Destacado TV

(Video) Ser trans y negra es la doble batalla de la mujer más votada de Brasil

Por María Paula Suárez Navas

Erika Hilton se vio obligada a prostituirse para "sobrevivir", pero transformó su dolor en "combustible". (Video) Ser trans y negra es la doble batalla de la mujer más votada de Brasil

Ahora, a sus 27 años, se ha alzado como la mujer concejal más votada en las elecciones de Brasil y la primera negra y trans en conseguir un acta en el Ayuntamiento de Sao Paulo.

Con 50.508 apoyos en la ciudad de Sao Paulo, la más poblada de Latinoamérica, Hilton atribuye su expresiva victoria en la primera vuelta de las municipales del pasado 15 de octubre al "miedo" al "retroceso" tras la elección en 2018 del presidente Jair Bolsonaro, líder de la ultraderecha brasileña.

Nacida y criada en la empobrecida periferia de Sao Paulo, Hilton fue expulsada a los 14 años de casa por su madre, quien por aquel entonces estaba cegada por la "narrativa del odio fundamentalista" de la iglesia evangélica que frecuentaba.

"Viví mi adolescencia entera prostituyéndome para sobrevivir. Esa es la realidad de las mujeres trans", lamenta.

Pero fue en las calles donde Hilton percibió la "urgencia" de convertirse en la "portavoz" de otras muchas mujeres que, al igual que ella, han sido víctimas de la "deshumanización", del racismo y la transofobia en un país que lidera el ránking de asesinatos a transgénero y donde cada 23 minutos muere un joven negro.

(Video) Ser trans y negra es la doble batalla de la mujer más votada de Brasil

"Todo eso fue combustible de lucha. Mis dolores sirvieron para que yo entendiese lo que es la violencia estructural y transformase el dolor en fuerza para resistir y luchar. No por mí, sino por todas", declaró.

Tras varios años viviendo en la calle, su madre le reabrió las puertas de casa. Fue entonces, con "comida y techo", cuando decidió retomar los estudios y entrar en la Universidad. Allí comenzó su militancia "por el rescate de los derechos humanos" y se alzó como una "referencia de lucha" en Brasil.

En 2018 fue elegida diputada regional en el Parlamento de Sao Paulo gracias a una candidatura colectiva integrada por nueve mujeres y, una vez concluya su nuevo mandato como concejala, confía en poder llegar al Congreso brasileño para cambiar la "legislación y la propia Constitución".

"Mi elección representa una respuesta a todo ese odio y a esa negación de nuestros derechos. Estamos articuladas, buscando justicia social, equidad y no vamos a dar un paso atrás mientras nuestras vidas no importen, mientras no paren de matarnos por nuestra identidad de genero", denunció.

Porque -lamentó- "nos matan de las formas más violentas y brutales, con crueldad, por el hecho de ser quienes somos".

EFE

Loading...
Revisa el siguiente artículo