Fitch baja la calificación de la deuda griega y la deja al borde del impago

Por Publimetro Colombia

Atenas, 22 feb (EFE).- La agencia de calificación Fitch rebajó hoy la nota de la deuda soberana griega hasta C, desde el anterior valor de CCC, colocándola al borde del nivel de impago.

La rebaja de la calificación se produce pocos días después de que el Eurogrupo acordase en Bruselas el segundo rescate financiero de Grecia por valor de 130.000 millones de euros.

Fitch advierte de que “si se realiza la propuesta de reducir la carga de la deuda pública de Grecia a través de un canje de deuda con los acreedores privados, constituiría una calificación de impago”.

El proceso de la quita de la deuda en manos de grandes bancos y fondos de inversión privados, conocido oficialmente por el nombre de Participación del Sector Privado (PSI), comprende una condonación de unos 107.000 millones de euros, es decir, el 53,5 % del monto de los bonos en manos del sector privado.

Los bonos en manos de estos inversores serán sustituidos por nuevos títulos griegos por un valor del 30,5 % de los actuales más otros con un valor del 15 % emitidos por el Mecanismo Europeo de Estabilidad Financiera (EFSF, por sus siglas inglesas).

El Parlamento griego inició hoy el debate del proyecto de ley que dispondrá las condiciones de este canje, incluido un mecanismo llamado Cláusulas de Acción Colectiva (CAC) que permitirá obligar a los tenedores de la deuda helena a acogerse a la quita si hay una mayoría de acreedores que apoyan la reestructuración.

“La calificación de Bonos del Gobierno Griego (GGB) afectados por el canje, incluidos aquellos reestructurados bajo las CAC (…) será también reducida a D (de impago) en su momento”, indica el comunicado de Fitch.

La agencia de calificación considera la imposición de CAC con efectos retroactivos como un hecho “coercitivo” para los tenedores que supondrá un “cambio adverso” en las condiciones de inversión en bonos helenos.

Con todo el gobierno griego tratará de convencer a los tenedores de que se sumen de forma voluntaria a la PSI, ya que de otra forma los acreedores podrían activar las permutas de impago (CDS), lo cual se considera que podría tener un efecto de contagio en los mercados europeos a través de los bancos emisores de este tipo de seguros.

Para ello, una parte mayoritaria del nuevo crédito europeo será destinada a financiar el proceso de la quita.

De acuerdo a los medios griegos, de los 130.000 millones del préstamo se utilizarán 30.000 millones como “incentivo” para los bancos y otros 23.000 millones para recapitalizar las pérdidas bancarias, aunque el ministro de Finanzas heleno, Evangelos Venizelos, ha reconocido que esta última cifra podría aumentar hasta los 50.000 millones, dependiendo de las necesidades bancarias.

Falta dilucidar si la inyección de fondos para la recapitalización dará derechos de decisión sobre los bancos al Estado griego, algo a lo que se opone Bruselas pero que reclama parte de la clase política griega.

Atenas, 22 feb (EFE).- La Bolsa de Atenas ha sufrido hoy pérdidas cercanas al 6 por ciento, en una jornada en las que las cotizaciones se vieron empujadas a la baja por la decisión de la agencia Fitch de rebajar hasta el nivel C, un sólo escalón por encima del “impago”, la calidad de la deuda helena.

El índice general del parqué ateniense cerró la jornada en 751,96 puntos, un 5,67 % menos que en la jornada anterior.

Peor fueron las cosas para el índice bancario, que retrocedió un 12,21 por ciento y que en los últimos días ha acumulado ya pérdidas del 21,38 por ciento.

Durante la segunda quincena de enero y la primera semana de febrero, la Bolsa de Atenas registró grandes ganancias por la cercanía del acuerdo entre Grecia y la “troika” para la concesión de un nuevo préstamo de 130.000 millones de euros y la luz verde al proceso de condonación de parte de la deuda griega.

Sin embargo, las dudas de los últimos días sobre una plena participación en esa quita y la intención de Atenas de forzar a los tenedores a acogerse a ella a través de cláusulas de acción colectiva, ha cambiado el humor de los mercados.

Pero el impacto más negativo fue la toma de posición de Fitch, que en un comunicado distribuido hoy se declaró frontalmente en contra del proceso de quita: “si se realiza la propuesta de reducir la carga de la deuda pública de Grecia a través de un canje de deuda con los acreedores privados, constituiría una calificación de impago”.

Esta es la opinión que han mantenido los fondos de riesgo que poseen títulos de deuda helena, que han amenazado con hacer uso de las permutas de impago crediticio (CDS) si se les obliga a participar en la quita, posición que ha sido reforzada por la declaración de Fitch.

Los grandes bancos, representados por el Instituto Internacional de Finanzas, se han mostrado más partidarios de la quita, pues esperan que los incentivos que repartirá Grecia y los fondos destinados a la recapitalización bancaria (ambos a pagar con el nuevo crédito) les permitirán paliar parte de las pérdidas.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo