Destacado TV

Fidel Cano: "La presión con violencia contra el periodismo continúa"

Fidel Cano, habló del atentado contra las instalaciones de El Espectador, 30 años después.

Por Publimetro TV

Al amanecer del 2 de septiembre de 1989 un camión bomba cargado con dinamita hizo explosión al lado de las instalaciones de El Espectador. Fidel Cano: "La presión con violencia contra el periodismo continúa".

Se trató de un atentado que causó heridas a numerosas personas y destruyó parcialmente las instalaciones del periódico.

El ataque fue un intento más de Pablo Escobar de doblegar a El Espectador y a la familia Cano por su lucha frontal contra el narcotráfico y su poder corruptor.

La respuesta del diario fue la portada de la edición del día siguiente, hecha sobre las ruinas del periódico: "¡Seguimos adelante!".

"Fue como nacer y morir en unas pocas horas o (mejor) morir y volver a nacer en unas pocas horas", recuerda Cano.

El periodista recuerda que el día de la bomba, cuando llegaron al edificio, "todo parecía perdido, parecía que finalmente habíamos perdido esa batalla, que finalmente iban a ganar los que querían silenciar el periódico".

Cano considera que haber "logrado armar un espacio de trabajo y que al día siguiente hubiera salido ese periódico fue un renacer y realmente impulsó a El Espectador a seguir hacia adelante".

"Yo creo que si en aquel momento no hubiese salido el periódico del día siguiente hubiera sido una derrota para el país muy fuerte", dice con convicción.

Cano recuerda el oscuro año de 1989 como "una época terrible en Colombia" no solo por los asesinatos de periodistas y ataques a medios sino también contra las instituciones, que se cobraron muchas vidas valiosas.

Fidel Cano: "La presión con violencia contra el periodismo continua"

"Obviamente que la presión sigue, la criminalidad sigue y el narcotráfico sigue muy poderoso en este país", afirma, y agrega que hay además "otro tipo de amenazas", como la de cuestionar su credibilidad como medio de comunicación.

Las presiones "más sutiles", insiste, "están más en las regiones, más a nivel de los periodistas que son menos visibles, cuando en aquella época era un ataque frontal contra la existencia del mismo medio y contra los directores".

Y al hablar de las regiones es imposible no tocar el tema de los asesinatos de centenares de líderes sociales, un problema grave que se vive principalmente en esos lugares apartados de los centros de poder.

"Es terrible, eso es una tragedia para una sociedad, para un país, que las personas que están protegiendo sus regiones, que están luchando por la igualdad, por las tierras, por el medioambiente estén siendo eliminadas", manifiesta.

El periodista considera que en parte eso sucede "porque el Estado no llegó a esas regiones" que quedaron a expensas del crimen organizado.

Cano tampoco esconde su desazón con el rumbo del acuerdo de paz, defendido con vigor desde las páginas del diario, y especialmente con la implementación.

Sus posiciones, siempre en defensa de los principios liberales, de la paz, la democracia, contra el narcotráfico y la corrupción, le han costado al diario muertes, ataques, amenazas y persecuciones, pero Fidel Cano considera que como el día de la bomba, hay que seguir adelante.

EFE

Loading...
Revisa el siguiente artículo