“Esto hasta ahora comienza. Ganar el Giro fue el primer fruto” | Andrés Camilo Ardila

En exclusiva para PUBLIMETRO, el campeón del Giro de Italia Sub-23 y nuevo corredor del UAE Emirates dio una verdadera cátedra de valores, así como de profesionalismo y habló sobre la nueva camada del ciclismo

Por Sebastián Gómez

¿Es consciente de que a tan corta edad (20 años) entró en la historia del ciclismo colombiano como el tercer cafetero en ganar el Giro de Italia Sub-23?

Fue una meta que me propuse desde principio del año. Pasé por algunas circunstancias bastante complicadas como una molestia en mi rodilla derecha, pero lo saqué adelante. Eso sí, la preparación no fue fácil ni rápida. Previamente, corrí la Vuelta al Tolima, la Clásica de Anapoima y la Clásica a Fusagasuga, donde retomé el ritmo. También estuve en la Vuelta a la Juventud. Allí, fui líder tras ganar la crono, pero finalmente quedé tercero en la general. No obstante, esos resultados me ayudaron para que vieran que estaba en un buen nivel. Fue ahí donde el profe Carlos Mario Jaramillo, entrenador de la selección Colombia, me llevó al Giro de Italia Sub-23. En ese momento era consciente de que si contaba con buena suerte y seguía por la misma línea, podía ganar el Giro. Las primeras etapas fueron duras porque el ritmo que imponen allá es diferente. Sin embargo, cuando llegó la montaña, todo cambió. Gané dos etapas seguidas y eso me dio seguridad para pensar en hacerme con el título, lo que en definitiva sucedió.

¿Llegaba como favorito, teniendo en cuenta los buenos resultados previos?

Cuando terminé el Clásico El Colombiano, me dijeron que sería el líder de la selección Colombia. En ese momento respondí que no me consideraba un líder, porque todos mis compañeros estaban en buenas condiciones. Lo cierto es que la carrera lo va poniendo a uno en el lugar que es y Dios me puso en el momento que era. Por eso conseguí el Giro de Italia.

¿Cuáles fueron las claves para gritar ‘campeón’ en el Giro de Italia Sub-23?

Más allá de la preparación y lo físico, uno debe estar tranquilo y nunca dejar de ser quien es. En la montaña me fue muy bien. Ahí aproveché para atacar y dar el golpe. Después hice buenas cronos y eso también ayudó. Eso sí, debo mejorar mis descensos porque por momentos me dan miedo, aunque esto apenas empieza. Lo hecho en Italia fue el primer fruto del esfuerzo y la dedicación.

Cayetano Sarmiento y Carlos Betancur fueron los otros colombianos que ganaron el Giro, pero con el paso del tiempo dejaron de figurar, ¿por qué cree que pasó esto?

A veces uno se relaja mucho. Algunos creen que ya ganaron todo y no es así. A pesar de que triunfe, hay que seguir trabajando, porque los que demuestran dedicación, surgen y salen adelante.

En esta edición del Giro, los tres primeros de la general fueron colombianos, ¿podemos esperar una nueva generación como la de Nairo, Rigo y demás?

Creo que debemos ir con calma. Desde que se hagan las cosas bien y sin desesperación, se puede llegar lejos e incluso igualar o superar lo hecho por esa generación dorada. De hecho, para mí ya es una felicidad ser parte de ese grupo de colombianos que, como Nairo, Rigo y Egan, dejan en alto el nombre del país.

Después de haber firmado con el UAE Emirates, ¿cuál es el objetivo para 2020?

Aprender un poco más. La manera de correr en los equipos World Tour es diferente. Necesito adquirir experiencia, ver cada cosa con más tranquilidad y esperar a que llegue el momento para mostrar todo mi potencial y hacer mejores cosas. Ser un ciclista World Tour es una felicidad porque comienza mi proyección como un corredor de élite. Hay que seguir trabajando y mejorar en aspectos pequeños para de aquí a unos tres años conseguir uno de mis grandes sueños que es ganar el Tour de Francia.

Una de las constantes quejas de los deportistas es la falta de apoyo, ¿también se vio afectado por esto?

Sí. Sinceramente falta mucho apoyo. Las empresas deberían unirse y empujar. En los últimos años salieron ciclistas muy buenos que pudieron darle alegrías al país, pero se perdieron por falta de recursos económicos. Es triste ver esa realidad, porque para llegar donde estoy, no fue fácil. Gracias a Dios conté con buenas personas que me ayudaron y no me dejaron perder ese sueño.

¿Cómo explicar la desaparición por dopaje y malos manejos del Manzana Postobón, cuando era uno de los pocos lugares donde había oportunidades?

Es difícil ver cómo se acabó este equipo tan importante. No sé por qué lo hicieron o qué piensan o si se dejaron enredar por alguien que les lavó la cabeza. A mí desde joven me enseñaron  con otros valores. A veces la felicidad es ganar y ser consciente de que lo hiciste de manera limpia.

MÁS NOTICIAS DEL DEPORTE, AQUÍ.

También le puede interesar:

La interesante propuesta del Ministerio del Deporte que revolucionará el deporte universitario

La XXVIII edición de los Juegos Universitarios Nacionales pasará a la historia gracias a la gran apuesta del Ministerio del Deporte, que se la jugó por el país y los deportistas

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo