"El Revolucionario", el bar de las Madres de Plaza de Mayo

Por Publimetro Colombia

Buenos Aires, 24 mar (EFE).- Bautizado como “El Revolucionario”, el “bar político” abierto en la sede de la Asociación de Madres de la Plaza de Mayo, en Buenos Aires, pretende convertirse en un “espacio de discusión” cargado de referencias a mitos argentinos como Evita o Ernesto “Che” Guevara.

Situado junto al Congreso argentino, en la antigua cafetería de la Universidad Popular de las Madres, el bar abrió sus puertas coincidiendo con la celebración del Día Nacional de la Memoria, aniversario del golpe que inició la dictadura militar (1976-1983).

“Teníamos la idea de crear un espacio de discusión emulando los viejos bares donde en Europa la gente se reunía para hacer política”, explica a Efe Daniel Narezo, promotor del bar y también propietario del restaurante temático “Perón Perón” dedicado a la figura del expresidente.

De las paredes de “El Revolucionario” cuelgan fotografías, cuadros, carteles y objetos “genuinos, históricos y muestras reales de 35 años de lucha y de relación con el resto del mundo de las Madres”, añade Narezo.

Entre los más representativos, un pañuelo donado por el líder mexicano de la guerrilla zapatista, el subcomandante Marcos, una guitarra del rockero argentino “Charly” García, o una camiseta firmada por el ídolo argentino Diego Armando Maradona.

Además, en el bar no podían faltar las referencias a personalidades argentinas como Eva Duarte, “Evita”, la presidenta Cristina Fernández y su marido, el expresidente fallecido Néstor Kirchner, y el revolucionario Ernesto “Che” Guevara.

También hay alusiones al líder cubano Fidel Castro, el indio “Mahatma” Gandhi, el estadounidense Martin Luther King o los españoles Antonio Machado y Dolores Ibárruri, en una suerte de “salón de la fama”.

“Es una pared de estrellas iluminadas que trata de emular el espíritu vivo de cada revolucionario”, apunta Narezo, que reconoce que en el bar coinciden personajes “muy dispares”.

“Perón y el ‘Che’ Guevara no son parecidos políticamente, pero los dos han entregado su vida a la felicidad de un pueblo”, sostiene el empresario del bar, que también pretende organizar actividades de formación y discusión política.

Pese a la decoración, Narezo insiste en que no es “un bar temático”, sino que aspira a convertirse en “un espacio donde los jóvenes desarrollen un pensamiento político” orientado hacia las “políticas de base” para solucionar las necesidades “en los lugares más pobres de Latinoamérica”.

Para ello, “El Revolucionario” plantea aprovechar su ubicación como principal acceso tanto a la sede de la Asociación como a la Universidad de las Madres, y se plantea también como un “café universitario”, según su promotor.

En los claustros universitarios suelen gestarse “grandes movimientos políticos”, recuerda Narezo, para quien tener “un bar político en una universidad política” es muy positivo y entrar a una institución “tan notable” como la Asociación “por un boliche” es algo “extraño, pero interesante también”.

“El espacio nos permite hacer muchas cosas, desde una milonga (espacio para el baile de tango) a exposiciones de arte”, explica Narezo, que presume de otra “cualidad” de “El Revolucionario”: un carrusel infantil situado frente a la terraza del bar.

“¿Si las grandes cadenas de hamburguesas tienen ‘jueguitos’, por qué ‘El Revolucionario’ no va a tener una calesita?” agrega.

“Lo que han hecho las Madres con este lugar es compartir, un gran gesto en el que ponen los elementos de su historia de lucha para que estén a disposición de todos. Este bar claramente es suyo”, asegura Narezo, para quien las Madres de la Plaza de Mayo, son las “revolucionarias por excelencia”.

Miguel Ángel Moreno

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo