Los líderes europeos intentarán mañana fomentar el crecimiento económico con recetas anticrisis

Por Publimetro Colombia

Bruselas, 29 feb (EFE).- Los líderes de la UE intentarán en la cumbre que comienza mañana identificar medidas para fomentar el crecimiento como complemento a la austeridad para salir de la crisis y estudiar el nuevo marco económico que podría llevar en algunos casos a rebajar los objetivos de déficit para este año.

España, especialmente interesada en esta última cuestión, explicará en la reunión de los países del euro previa a la cumbre la desviación presupuestaria de 2011, que elevó la cifra de déficit al 8,51 %, frente al 6 % anunciado anteriormente.

El Gobierno de Mariano Rajoy confía en que Bruselas acepte en los próximos días adaptar el objetivo para este año (4,4 % del PIB) a la nueva realidad, ya que fue fijado sobre una previsión de crecimiento del 2,3 % y no en el 1 % de contracción que calcula ahora la CE.

El Ejecutivo comunitario ha insistido, sin embargo, en que no considerará la cuestión hasta que no cuente con una información completa sobre el motivo del desvío en 2011, el presupuesto para 2012 y los detalles de las medidas de ajuste que piensa adoptar España para reconducir la situación.

El borrador del texto de conclusiones que verán los líderes señala claramente que “la consolidación fiscal es esencial para un mayor crecimiento y al empleo”, y añade que “los países con programas de ayuda o bajo escrutinio del mercado deben ceñirse a los objetivos acordados”.

Sobre la posibilidad de tratar la modificación de la meta de déficit para España a nivel de líderes de la UE y no sólo de ministros de Finanzas, fuentes diplomáticas explicaron que no es el procedimiento habitual, pero que “cada país tiene derecho a poner sobre la mesa lo que considere oportuno”.

El procedimiento normal es negociar el objetivo primero con la Comisión Europea y luego tratarlo a escala ministerial.

“Si el Gobierno español quiere que se discuta, su primer interlocutor es la Comisión Europea”, recalcaron las fuentes, y recordaron que su presidente, José Manuel Durao Barroso, reiteró que Bruselas no podrá considerar una modificación hasta que Madrid no presente el presupuesto de 2012, a finales de marzo.

Barroso ha confiado además en que el presupuesto español esté “completamente en línea con el Pacto de Estabilidad y Crecimiento”.

Alemania, normalmente poco partidaria de la permisividad con sus vecinos del sur, considera que corresponde a la CE negociar con España, pero en general aboga por que se cumplan los objetivos fiscales pactados.

La cumbre comenzará con el nombramiento del presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, para un nuevo mandato hasta 2014 y su elección como líder de las cumbres del euro.

Los líderes comunitarios celebrarán a continuación una cena de trabajo en la que abordarán los progresos de cada país en la consolidación fiscal, las reformas, la modernización del sistema de pensiones, los impuestos, el empleo, el crecimiento y la competitividad.

En materia de crecimiento y con la estrategia “Europa 2020” de fondo, la atención se centrará en identificar las prioridades nacionales para cada socio europeo.

“No nos hace falta dotarnos de planes nuevos para el crecimiento, lo que necesitamos es adquirir un compromiso firme para poner en marcha lo acordado”, afirmó hoy Barroso, quien también expresó su confianza en que esta cumbre sea “menos dramática” que las últimas.

Barroso dijo que ha llegado el momento de que el compromiso de los líderes europeos se traduzca en “resultados concretos y efectivos”, y adelantó que pedirá que se invierta en transporte, energía, proyectos de infraestructura, tecnologías de la información y el despliegue del sistema de banda ancha.

El debate se centrará después en la eurozona. Pese a que no habrá una cumbre del euro debido a la negativa de Alemania a reforzar ahora los cortafuegos, se analizará el calendario para la revisión de su dotación y también cómo acelerar el pago de las aportaciones directas de capital para el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE).

La eurozona confía en convencer a Berlín a lo largo de marzo de la conveniencia de combinar los fondos que quedan en el mecanismo de rescate temporal, 250.000 millones de euros, con el mecanismo permanente, de manera que la eurozona disponga de una capacidad de 750.000 millones, en lugar de solo 500.000 millones.

Por otra parte, los Veintisiete tienen previsto conceder a Serbia el estatus de candidato a la adhesión, al considerar que Belgrado ha cumplido con todas las condiciones planteadas y, en especial, las relativas a su relación con Kosovo.

Pese a que Rumanía ha puesto trabas de última hora exigiendo más protección para la minoría valaca de origen rumano que vive en Serbia, distintas fuentes europeas dan por hecho que esto no bloqueará el expediente.

Madrid, 29 feb (EFE).- El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, acudirá mañana a la cumbre de la UE en Bruselas con la intención de explicar las medidas que está adoptando para frenar el déficit, pero no espera que en esta cita se aborde una posible relajación del fijado este año para España.

Rajoy participará en la capital belga en la reunión del Consejo Europeo, al que acudirá con una “cartera llena de reformas estructurales” que están siendo objeto de un reconocimiento generalizado por parte de la Comisión Europea (CE) y de los países miembros.

Así lo han asegurado fuentes del Gobierno ante la cita de mañana, en la que han señalado que el jefe del Ejecutivo explicará que ya ha aprobado la reforma laboral que avanzó en el último Consejo Europeo y en breve aprobará el cuadro macroeconómico y el techo de gasto.

Todo ello antes de la aprobación el 30 de marzo de los presupuestos de 2012.

España no espera que en la cumbre de Bruselas se hable en ningún momento de la posibilidad de que se flexibilice el objetivo de déficit después de las nuevas previsiones económicas de la Comisión.

Lo que pretende el Gobierno es “ir quemando etapas” en un proceso continuo de explicación de sus medidas a los socios comunitarios y para que quede bien claro que todas ellas tienen como objetivo cumplir el pacto de estabilidad y crecimiento.

Por tanto, Rajoy no tiene intención de plantear mañana en Bruselas una relajación de las cifras de déficit, sino dejar bien claro que pone todo su empeño en conseguir el crecimiento económico y la creación de empleo y que con las decisiones que está adoptando se va a ir corrigiendo la desviación.

El Gobierno considera que España pude considerarse como uno de los países más avanzados en el cumplimiento de una norma que se van a autoimponer los socios comunitarios en la cumbre de Bruselas: la denominada regla de oro de la estabilidad.

Con ella se pretende que los países introduzcan en sus respectivos textos constitucionales el cumplimiento de la estabilidad presupuestaria, algo que España ya realizó al final de la pasada legislatura con acuerdo de PP y PSOE.

Rajoy aprovechará también sus intervenciones en la cumbre de la UE para defender la carta que firmó junto a otros once líderes comunitarios (entre los que no están los de Francia y Alemania) en apoyo del crecimiento.

Esa carta afirma que la actual crisis que afronta Europa es también “una crisis de crecimiento” y, aunque no rechaza la tarea “esencial” de poner en orden las finanzas nacionales, considera “necesario” modernizar la economía, aumentar la competitividad y corregir los desequilibrios macroeconómicos.

Antes de participar en la cumbre de la UE, Rajoy asistirá a la reunión que mantendrán en Bruselas los líderes del Partido Popular Europeo.

Madrid, 29 feb (EFE).- El Gobierno considera que superar el déficit de 4,4 % en 2012 no sería un incumplimiento del Pacto de Estabilidad y Crecimiento (de un 3 % en 2013), ya que la primera fue una cifra que “se autoimpuso” el anterior Ejecutivo, según han asegurado hoy fuentes gubernamentales.

El gabinete de Mariano Rajoy estima que Bruselas no podría decir que se trata de un “incumplimiento flagrante”, y la Comisión Europea tendrá en cuenta el conjunto de reformas estructurales que se están aplicando para reducir el desfase presupuestario cuando haga la evaluación correspondiente el próximo mes de mayo.

Su idea es que la cifra del 4,4 % en 2012 “no la impone Bruselas”, sino que es una cifra que “se autoimpone” el anterior Gobierno, que es el que “ha incumplido claramente su programa de estabilidad”.

El Pacto de Estabilidad y Crecimiento establece un déficit máximo del 3 % en 2013.

Para cumplirlo, las proyecciones presupuestarias para el conjunto de las administraciones públicas españolas del anterior Ejecutivo implicaban un déficit del 6,0 % del PIB para 2011 (que finalmente cerró en 8,51 %), del 4,4 % para 2012, del 3 % para 2013 -año en el que se cumple el Pacto de Estabilidad de la UE- y del 2,1 % en 2014.

Las mismas fuentes han añadido que en ningún momento esperaban que la Comisión flexibilizara el objetivo de déficit marcado en el 4,4 % para 2012 una vez que admitió que la economía española decrecerá un 1 % este año, en lugar de crecer un 0,7 %, como se esperaba cuando se cerró el citado objetivo.

En los últimos días ha habido una serie de declaraciones por parte de miembros del Ejecutivo en las que confiaban en una relajación de este objetivo, pero esta opción ha sido zanjada rotundamente desde la Comisión Europea, que reclama antes más información sobre el cierre de 2011 y los planes para 2012.

Además, no está claro todavía cuál será la cifra estimativa de déficit que se usará para la elaboración de los Presupuestos Generales del Estado para 2012, pero lo que tiene claro el Ejecutivo es que serán unos Presupuestos que se cumplirán.

Tampoco estará cerrado hasta la celebración mañana de la Comisión Delegada de Asuntos Económicos si el próximo Consejo de Ministros va a aprobar el techo de gasto y el cuadro macroeconómico en los que se basarán los próximos presupuestos, que deben presentarse el 30 de marzo.

El Gobierno quiere ahora ir “quemando etapas” y explicando su trabajo tanto a los socios como a la Comisión Europea.

Primero, España aprobará el techo de gasto y el cuadro macroeconómico, y aprobará sus presupuestos, y a continuación, antes del 30 de abril, remitirá un nuevo programa de Estabilidad a Bruselas, que será evaluado por las autoridades comunitarias en mayo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo