Colombia se dejó hacer un golazo a la hora de pelear la sede de la Copa América 2020

Por Román Gómez

Una Copa exótica. La versión 2020 de la Copa América será una bastante particular. No solo por disputarse un año después de la próxima, que se realizará dentro de dos meses en Brasil, sino porque se hará en dos países que además no son limítrofes.

La Conmebol se reunió en Río de Janeiro y allí decidieron el futuro del certamen, que se realizará en Colombia y Argentina, con dos zonas de seis equipos y al parecer sin sorteo, sino con equipos designados por su cercanía geográfica en un país y otro.

Muchas cosas quedan por dilucidarse. La confirmación de Conmebol solo habla de la primera fase, pero falta saber qué pasará con los cuartos de final, semifinales y la gran final, aunque algunas tendencias ya se han hecho saber.

Cuartos y ‘semis’ se harían en ambos países. Es decir, la Copa seguiría segmentada hasta su tramo final. El cáliz sagrado es la sede de la final, que al parecer pica en punta que se realice en territorio gaucho. Tampoco se descarta una tercera sede como Brasil para la gran final, pero esta posibilidad corre muy atrás. Otra versión es hacer un sorteo para determinar si la final se juega en Colombia y Argentina.

El golazo a la aspiración colombiana de hacer la Copa sin Argentina

Ante tan enredado formato, Colombia fue a Río de Janeiro a pelear la sede única, sin compartir con Argentina. La Federación Colombiana de Fútbol contó con el respaldo del gobierno de Iván Duque, que dio el aval para otorgarles garantías tributarias a la Conmebol, con el afán de dejar de lado a los patagónicos.

El Gobierno mandó, junto a los directivos de la Federación a un delegado público, el director de Coldeportes, Ernesto Lucena Barrero. El mandamás de los deportes en el país fue con la firme intención de seducir a Alejandro Domínguez, presidente de la Conmebol, para sacar de taquito a Argentina.

Lucena fue porque tenía el guiño del presidente de la Conmebol, según versiones que rondaron en los medios nacionales en la jornada del miércoles. ¿Qué había para ofrecer? Exoneración de impuestos para la Conmebol a la hora de albergar un certamen de tal magnitud, algo que Argentina nunca ofreció.

“Vamos a exponer la idea de que la Copa sea solo para Colombia, pero respetaremos lo que diga Conmebol en este caso”, afirmó Lucena horas antes de saberse la decisión.

Sin embargo, al parecer fue traicionado por Domínguez horas antes, vayan a saber las razones del pope de la Conmebol. Entre las que circulan se habla de que el máximo dirigente futbolístico suramericano quiso congraciarse con Argentina, luego de arrebatarles de manera unilateral la final de la Copa Libertadores 2018, tras los incidentes presentados antes del River vs. Boca definitivo. La final fue trasladada a Madrid y el presidente quedó con mala imagen en territorio gaucho.

“El aficionado podrá disfrutar de al menos cinco partidos de su selección, lo que refuerza el espectáculo y la fiesta deportiva”, defendió Domínguez.

Incluso, ante la negativa de Argentina de exonerar los impuestos a Conmebol y con la crisis financiera en dicho país, la Conmebol estaría dispuesta a subsidiar los gastos en aquel país, sin darle la misma oportunidad a Colombia.

Ante esto, hay molestia en el Gobierno Nacional. El resto de verdades se sabrán en junio, en el congreso Fifa, en París.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo