Porto falló en Turquía y Mónaco quedó con las opciones intactas

El equipo de Falcao ahora depende de sí mismo para clasificar a octavos de final de la Champions.

Por Román Gómez

En Turquía se definía la suerte del Mónaco. Por el uso horario, el juego entre Besiktas y Porto se jugó antes del enfrentamiento entre Mónaco y Leipzig. Es decir, los monegascos sabrían si saltaban al terreno con opciones de clasificar o ya eliminados.

Para que Falcao y compañía quedaran por fuera de la competencia, Porto debía ganar en la cancha del líder turco, un auténtico infierno en Estambul. Las apuestas estaban a favor de los otomanos, pero la historia comenzó torcida.

A pesar de la postura ‘amarrete’ de los lusitanos, fueron ellos los que convirtieron en primera ocasión. En una jugada de laboratorio, el Porto decidió jugar por bajo y luego centrar raso. Felipe tomó el balón en el área y de derecha marcó el 1-0 visitante.

La ventaja portuguesa era inmerecida en ese instante por lo visto en el estadio del Besiktas. Los locales continuaron insistiendo y alcanzaron el empate muy rápido, antes del final del primer tiempo. Cenk Tosun hizo una jugada personal y asistió al brasileño Anderson Talisca, quien definió a merced.

En la segunda mitad, Porto dejó su precaución y ofreció más espectáculo. El juego se tornó de ida y vuelta, siempre con dominio turco. Los palos fueron clave para conservar el empate y entrar a la zona de definición. El resultado no se modificó.

Con este empate, Besiktas aseguró su clasificación en el grupo G y de paso conoce que quedará como líder, apostando por un sorteo favorable en octavos de final.

Pero, el gran ganador terminó siendo el Mónaco, que ahora sabe que ganando sus dos juegos avanzará en Champions, primero al Leipzig en el Principado y luego definiendo en el estadio Do Dragao, en tierras portuguesas. Falcao tiene motivaciones.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo