Deportes

¡Carácter, ayudita y remontada! Con polémica, Barcelona superó al Sevilla

La mano de Lenglet que le da la vuelta al mundo.

VIDEO | Goles Barcelona 3-0 Sevilla en semifinal de Copa del Rey

Barcelona creía en lo imposible. Así lo declaró Ronald Koeman el día antes del juego de vuelta contra el Sevilla, con el sueño de remontada. En la ida, el equipo andaluz venció 2-0 y con esa renta viajó al Camp Nou.

Sin embargo, el antecedente más reciente entre ambos databa de cuatro días atrás, cuando Barcelona ganó con autoridad 2-0 en el Ramón Sánchez Pizjuán. Con esa confianza creyó darlo vuelta y salió a hacerlo desde el minuto uno.

El equipo blaugrana jugó muy bien el primer tiempo. De la mano de un Lionel Messi inspirado, los culé movían la pelota rápido y hallaban los espacios que el Sevilla no les brindaba. Ousmane Dembélé era el socio ideal para Leo y tras una jugada individual marcó un golazo al minuto 12 que aumentó al punto del clímax las ilusiones.

Con un fútbol de alto vuelo, el Barsa merecía el segundo antes de que terminara la primera mitad. Sevilla resistió como pudo y mantuvo la diferencia, con la esperanza de cambiar el trámite en la segunda mitad. Mucho cambió en el complemento, pero la supremacía local continuó existiendo.

Aunque no tuvo la misma frescura. Barcelona era más, pero las ocasiones ya no llovían a cántaros y atrás había oportunidades para el Sevilla. Por ejemplo la que comenzó Youssef En-Nesiry y luego Lucas Ocampos provocó un penalti para certificar la clasificación. Sin embargo, el argentino remató con displicencia y Marc-André ter Stegen le tapó el envío.

Ese yerro del Sevilla le dio un segundo aire al Barsa, que hizo todo para forzar la prórroga. Siempre hay que creer y lo imposible fue posible en el minuto 93. Jugada de Antoine Griezmann que le puso una bola mágica a Gerard Piqué en la cabeza y el esposo de Shakira empató el partido. A otra cosa, mariposa. Hubo prórroga en el Camp Nou.

Sin piernas y con uno menos por la expulsión de Fernando, Sevilla solo resistió. Pero el Barcelona tenía viento en la camiseta y así llegó al tercero gracias Martin Braithwaite.

Entregado, el Sevilla bajó los brazos después de una jugada polémica. Un centro al segundo palo pegó en la mano de Clement Lenglet tras un mal control de pecho. Sin embargo, el árbitro ni siquiera decidió ir a verla en el VAR y allí el equipo andaluz murió en campo.

Pasó el Barcelona, con mucho merecimiento en el terreno de juego. No obstante, la jugada del final mancha un triunfo inobjetable que se recordará más por la mano de Lenglet que por el carácter que exhibió el Barsa, finalista de la Copa del Rey.

Tags

Lo Último


Te recomendamos