El injusto sistema de promedios en el fútbol colombiano: Tigres y América, perjudicados

El sistema para mandar a la B a los equipos en Colombia es el más injusto en el mundo. Acá las razones por qué.

Por Román Gómez

En el mundo del fútbol, descender es una deshonra imborrable. En todas las ligas, caer de categoría es la derrota más profunda que un club puede sufrir. Le ha tocado a gigantes como el Manchester United, AC Milan, Corinthians y River Plate, entre otros históricos.

En Colombia, América vivió el infierno de jugar en segunda división por cinco largos años. Luego de un partido de infarto ante Deportes Quindío, regresó a la máxima categoría pero además de la culpa y la historia manchada, su regreso vino adjunto a un castigo por algo que no cometió.

La Liga Águila se utiliza un sistema para el descenso que no se usa en otro lugar del mundo. Mientras en Europa bajan de categoría los equipos que peor colocados quedan en la temporada en curso, en nuestro país se toman los últimos tres años, dando el famoso promedio, que salva a lo equipos que hagan una mala campaña, pero que reaccionen en las venideras.

Este sistema fue copiado de la Liga Argentina, ideado por Julio Humberto Grondona a comienzo de los ochenta en el país gaucho.

La lógica del entonces presidente de la AFA era que le parecía injusto que un equipo bajara de categoría por un mal año, además de incentivar a los equipos que no disputaban el campeonato, a no abandonar la competencia en las últimas fechas, evitando así el amaño de partidos.

La reforma fue tan popular, que poco a poco la adoptaron otros países de la región, como Chile, Uruguay y por supuesto Colombia. Actualmente, solo las ligas de Argentina, México y la Liga Águila mantienen el controversial sistema.

Sin embargo, el promedio del campeonato nacional se diferencia de los otros países en el arrastre con el que suben los recién ascendidos. En tierras gauchas y aztecas, lo que llegan desde la categoría de plata empiezan desde ceros, dividiendo los puntos obtenidos a partir de allí, entre lo juegos disputados.

En esta temporada, América de Cali y el novel Tigres FC, empezaron a remar desde abajo por puntos que jamás consiguieron, en partidos que nunca disputaron.

Los ‘Diablos Rojos’ recibieron la herencia de 77 puntos que jamás cosecharon en cancha, porque el reglamento dice que el campeón de la B debe ingresar con los mismos puntos que el penúltimo equipo en la tabla de las tres temporadas. Así, la lucha con Jaguares de Córdoba, dicho equipo, empezaba desde un punto muerto.

Si se aplicara el sistema que se utiliza en Argentina y México, hoy los escarlatas tendrían 1,481 de promedio en la tabla, lo que lo ubicaría en la séptima posición, solo por debajo de los denominados equipos grandes: Nacional, DIM, Santa Fe, Junior, Millonarios y Deportivo Cali.

La situación de Tigres FC es más dramática. El equipo que dirige John Jairo Bodmer es la revelación del presente campeonato, ubicándose en la octava casilla del torneo, en puestos de clasificación a cuartos de final. No obstante, su realidad en el promedio lo tiene a once puntos de distancia del primer salvado, América.

Consultado por el particular sistema de promedios, el entrenador de los felinos, John Jairo Bodmer, aseguró a PUBLIMETRO que le parece injusto y que lo han hecho saber, tanto él, como el presidente del club, Edgar Páez.

“No estoy de acuerdo. En otras partes del mundo se maneja por campaña actual. Pero son las reglas. Uno no puede sufrir por la campaña del penúltimo o el último. Es injusto, no es coherente”.

Aunque la campaña de Tigres no es de las más destacadas del año calendario, sí lo tendrían en una pelea más leal con los equipos que también luchan por no bajar a segunda.

La porcentual real de los atigrados es de 1,074, producto de los 29 puntos en 27 partidos disputados. Con ese promedio, Tigres estaría colocado por encima de Jaguares (1,065) y a menos de un partido ganado de Cortuluá y Bucaramanga, que hoy tienen 1,121 en el cociente.

Los leopardos santandereanos también son víctima de este sistema, ya que le adjudicaron 31 punto de manera arbitraria, de la campaña 2015 mientras disputaba el torneo de la B. Sin ese lastre, los bumangueses tendrían un promedio real de 1,313, lo que lo colocaría en la novena casilla.

Sea por descuido o por pereza de la Dimayor, no hacer las cuentas claras tienen casi condenado a un equipo humilde como Tigres, y cargando una cruz al América de Cali. Sus jugadores y la afición viven con el fantasma de la B a espaldas, por un crimen que no cometieron y que los podría condenar de nuevo.

Bodmer deslizó que en Dimayor se charla sobre abolir lo promedios el próximo año y mutar a un sistema de temporada actual, como hoy en día se hace en Europa. Si esto ocurre, es posible que Tigres y América sean lo últimos mártires de un sistema macabro.


Así estaría el descenso con porcentajes reales y no heredados

20- Jaguares de Córdoba / 1,065

19- Tigres FC / 1,074

18- Cortuluá / 1,121

17- Dep. Pasto / 1,177

16- Equidad / 1,196

9- Bucaramanga / 1,313

7- América de Cali / 1,481


DATO

Si el descenso fuera como en Europa, Envigado y Rionegro Águilas estarían perdiendo la categoría, mientras que Once Caldas estaría solo cuatro puntos por encima de la zona de peligro


 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo