Nuevos disturbios y bloqueos en el segundo día de huelga en Bolivia

Por Publimetro Colombia

La Paz, 25 abr (EFE).- Trabajadores y universitarios bolivianos protagonizaron hoy nuevos disturbios y bloqueos de calles, en el segundo día de una huelga de 48 horas convocada por la Central Obrera Boliviana (COB) para exigir al presidente Evo Morales un aumento salarial mayor al 7 % ofrecido para este año.

Los mayores problemas ocurrieron en la ciudad central de Cochabamba, donde estudiantes de medicina de una universidad estatal apedrearon la fachada y destrozaron varias oficinas de la gobernación regional, controlada por el partido de Morales, el Movimiento al Socialismo (MAS).

Además, decenas de trabajadores fabriles y médicos bloquearon las carreteras que comunican a esa región con el resto de Bolivia, informó a los medios el subcomandante departamental de la Policía de Cochabamba, coronel Juan Sejas.

En La Paz, grupos de mineros bloquearon por horas la carretera que lleva a la ciudad vecina de El Alto, así como las principales calles de la población, sede del Gobierno y del Legislativo aunque no capital oficial de Bolivia es la sureña Sucre.

Al igual que el martes, el seguimiento de la huelga fue parcial, pero en varias ciudades hubo marchas callejeras de los afiliados a la COB, la mayor organización sindical del país.

Los sindicatos reclaman a Morales un aumento de sueldos que tome en cuenta lo que llaman “canasta familiar básica”, que calculan en 1.192 dólares mensuales, igual a 10 salarios mínimos.

El sueldo mínimo es de 117 dólares mensuales y el salario medio de 546, según cifras de 2011. Morales ha ofrecido subir un 18 % el mínimo pero solo un 7 % los demás.

Acataron la huelga educadores de escuelas y universidades públicas, médicos y empleados de hospitales y centros de salud estatales, los mineros y los trabajadores de algunas fábricas, entre otros, pero no se unieron a la protesta el transporte, el comercio y muchas actividades productivas.

A su paso por el centro de La Paz los manifestantes hicieron detonar cargas de dinamita ante piquetes de policías que custodiaban oficinas estatales y los ingresos a la plaza Murillo, donde están el Palacio de Gobierno y el Parlamento.

El miércoles siete policías resultaron heridos por esquirlas causadas por explosiones de dinamita, que la policía atribuyó a los mineros, y tres universitarios fueron detenidos en un choque con agentes que protegían un ministerio.

El ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, destacó hoy la “voluntad de trabajo del pueblo boliviano”, deploró la violencia de algunos sectores y aseguró que el Gobierno ratifica su voluntad de dialogar.

Aunque la protesta fue parcial, un dirigente minero, Jaime Solares, que participó hoy en las manifestaciones en La Paz, dijo que la COB debe debatir ahora la convocatoria a una huelga general indefinida.

Aparte del aumento salarial, la COB apoya la protesta de los médicos y los trabajadores de la salud contra un decreto de Morales que aumenta su jornada laboral de seis a ocho horas.

Los galenos están en huelga indefinida desde el 28 de marzo pasado y afirman que la norma no fue consensuada y no resolverá los problemas del sistema estatal de salud.

Morales dijo hoy que, según el ministerio de Salud, el 60 % de los médicos está trabajando ya las ocho horas y en algunas provincias algo más.

El aumento de la jornada laboral en el área de la salud pública fue solicitado por sindicatos leales al gobernante en una reunión partidista celebrada en enero pasado.

Para hoy, en la cuarta de conflictos sociales en Bolivia, también estaba previsto que partiera una nueva marcha de indígenas amazónicos contra una carretera que parte en dos el parque nacional Tipnis, pero fue aplazada por bloqueos de vías por partidarios de Morales.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo