Argentina avanza en la expropiación de YPF e incorpora una empresa de gas de Repsol

Por Publimetro Colombia

Buenos Aires, 18 abr (EFE).- El Senado argentino dio hoy un paso clave para la aprobación del proyecto de ley que expropia el 51 por ciento de las acciones de YPF a Repsol, al habilitar el debate de la iniciativa en el pleno de la Cámara alta, que también discutirá la nacionalización de YPF Gas, en manos del grupo español.

El senador oficialista Aníbal Fernández, exjefe de gabinete del Gobierno de Cristina Fernández, explicó que, al igual que la petrolera, YPF Gas será declarada de utilidad pública y sujeta a expropiación en el proyecto de ley que tramita el Congreso argentino.

Aníbal Fernández hizo estas afirmaciones al finalizar la reunión de tres comisiones del Senado, todas de mayoría oficialista, en la que se aprobó el dictamen del proyecto, lo que habilita su discusión en la Cámara alta.

El oficialismo se propone discutir el proyecto gubernamental en el pleno del Senado el miércoles de la semana próxima para luego enviarlo a la Cámara de Diputados, donde se espera que los legisladores afines al Gobierno también hagan valer su mayoría.

“Los argentinos estamos cambiando una historia que muchas veces no quisieron escribir y que lo hicieron otros por ellos”, pero “no hay que echarle la culpa a nadie”, manifestó hoy la presidenta, Cristina Fernández, durante un acto en Buenos Aires.

La mandataria recordó además que su esposo y antecesor, el fallecido Néstor Kirchner, dijo en 2003 que “el gran problema energético fue la desnacionalización y la venta de las acciones de YPF”.

“Ahora se está recuperando ese instrumento estratégico”, sostuvo la jefa de Estado.

El proyecto de ley obtuvo hoy el dictamen de la mayoría gracias al apoyo del gobernante Frente para la Victoria y de legisladores de los opositores Frente Amplio Progresista y la Unión Cívica Radical (UCR).

La firma del dictamen se concretó tras dos días de discusiones entre los miembros de las tres comisiones parlamentarias, en las que también participaron los interventores de YPF; el ministro de Planificación, Julio De Vido, y el viceministro de Economía, Axel Kicillof.

Este último, al que fuentes empresariales adjudican un especial protagonismo en el diseño del proyecto presentado el lunes por Cristina Fernández, anunció que Argentina no pagará los 10.000 millones de dólares que reclamó el presidente de Repsol, Antonio Brufau, en compensación por las acciones que le serán expropiadas al grupo.

Este miércoles, participaron del debate exfuncionarios, juristas y consultores en hidrocarburos que advirtieron de que expropiar la petrolera YPF al grupo español Repsol sin pago previo viola la Constitución argentina y apostaron por una negociación entre el Gobierno de Cristina Fernández y la compañía española para llegar a un precio justo.

“Aunque alguien diga me puedo quedar gratis YPF, sería confiscación y a nosotros nos conviene hacer una compra consensuada, con un precio justo y, si es posible, una negociación amigable”, afirmó el ex ministro de Energía Jorge Lapeña.

Lapeña, que fue ministro de Energía durante el gobierno del radical Raúl Alfonsín (1983-1989), recordó que el artículo 17 de la Constitución argentina declara que “la propiedad es inviolable” y “la expropiación por causa de utilidad pública, debe ser calificada por ley y previamente indemnizada”.

El Gobierno argentino, que intervino el lunes YPF y envió al Congreso un proyecto de ley para expropiar el grueso de las acciones de Repsol en la petrolera, sostiene que la valoración de las acciones correrá a cargo del gubernamental Tribunal de Tasaciones.

El Ejecutivo no ha concretado de dónde saldrán los fondos para el pago que corresponde a Repsol ni se ha referido a la posibilidad de una indemnización previa.

“Necesitamos no hacer gestos que puedan ser interpretados fuera de nuestras fronteras como que no cumplimos los contratos. Hay que convencer a los inversores de que durante 30 años las reglas no se van a modificar”, advirtió Lapeña.

También para el exsecretario de Energía Daniel Montamat, que se ocupó de la gerencia de YPF a finales de los años 80, es necesario que Argentina dé señales de confianza y diseñe una política para el sector energético, aunque expresó sus temores sobre el conflicto que se avecina por la tasación de las acciones que le serán expropiadas a Repsol.

Mientras avanzaba el debate en el Senado, las acciones de YPF se desplomaban en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, hasta cerrar con una caída del 28,66 por ciento.

Mientras tanto, los interventores de la petrolera avanzaron hoy en un paquete de medidas, con la puesta en marcha de una auditoría de la empresa y la decisión de aumentar su producción.

Por su parte, el ministro de Economía, Hernán Lorenzino, planteará en la próxima asamblea del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM) la “importancia” que tiene para Argentina la decisión “de fortalecer la soberanía energética”, informaron fuentes oficiales.

Buenos Aires, 18 abr (EFE).- Argentina llevará a la próxima asamblea del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM) la expropiación del 51% de las acciones de la petrolera YPF a la española Repsol, informaron fuentes oficiales.

El ministro de Economía argentino, Hernán Lorenzino, transmitirá a los representantes de los países asistentes a la reunión la “importancia” que tiene para Argentina la decisión “de fortalecer la soberanía energética”, dijo el Ministerio de Economía en un comunicado.

La nota destaca la decisión de la presidenta argentina, Cristina Fernández, de enviar al Parlamento un proyecto para expropiar el 51% de YPF “como consecuencia de la ineficiente gestión del grupo controlante Repsol que ponía en riesgo el autoabastecimiento de combustibles en el país”.

“La irresponsable gestión del grupo controlante Repsol ha dado lugar a una significativa caída en la producción de crudo (de 20 millones de barriles en 1998 a 11 millones en 2011), acontecimiento sin precedentes históricos similares”, afirmó Lorenzino.

El ministro dijo que, en lugar de capitalizar YPF para invertir en exploración y sostener un nivel de producción “acorde a las crecientes necesidades de una demanda en expansión”, la “gestión privada se limitó a vaciar las reservas existentes (1.205 millones de barriles en 1998 a 666 millones de barriles en 2011)”.

El ministro, que este viernes y sábado asistirá en Washington a la asamblea del FMI y el BM, dijo que YPF se endeudó además “de manera explosiva, especialmente desde 2004 en adelante, triplicando su deuda en dólares”.

Afirmó asimismo que la petrolera basó su negocio en el refino y posterior venta al mercado interno de gasolina (naftas) “premium” (las más caras) y que distribuyó beneficios -en lugar de reinvertirlos- “por más de 15.700 millones de dólares, poniendo en riesgo la soberanía energética” de Argentina.

Lorenzino indicó que esta situación de YPF explica “las crecientes importaciones de combustible del país, de 853 millones de dólares en 1998 a 9.397 millones de dólares en 2011”.

Buenos Aires, 18 abr (EFE).- El Grupo Petersen aparece hoy en el punto de mira del proceso de expropiación del 51 por ciento de las acciones de la petrolera española Repsol en YPF, ante la millonaria deuda que tiene el consorcio de la familia argentina Eskenazi desde que compró el 25 por ciento del capital.

El Grupo Petersen, que hasta ahora no se ha manifestado sobre la intervención estatal, deberá afrontar en mayo el pago de 400 millones de dólares como amortización de capital de préstamos bancarios adquiridos para ingresar como socio de YPF, hecho que genera preocupación en círculos financieros y el mercado de capitales, dijeron fuentes del sector consultadas por Efe.

El asunto ha saltado al Senado en el debate en comisiones del proyecto gubernamental de expropiación de acciones Clase D de YPF que pertenecen a Repsol y donde la oposición ha preguntado por qué la operación no incluye al Grupo Petersen.

Este grupo ingresó en YPF en 2008, con una compra inicial del 14 por ciento que luego completaría con un 11 por ciento adicional, de la mano del entonces presidente Néstor Kirchner, ya fallecido.

Kirchner (2003-2007) dio el visto bueno a una fórmula que permitió a los argentinos desembarcar en la petrolera abonando sólo 100 millones de dólares y con préstamos de Repsol y de bancos extranjeros que devolvería con cargo a los dividendos futuros.

Precisamente este acuerdo de financiación ha sido duramente criticado por el Gobierno de Cristina Fernández, viuda de Kirchner.

La calificadora Moody’s consideró esta semana que el mecanismo de pago de las deudas del Grupo Petersen “quitaba cierta flexibilidad financiera” de la compañía.

“Mientras que históricamente YPF ha mantenido un nivel alto de pago real de dividendos, Moody’s considera que la flexibilidad de dividendos de la compañía es decreciente debido a las altas obligaciones de su accionista minoritario Petersen”, agregó la agencia en su último informe sobre la petrolera.

Moody’s bajó el martes la nota de YPF a raíz de “la incertidumbre con respecto a la manera” en que el Gobierno administrará la petrolera, intervenida el lunes, al mismo tiempo en que se ponía el proyecto de ley de expropiación a consideración del Senado.

A petición de los bancos prestamistas, Moody’s calificó en su momento con un nota muy baja (CAAZ) dos préstamos por un total de 1.700 millones de dólares, explicó a Efe Daniela Cuan, analista de la calificadora en Buenos Aires.

La calificación original daba cuenta de que había “cierto nivel” de recuperación en base al valor de las acciones, que “está cada vez más bajo” desde que empezó el conflicto del Gobierno con Repsol YPF a comienzos de año.

Moody’s espera que los dividendos sean de al menos 1.200 millones de dólares anuales en los próximos años.

La prensa de Buenos Aires dedicó hoy amplios espacios a la situación del grupo Petersen.

Medios locales informaron de que un grupo de ejecutivos de bancos extranjeros mostró su preocupación por la deuda del grupo en una reunión que mantuvieron el lunes con la presidenta del Banco Central argentino, Mercedes Marcó del Pont, extremo que fue negado por fuentes del instituto emisor consultadas por Efe.

El Banco Central no tiene injerencia en estos asuntos y la cita estaba destinada a analizar políticas monetarias a la luz de la reciente reforma estatutaria, remarcaron las fuentes.

Al ser cuestionado el martes en el Senado por la oposición, el viceministro de Economía, Axel Kicillof, además uno de los interventores de YPF, dijo que con fin de que el Estado y las provincias petroleras tomaran el control de YPF para recuperar la producción de hidrocarburos, el Gobierno apuntó a su “accionista mayoritario”, en referencia a Repsol.

El ministro de Planificación, Julio De Vido, y el secretario de Energía, Daniel Cameron, “son tan responsables como Repsol del vaciamiento de YPF y de la crisis de la matriz energética”, dijo el senador Gerardo Morales, de la Unión Cívica Radical (socialdemócrata), segunda fuerza parlamentaria.

El senador de oposición consideró una “contradicción” que De Vido “sea ahora el interventor de la petrolera”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo