar medidas de fomento del crecimiento económico antes de finales de junio.

“No descarto convocar a los líderes europeos a una reunión informal para un intercambio abierto de ideas en una fecha más temprana y preparar mejor las medidas del Consejo Europeo de junio -previsto para los días 28 y 29 de ese mes-“, señaló Van Rompuy en el foro, en el que también participaron Monti y Di Rupo.

Monti, por su parte, alertó de que todas las medidas de ajuste que se están tomando en la UE no traerán crecimiento por sí solas, por lo que reclamó que se ponga en marcha una verdadera política para fomentar la actividad económica.

“Ahora Europa necesita políticas para aumentar su potencial de crecimiento y evitar políticas que sólo dan la sensación de contribuir al crecimiento”, sostuvo en una conferencia empresarial sobre la salida de la crisis.

Monti explicó que no se trata de cuestionar el pacto fiscal europeo o la disciplina presupuestaria, y rechazó que la solución resida en seguir incrementando el déficit como en el pasado.

“Necesitamos abrir la mente, no como manera de eludir la disciplina presupuestaria sino de hacerla realmente sostenible a medio plazo”, añadió.

Fuentes comunitarias indicaron a Efe que el giro no supondría abandonar la austeridad, sino complementarla con un mayor énfasis en el crecimiento.

Añadieron que el Gobierno alemán, el principal promotor de la austeridad, también está dispuesto a moderar esta postura, puesto que afronta una posición difícil en las elecciones legislativas del año próximo.

En Bruselas se considera que este giro es necesario ya que las políticas de ajuste ya han dado de sí todo lo que podían y han sentado una base suficiente sobre la que lanzar el crecimiento.

La creciente resistencia de las poblaciones y de los Gobiernos a los ajustes, y el aumento de partidos extremistas antieuropeístas en países como Francia o Finlandia, son otras de las causas señaladas por las fuentes.

Como medidas concretas, se estudian por ejemplo formas de potenciar la labor del Banco Europeo de Inversiones o un uso más generoso pero más controlado de los fondos estructurales europeos.

“Resulta crucial poner en marcha nuevas medidas y encontrar nuevos recursos financieros”, afirmó el primer ministro belga, quien ve la tasa a las transacciones financieras como una posible fuente de ingresos.

Di Rupo fue aún más allá: “Nos hemos dado cuenta de que la clave, más allá de la disciplina presupuestaria, está en cómo relanzar el crecimiento y poner a Europa de nuevo en la senda de la prosperidad”, comentó en su intervención.

Las peticiones de hoy de Monti y Di Rupo se suman al llamamiento de este miércoles del presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, en favor de un “pacto por el crecimiento” que no deje de lado los “inevitables” ajustes.

Jose Manuel Durao Barroso, también ayer destacó que Europa no sólo necesita consolidación fiscal, sino también inversión para reactivar el crecimiento económico.

El cambio de acento de la UE hacia el crecimiento se ha activado tras la derrota del presidente francés, Nicolas Sarkozy, en la primera vuelta de las elecciones generales, frente al candidato socialista, François Hollande, partidario de una política económica menos austera, comicios que además se saldaron con un fuerte auge de la extrema derecha en ese país.

A estos acontecimientos, se suma la caída del Gobierno holandés por las tensiones políticas que han generado los recortes.

Hollande se desmarcó hoy claramente de la concepción de crecimiento de Draghi y dijo que lo único que comparten es la visión de que éste es necesario, pero rechazó promover medidas de competencia todavía más fuertes, de liberalización e incluso de privatización, como apoya el presidente del BCE.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo