Draghi alaba los ajustes en España, pero rechaza comprar deuda

Por Publimetro Colombia

Bruselas, 25 abr (EFE).- El presidente del BCE, Mario Draghi, calificó hoy de “extraordinario” el esfuerzo que está haciendo el Gobierno español para acometer ajustes y reformas estructurales, pero rechazó intervenir de nuevo en el mercado secundario para comprar deuda soberana española tras seis semanas sin hacerlo.

“Estoy completamente de acuerdo, el Gobierno español está haciendo un esfuerzo importante, extraordinario y ciertamente ha logrado y está logrando progresos notables”, señaló Draghi en su comparecencia ante la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo.

“No tenemos ninguna razón para dudar del compromiso absoluto del Gobierno español para acometer las reformas necesarias”, recalcó, al tiempo que aseguró que por eso “toda la Unión Europea está al lado de España y ciertamente el BCE”.

No obstante, Draghi rechazó la posibilidad de reactivar el programa de compra de deuda soberana, en respuesta al eurodiputado del PP Pablo Zalba, quien preguntó al presidente del BCE si va a reactivar el plan teniendo en cuenta el esfuerzo que hace España.

“El programa no es eterno ni infinito. Ha estado ahí, pero no debemos olvidar que el BCE tiene que actuar dentro de su mandato principal y el Tratado y los límites del Tratado prohíben la financiación monetaria” y el deber de la institución monetaria de la eurozona es garantizar la estabilidad de los precios a medio plazo en toda la zona del euro, explicó Draghi.

“Tenemos que caminar por esta fina y delicada línea, en la que queremos preservar la credibilidad del BCE, porque es una de las pocas cosas que quedan. Eso significa que tenemos que actuar dentro de los límites del Tratado. No haría ningún bien a la Unión, ni al BCE ni a la credibilidad de nuestro proceso de integración si actuáramos fuera de los límites establecidos en nuestros tratados y mandatos”, concluyó.

La prima de riesgo de España, que mide el diferencial entre el bono español a diez años y el alemán del mismo plazo, caía hoy algo más de una hora y media después del inicio de la jornada por debajo de 400 puntos básicos, hasta 398, lo que no había ocurrido en las últimas tres semanas.

La rentabilidad del bono español a diez años caía al 5,7 % desde el 5,86 % con que cerró la víspera, en tanto que el rendimiento del bono germano repuntaba ligeramente hasta el 1,72 %.

Tras seis semanas sin que el BCE haya comprado deuda soberana, el sobrecoste que los inversores exigen por la compra de deuda española volvía a niveles razonables, tras haber alcanzado en las jornadas precedentes su máximo anual, por encima de 435 puntos básicos.

Bruselas, 25 abr (EFE).- El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, instó hoy a los países de la zona del euro a proseguir con la consolidación presupuestaria y las reformas estructurales incluso después de los aumentos de los recursos del FMI y el reforzamiento de los cortafuegos europeos.

En su comparecencia ante la Comisión de Asuntos Monetarios y Económicos del Parlamento Europeo, Draghi se ha mostrado “contento” por el hecho de que además de los países de la zona del euro y de la UE también otros socios internacionales hayan contribuido a aumentar los recursos del Fondo Monetario Internacional (FMI) en 430.000 millones de dólares para que pueda actuar como cortafuegos.

Además, a finales de marzo el Eurogrupo acordó en Copenhague reforzar hasta los 700.000 millones de euros su fondo de rescate.

“Ahora es muy importante que el mecanismo de estabilidad esté completamente operativo”, indicó.

“El BCE puede dar su apoyo, pero incluso teniendo los cortafuegos, los países de la eurozona deben seguir implementando los ajustes presupuestarios y estructurales necesarios”, sostuvo.

Bruselas, 25 abr (EFE).- El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, advirtió hoy de los efectos negativos que podría conllevar la introducción de una tasa a las transacciones financieras en cuanto a las inversiones extranjeros en Europa, la política monetaria y la volatilidad y especulación en los mercados.

En una comparecencia ante la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo, Draghi recordó que, en primer lugar, el BCE ha dicho en el pasado que la tasa a las transacciones financieras, si se avanza en ella, “debería ser introducida en todos los países de la UE, porque de lo contrario habrá un desplazamiento de sectores empresariales hacia otros países que no la implantan o incluso peor hacia el sistema de la banca en la sombra”.

En segundo lugar, el punto de vista de los mercados es que este tipo de tasas tiende a reducir la liquidez y a aumentar la volatilidad, lo que “incrementaría las ganancias procedentes de la especulación porque una mayor volatilidad significa mayores ganancias de operaciones y especulaciones”, advirtió Draghi.

“Eso tiende a ser verdad en muchos casos”, agregó.

El tercer argumento en contra de la tasa es que tendría “un impacto en ciertos de nuestros instrumentos de la política monetaria, especialmente en el mercado de repos”, dijo Draghi, en referencia a las operaciones de venta con pacto de recompra, que son un importante instrumento del mercado monetario para los que buscan liquidez o valores concretos, y suponen una alternativa a los préstamos sin garantías y a la emisión de valores a corto plazo.

El presidente del BCE recomendó “pensar en todos estos contrapesos”, a los que se suma el hecho de que en el momento de la crisis que experimenta la UE Europa necesita inversores y no ahuyentarlos, sostuvo.

“Estamos en un momento en el que la mayoría de los inversores, de los recursos extranjeros para la financiación de gobiernos y empresas han abandonado una gran parte de la eurozona. Queremos que regresen, de manera que uno se pregunta si la tasa a las transacciones financieras es realmente la mejor manera de atraer a estos inversores extranjeros para que vuelvan a la zona del euro”, indicó Draghi.

A finales de marzo, los ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea (UE) decidieron en Copenhague crear un grupo de trabajo para buscar fórmulas alternativas o pasos intermedios a la introducción de la tasa en todo el bloque comunitario, ante la división entre los Veintisiete al respecto.

La propuesta de la Comisión Europea pretende tasar con un 0,1 % las transacciones con acciones y bonos y con un 0,01 % las operaciones con derivados.

Entre las alternativas mencionadas en la reunión informal de ministros de Economía y de Finanzas de la UE (Ecofin) en Copenhague figuran el “stamp duty”, una tasa al estilo de la que aplica el Reino Unido sobre solo algunos productos financieros como las acciones, y el “impuesto sobre actividades” que tienen otros países.

Los países deberán estudiar si el ejemplo británico puede ser un paso intermedio para avanzar después a una tasa más amplia o no, o si avanzan solo en la eurozona o mediante una cooperación reforzada.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo