Hablan los directores: su balance del Tour Colombia 2020

Por Juan Manuel Reyes Fajardo

El Tour Colombia 2.1 que terminó este domingo en el alto del Verjón fue una carrera muy dura para los europeos que participaron en ella. Más de 50 corredores de Europa tomaron la partida, y equipos completos como el Novo Nordisk, el Amore e Vita y el Uno X Norwegian estuvieron compuestos de europeos. Incluso, en el World Tour se vio al Israel y al Deceuninck – Quick Step con un único colombiano: Edwin Ávila y Álvaro Hodeg, respectivamente.

Para los equipos europeos, no solo del World Tour sino los continentales, la carrera ha tenido una rápida acogida. El paso en el Tour Colombia se ha convertido en una parada obligada en la preparación de corredores de la talla de Julian Alaphilippe (Quick Step), además de los locales como Egan Bernal. Y sobre todo, la condición de las carreteras y el clima benévolo en las regiones donde se ha realizado de la carrera es un gran triunfo para estos equipos.

“Creo que el Tour Colombia es una de las carreras más agradables, por la combinación del buen clima, el campamento de altura y los aficionados”, dice Wilfried Peeters, director deportivo de Quick Step. “Es cierto que la altitud de este año fue entre 2500 y 3000 metros. Algunos corredores europeos han sufrido, pero ya veremos los resultados en los próximos meses”, añade.

El director del equipo UAE Emirates, Joxean “Matxin” Fernández, se refirió en términos muy elogiosos a la carrera. “Lo que más me gusta es que estamos en Colombia, un país del que estoy enamorado y con un cliclismo que adoro. Lo único que cambiaría es que estuviéramos todos los días en el mismo hotel”, dice entre risas, sin duda pensando en el traslado a Cundinamarca para la jornada de El Verjón.

Incluso el clima, que ha provocado una seria sequía, incendios forestales y graves heladas sobre el altiplano cundiboyacense, fue una bendición para la carrera. “Hasta el clima lo hemos tenido favorable. Pero la afición, la atención que tiene tanto la prensa como todos los aficionados, y el trato que hemos recibido de la Federación y el Ministerio del Deporte es excelente. La carrera me ha encantado, aunque me ha sobrado un poco de desnivel en altura”, asegura el director del Education First, Juan Manuel Gárate.

Preparación de altura

Más allá de un recorrido repetitivo, la preparación con pequeños pero difíciles repechos causó dificultades a muchos corredores. Ya en el tercer día el italiano Leonardo Basso (Ineos) abandonó y dejó sin acompañamiento a Egan Bernal y Richard Carapaz. “No fue un recorrido extremadamente duro sino hasta la última etapa, pero fue muy compensado. Estas subidas que tuvimos hasta Tunja y de vuelta, en Europa no causarían mayor daño. Pero aquí, con la altura, se han hecho muy duras”, destaca Gárate.

Los campamentos de hasta 20 días de equipos como Quick Step y Movistar se vieron recompensados en la carrera. Peeters resalta que, incluso si la carrera llegara a correr el próximo año en regiones como Santander o la Costa Caribe, no habría un cambio en la preparación del equipo belga para la temporada 2021. “Podemos bajar en el último minuto a la zona donde se haga la carrera, pero tendremos igual un campamento de altura excelente”, afirma.

Gárate apunta en el mismo sentido. “Es una carrera que nos viene muy bien que sea en altura a principio de año para mejorar la condición física de nuestros atletas, y para que luego estén más avanzado el año en buena forma. Para eso me conviene que la carrera sea en altura. Pero al final no es solo cuestión de los intereses de los equipos, sino de las regiones, la Federación y el gobierno.

Finalmente, Matxín destaca la importancia de la altura en este punto de la temporada. “La altura modifica muchos planteamientos, porque el esfuerzo cambia de 2400 a 2600 o 2800 metros. Este año cambió mucho aún si había poca diferencia con la zona de Medellín”, recalca.

¿Y si se cambia la fecha?

Pablo Lastras, director deportivo de Movistar, consideró que lo único por mejorar de la carrera fue que se realizara en febrero y no un mes después, en marzo. “Con la globalización del ciclismo, ¿por qué no contar con una alternativa a las clásicas de primavera? Eso permitiría que vinieran los que faltan, un Peter Sagan, un Alejandro Valverde, un Mathieu Van der Poel… Pero las figuras que hay aquí se ven en pocas carreras. La carrera lo tiene todo para triunfar. Ojalá que a partir de aquí se haga un punto de reflexión para que lleguemos a donde queremos”, afirma.

Cambiar la fecha a marzo podría ser problemático para equipos como Quick Step, cuyos objetivos de primavera empiezan con la Omloop Het Nieuwsblad a finales de mes. Pero podría ser una brillante aproximación para otros equipos cuyos objetivos van más adelante en el año. Ya Sagan ha traído al Bora – Hansgrohe a hacer campamento de altura en el oriente antioqueño.

La ausencia de Miguel Ángel López se vio directamente relacionada con su cambio de objetivos en el Astana, al pasar del Giro de Italia al Tour de Francia. Esteban Chaves nunca ha podido traer al Mitchelton a correr a Colombia por cruzarse con el verano en Australia. Al correrse más cerca, se podría potenciar la carrera para la preparación de los vueltómanos al Tour como alternativa a un calendario europeo. Incluso esto podría atraer a equipos como Jumbo-Visma con Tom Dumoulin y Primoz Roglic, Arkea Samsic con Nairo Quintana, o Bahrein-Mclaren con Mikel Landa.

Todo esto apunta a un 2021 en el que el Tour Colombia 2.1 se puede convertir en una carrera de nivel World Tour. Los resultados de corredores como Alaphilippe, Carapaz y Bernal en 2019, después de iniciar temporadas con un paso por Colombia, son una gran motivación. También lo es el gran número de aficionados colombianos, tras pasos muy exitosos por Antioquia y Boyacá, regiones llenas de conocedores y canteras del ciclismo mundial.

Más noticias deportivas aquí

Loading...
Revisa el siguiente artículo